Anuncio
Mercados españoles abiertos en 7 hrs 44 min
  • S&P 500

    5.051,41
    -10,41 (-0,21%)
     
  • Nasdaq

    15.865,25
    -19,77 (-0,12%)
     
  • NIKKEI 225

    38.471,20
    -761,60 (-1,94%)
     
  • Dólar/Euro

    1,0625
    +0,0003 (+0,03%)
     
  • Petróleo Brent

    89,95
    -0,07 (-0,08%)
     
  • Bitcoin EUR

    60.000,86
    +170,18 (+0,28%)
     
  • CMC Crypto 200

    885,54
    0,00 (0,00%)
     
  • Oro

    2.402,50
    -5,30 (-0,22%)
     
  • HANG SENG

    16.248,97
    -351,49 (-2,12%)
     
  • Petróleo WTI

    85,27
    -0,09 (-0,11%)
     
  • EUR/GBP

    0,8545
    +0,0006 (+0,07%)
     
  • Plata

    28,28
    -0,10 (-0,34%)
     
  • IBEX 35

    10.526,90
    -160,30 (-1,50%)
     
  • FTSE 100

    7.820,36
    -145,17 (-1,82%)
     

Mercado negro de Uber en México: cualquiera puede comprar una cuenta y ser conductor

Uber y DiDi causan controversia en México por el mercado negro para comprar cuentas. (Klaudia Radecka/NurPhoto via Getty Images)
Uber y DiDi causan controversia en México por el mercado negro para comprar cuentas. (Klaudia Radecka/NurPhoto via Getty Images) (NurPhoto via Getty Images)

Existe un mercado negro de Uber y Didi, las dos aplicaciones de taxi más populares de México. Ambas empresas lo saben, según confirmaron a El Financiero. En grupos de Facebook, la oferta es amplia para quien quiera acceder a una cuenta de conductor. Se puede obtener una cuenta, se puede reactivar una o rentarla por un tiempo. Los precios pueden partir desde los 500 o 600 pesos, pero hay variedad de rangos según el servicio que se requiera y según el grupo en el que se consulte (hay nacionales, estatales y regionales).

Como gancho, los ofertantes anuncian que la cuenta puede empezar a trabajarse desde ese mismo día —las aplicaciones suelen tardar tres días en otorgar el permiso laboral—. Las cuentas pueden ser nuevas, para personas que nunca antes hayan trabajado en estas aplicaciones y lo único que pide para la activación es proporcionar un nombre y una fotografía. Lo crítico de esto es que Uber y DiDi tienen muy claro que este tipo de operaciones, como crear cuentas y desbloquear otras, sólo las puede realizar personal interno de la compañía. Y eso agrava el problema, pues tienen conocimiento de lo que pasa y no lo han podido resolver.

En un principio, Uber y DiDi fueron una alternativa viable ante los problemas de seguridad de los taxis tradicionales. REUTERS/Edgard Garrido
En un principio, Uber y DiDi fueron una alternativa viable ante los problemas de seguridad de los taxis tradicionales. REUTERS/Edgard Garrido (Edgard Garrido / reuters)

“Cualquier modificación de este tipo únicamente la puede realizar el equipo autorizado dentro de Uber, incluyendo la fotografía de la cuenta. Incluso después del proceso de activación, nuestra tecnología permite la verificación facial de las personas ya registradas como socios conductores. De no aprobar estos filtros, el socio conductor no puede seguir utilizando su cuenta para realizar viajes”, se lee en el comunicado de 2020 que la empresa hizo llegar a El Financiero como respuesta. Una fuente consultada por el mismo periódico confirmó la existencia de la renta de cuentas, pues un familiar condujo durante varios meses una cuenta que no le pertenecía, hasta que tuvo un accidente de transito.

ANUNCIO

Para que alguien pueda convertirse en socio conductor de Uber, debe aprobar un examen psicométrico. Según la empresa, esta prueba es obligatoria y se realiza con la finalidad de detectar si un aspirante tiene una personalidad que le perfile como potencial delincuente. El proceso para darse de alta el Uber también contempla una verificación de los documentos personales entregados y una búsqueda de antecedentes no penales en hasta 500 bases de datos públicas, según informa la aplicación en su página web. Uber reconoció en la nota de El Financiero que sólo 12% de los postulantes pasan los filtros de seguridad. Según Cecilia Román, gerente de comunicación de Uber México, en los últimos meses se han dado de baja hasta a 20 mil conductores que incumplían con los lineamientos de la empresa.

Tomando en cuenta ese porcentaje, se podría decir, a botepronto, que la selección de candidatos es segura para los usuarios: pueden confiar en que el servicio es seguro. Pero eso es el corte oficial, porque Uber y DiDi están al tanto del mercado negro. "La seguridad tanto de conductores, repartidores, pasajeros y comensales, es siempre la máxima prioridad, por lo que tenemos tolerancia cero frente a la venta o renta de cuentas, en grupos de redes sociales, para la realización de viajes que no sean hechos por la misma persona que se registró en la aplicación”, replicó DiDi en otro comunicado, asumiendo que conoce la existencia de un mercado negro que también incluye cuentas para repartir comida.

Con la proliferación de taxis de aplicación, el panorama de viajes de pago cambió durante los primeros años —Uber llegó a México en el 2013 y creció exponencialmente en 2016—, porque ofrecían un servicio que los usuarios estimaban como superior al de los taxis convencionales. Pero con el tiempo, los malos hábitos se han diseminado entre conductores de cualquier aplicación: hay acusaciones de acoso sexual, de feminicidios y constantes quejas en redes sociales por conductores que pretenden que el usuario cancele el viaje y, para conseguirlo, se alejan intencionalmente del punto de partida.

En 2019 el caso del conductor que quiso secuestra a la joven Katsuko Nakamura ya alertó sobre la existencia de un mercado negro en el que los interesados podían también comprar cuentas con puntaje perfecto (cinco estrellas). Viajar en un taxi de aplicación no es garantía de nada. Cualquiera con 500 pesos en la mano puede decidir convertirse en conductor.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Viva México: en su reluciente camioneta llega a vaciar su bote de basura en pleno periférico