Anuncio
Mercados españoles cerrados en 3 hrs 15 min
  • IBEX 35

    11.119,40
    +87,10 (+0,79%)
     
  • Euro Stoxx 50

    4.947,91
    +40,61 (+0,83%)
     
  • Dólar/Euro

    1,0731
    +0,0033 (+0,31%)
     
  • Petróleo Brent

    85,55
    +0,31 (+0,36%)
     
  • Oro

    2.338,80
    +7,60 (+0,33%)
     
  • Bitcoin EUR

    57.157,44
    -2.777,82 (-4,63%)
     
  • CMC Crypto 200

    1.264,58
    -45,13 (-3,44%)
     
  • DAX

    18.276,76
    +113,24 (+0,62%)
     
  • FTSE 100

    8.280,94
    +43,22 (+0,52%)
     
  • S&P 500

    5.464,62
    -8,55 (-0,16%)
     
  • Dow Jones

    39.150,33
    +15,53 (+0,04%)
     
  • Nasdaq

    17.689,36
    -32,24 (-0,18%)
     
  • Petróleo WTI

    81,05
    +0,32 (+0,40%)
     
  • EUR/GBP

    0,8472
    +0,0017 (+0,20%)
     
  • Plata

    29,67
    +0,06 (+0,19%)
     
  • NIKKEI 225

    38.804,65
    +208,18 (+0,54%)
     

NEWGEMS ¿por qué su estrategia es una oportunidad de inversión ganadora?

¿Cuáles han sido los factores clave de la buena rentabilidad del fondo (+28%) durante 2023, y cuáles de ellos continuarán funcionando este año?

A finales de 2022 doblamos nuestra exposición en semiconductores. Era un momento en el que el mercado esperaba una desaceleración en el ciclo de los semiconductores y para nosotros, inversores de largo plazo, fue una oportunidad para entrar en empresas como NVIDIA, aumentar el peso en ASML o Besi. Y precisamente doblar nuestra exposición contribuyó mucho al rendimiento en 2023, porque el de semiconductores fue el sector que mejor desempeño tuvo el año pasado. No obstante, también tenemos los Siete Magníficos y, en este caso, estamos expuestos a Microsoft, Alphabet, Amazon, NVIDIA..., compañías que realmente han tenido un desempeño muy importante en 2023. De hecho, hemos visto una fuerte disparidad entre las empresas de gran capitalización y las de pequeña capitalización, ya que las primeras lo hicieron mucho mejor el año pasado y fueron claves en el rendimiento del ejercicio. Ahora, de cara a 2024, hay diferentes elementos a tener en cuenta. En primer lugar, un elemento clave son los tipos de interés, que podrían bajar según el mercado. Por otro lado, están los fundamentales de las empresas, y eso es en lo que nos enfocamos, en que los fundamentales de nuestras empresas sean realmente sólidos. Por ello, tenemos una gran exposición a la tecnología de la información (IT), pero también a empresas como Alphabet y Amazon que no son vistas como empresas de IT y están expuestas a la nube o cloud. El motivo de ello es que en el segundo trimestre de 2023 vimos un cambio en la tasa de crecimiento de las empresas de cloud. Si miramos más atrás, durante la pandemia del Covid hubo un gran avance en cuanto a las empresas que decidieron implementar el Cloud Computing, para luego normalizarse el ritmo y sufrir una desaceleración a finales de 2022 - principios de 2023. Pero, desde entonces, vemos esta inflexión o reaceleración, que es positiva para los ingresos, pero también para el margen de estas empresas. Y esta inflexión también proviene, en parte, de la implementación de la inteligencia artificial, que realmente se está materializando a través de los fundamentales.

Microsoft, NVIDIA, Amazon y Alphabet son las principales posiciones en el fondo (representan el 23%). ¿No es arriesgado concentrar una gran parte del rendimiento en estas acciones?

Hay que hacer un par de puntualizaciones. En primer lugar, somos inversores fundamentales de largo plazo y, basándonos en nuestro análisis y visión temporal, creemos que el beneficio por acción bruto (EPS, por sus siglas en inglés) es la clave del rendimiento de la empresa a largo plazo, mientras que el tipo de interés es solo un pequeño factor en esa ecuación. Como se puede ver en el gráfico, desde 2019 el rendimiento de los Siete Magníficos ha sido del 27%, del cual solo un 1% proviene de las valoraciones arriba o abajo del PER, un 6% proviene del margen y un 21% proviene de las ventas brutas. En definitiva, los fundamentales son los que impulsan el precio de las acciones, mientras que la tasa de interés es solo un elemento a corto plazo. Por otro lado, es cierto que las empresas tecnológicas reaccionan ante los movimientos de las tasas de interés a corto plazo. Es un hecho. Pero la reacción es mucho más pronunciada cuando las tasas de interés van del 2 al 0% o del 0 al 2%, que cuando están en el 4 o 5 y van al 6% o vuelven al 4 o 3%, porque el punto de partida es mucho más alto y hay menos impacto. Por todo ello, de cara al futuro vemos un mayor efecto por parte de los fundamentales que de los tipos. Y lo hemos visto recientemente: cuando las tasas de interés suben o bajan 50 puntos básicos, el impacto no es tan pronunciado como lo fue de 2020 a 2022. Según avanza, es un elemento cada vez menos relevante. Respecto a la concentración en estas empresas, señalar que el tema clave a día de hoy y a futuro es la inteligencia artificial (IA), y estas empresas están extremadamente bien posicionadas para subirse a la ola de la IA. Tienen los datos, tienen el modelo, tienen la infraestructura, tienen el modelo de distribución, etc., así que están en la mejor posición para ser ganadores globales en el mundo de la IA.

ANUNCIO

¿Qué tipo de empresas de tecnología y salud tienen en cartera, considerando que estos dos sectores son los que más peso tienen en el fondo?

Respecto al sector tecnológico, tenemos un 40% en tecnología de la información (IT), pero existen diferencias en el tipo de empresas de IT por las que apostamos. Por poner algunos ejemplos, tenemos empresas de semiconductores denominadas "pick-and-shovel", que son las que proporcionan el hardware clave para ejecutar modelos de IA, para ejecutar centros de datos... todo aquello con lo que vamos a ganar la batalla de la IA. En definitiva, estas compañías están proporcionando "el pico y la pala" y, como tal, sabemos con bastante certeza que se beneficiarán de la adopción de la IA. También tenemos algunas empresas de infraestructura, como Microsoft o Amazon, que realmente operan el cloud y centros de datos. Además, tenemos algunas compañías de SaaS (Software as a Service), como Adobe o ServiceNow, que proporcionan software a clientes. Así que el sector tecnológico por el que apostamos es bastante diverso en cuanto al espectro de posibles empresas. No estamos en un solo segmento.

En el cuidado de la salud, tenemos dos grandes subsectores. Por un lado, no invertimos demasiado en biotecnología farmacéutica porque no nos gustan mucho los riesgos binarios ni el de patentes, así que jugamos la innovación en el sector farmacéutico a través de herramientas de las ciencias de la vida, que son las que nuevamente proporcionan el "pick-and-shovel" (pico y pala), la herramienta para desarrollar nuevas innovaciones. Y esto es crucial porque de esta forma no estás expuesto al hecho de que la empresa A o B tenga éxito en el desarrollo de un medicamento. La segunda gran parte de la cartera es la tecnología médica, un área en la que tenemos mucho potencial innovador. En este sentido, empresas que desarrollan dispositivos revolucionarios son, por ejemplo, Inspire o Dexcom, que tiene un monitoreo continuo de glucosa a través de un dispositivo que se conecta a tu brazo. Se trata de toda una revolución para las personas diabéticas, pero, además, introduce cambios e impacta de forma importante en la vida del consumidor. Está proporcionando una solución al mundo.

El fondo invierte en empresas identificadas con el acrónimo NEWGEMS (tendencias relacionadas con la nanotecnología, ecología, bienestar, Generación Z, sociedad electrónica, Industria 4.0 y seguridad). ¿Qué peso tienen las empresas puramente ecológicas?

La ecología representa alrededor del 8% del fondo. Es un buen ejemplo porque es importante recordar que en NEWGEMS invertimos en modelos de negocio sólidos con buenos ratios económicos, y no invertimos en un equipo si no hay un modelo de negocio sólido, una economía unitaria y un interés riesgo-recompensa. En este sentido, en ecología podríamos invertir en la industria eólica, por ejemplo, pero esta industria apenas es rentable; la economía unitaria de esa industria no es tan buena, y no invertimos en energía eólica por el mero hecho de invertir en ella. Estábamos invirtiendo en energía solar, pero estas empresas tuvieron una valoración demasiado alta, para luego irse normalizando y volver a un nivel más bajo, y nos desprendimos de la energía solar. Nuevamente, un ejemplo de no invertir en un área solo por el hecho de hacerlo.

A día de hoy, estamos más orientados hacia empresas más grandes, más consolidadas, más estables... porque muchas de las más pequeñas son demasiado caras o arriesgadas. Por lo tanto, apostamos por empresas como Kingspan que se dedica a la instalación de edificios, centros de datos y todo tipo de instalaciones. También tenemos Epiroc, que proporciona las herramientas necesarias para la explotación minera, es decir, para extraer cobre y aluminio. Y esto es algo crucial porque en la electrificación del mundo se necesita más cobre y, por ende, se necesitan esas máquinas para extraerlo de la mina. Además, Epiroc también es una empresa muy ecológica porque desarrollan una flota que es eléctrica. Este tipo de máquinas que se necesitan para perforar y explotar la roca consumen mucho diésel, mucho combustible, pero si lo haces eléctrico, descarbonizas la operación de tu cliente. Y, lo más importante, otro asunto ESG es la seguridad de los mineros. Hay muchas lesiones y accidentes, y Epiroc está desarrollando una flota de vehículos autónoma para entrar en la mina sin que tenga que ir nadie dentro, con lo que mejoras la seguridad y reduces las lesiones. Epiroc es un buen ejemplo de proveedor de soluciones eléctricas globales, pero con un perfil ESG muy sólido. También contamos en nuestro portfolio con la empresa Linde, que suministra un gas que es mucho más estable y defensivo. En definitiva, en el ámbito de la ecología, estamos un poco más orientados hacia empresas de gran capitalización y más establecidas.

¿Qué ratios buscan en una empresa para añadirla al fondo?

En realidad, no tenemos un ratio único que se ajuste a todo. Lo que nos gusta hacer y lo que diferencia nuestro enfoque es que a veces invertimos en empresas innovadoras. Algunas de ellas no son rentables en el presente porque invierten mucho en I+D y también en ventas y marketing para llevar su producto al mercado. Nos gusta mirar a largo plazo, a un período de entre 5 y 7 años, y analizar cuánto pueden generar de beneficio a partir de lo que están vendiendo y cuál es el margen constante. Y en ese momento buscamos un múltiplo bueno, una buena valoración en estos 5 años para saber cuál sería la recompensa de la inversión. Así que, en definitiva, miramos a largo plazo y no nos centramos en la rentabilidad a corto plazo.

En este escenario de incertidumbre, ¿por qué el DPAM B - Equities NEWGEMS Sustainable es una buena oportunidad de inversión?

Creemos que el asunto de los tipos de interés irá perdiendo impacto en el futuro porque las tasas ya no están subiendo más, así que estos pequeños cambios serán menos importantes. Si las tasas bajan, definitivamente ayudará a NEWGEMS. Si por el contrario suben, cuanto más suban las tasas, menos sensibilidad habrá. En cualquier caso, para nosotros lo que realmente importan son los fundamentales y estos fundamentales están bien posicionados. La industria del cloud está creciendo de nuevo y estamos bien posicionados en todo el espectro de empresas del ecosistema de la nube y, si estas empresas cumplen su promesa, si crecen en su beneficio por acción bruto (EPS), si superan las ganancias, lo veremos reflejado en el precio de las acciones. Así que ese es realmente para nosotros el factor clave para los próximos meses.