Mercados españoles cerrados en 7 hrs 4 min

El menú del día, la opción que enamora a los españoles

El menú del día es una de las opciones preferidas por los españoles para comer fuera de casa, un hecho que llama la atención ante el boom de la comida sana y el ‘real fooding’, las plataformas para pedir comida a domicilio, el negocio del ‘listo para comer’ de algunos grandes supermercados o la comida rápida.

El menú del día compuesto por dos platos, bebida, pan y postre tiene su origen en los años 60, cuando Manuel Fraga, ministro de Información y Turismo franquista, propuso adoptar el ‘menú turístico’, sirviéndose del conocido como ‘plat du jour’ (plato del día) que ya triunfaba en Francia. Los restaurantes comenzaron a ofrecerlo el verano de 1964, con el objetivo principal de motivar a los turistas extranjeros a visitar España y catar su gastronomía. Sin embargo, los precios bajos establecidos por la dictadura franquista no beneficiaban a los propietarios de los restaurantes, que solían incluir en él los platos de peor calidad. Esto hizo que menú del día fuese rápidamente tachado de ‘mediocre’, por lo que su éxito no llegó hasta que los precios se liberalizaron. 

También de interés

Comida en restaurante. Foto: Getty

Durante la Transición, se produjo un cierto auge de la cocina internacional, a la par del surgimiento de restaurantes de ‘alta categoría’, con cocina de chef. Por tanto, el menú del día se hizo esencial para muchos establecimientos que deseaban contar con una opción rápida y barata para clientes que necesitaran comer fuera de casa durante la jornada laboral. El conocido como ‘menú turístico’ daría paso al ‘menú del día’ tal y como lo conocemos en la actualidad.

Desde la aprobación de la Constitución, las Comunidades Autónomas son las que tienen las competencias relacionadas con el turismo. Cuando éstas no se desarrollan, se adopta la normativa estatal, aunque la mayoría cuenta con una normativa propia para restaurantes y ha eliminado la obligatoriedad del menú de la casa o del día.

Las franquicias también se ‘unen’ al menú del día

En su origen, el menú del día era una forma de agasajar a los turistas, de atraerlos hacia España con comida y bebida típicas del país. Ahora, el menú del día es sinónimo de comer fuera a un precio asequible, en solitario o disfrutando de la compañía de familia o amigos. En muchas ocasiones, es la opción más rentable para comer cuando no se tiene tiempo para cocinar o no se quiere recurrir a platos precocinados. Además, se trata de comida casera, tradicional, sin ‘excentricidades’ de restaurantes que experimenten con técnicas o ingredientes innovadores y sin los añadidos característicos de la comida rápida.

No obstante, muchos establecimientos se están adaptando a las nuevas tendencias, ofreciendo opciones para vegetarianos o veganos y para personas con alergias o intolerancias alimenticias. De esta forma, el menú del día se adapta a todo tipo de clientes y no pierde su tirón. El hecho de ir variando cada semana, o cada cierto tiempo, y la posibilidad de hacer combinaciones al gusto de cada uno ofrece un incentivo para seguir frecuentando el bar y probar nuevos platos. De hecho, muchas cadenas grandes de restauración lo han adoptado, componiendo su propio menú del día con determinados platos de su carta habitual y ofreciéndolos en una franja horaria determinada de lunes a jueves y viernes a mediodía.

Aun así, el trato cercano que puede ofrecer el personal de un negocio local hace que estos ganen, en muchas ocasiones, a las grandes franquicias. Y es que el encanto del menú del día no está solo en su rapidez operativa o su precio asequible, sino también en hacerte sentir como en casa.

Laotracaradelamoneda

IDNET Noticias