Mercados españoles cerrados

El otro regalo de la economía verde: millones de empleos

Cada día resulta más evidente que la economía debe transformarse hacia un modelo sostenible, comprometido con la emergencia climática actual. La economía verde, definida por Naciones Unidas como “aquella que da lugar a la mejora del bienestar humano e igualdad social, mientras que se reduce significativamente los riesgos medioambientales y la escasez ecológica”, ya lleva gestándose más de una década.

En 2007, el Banco Europeo de Inversiones (BEI) lanzó por primera vez una emisión muy especial: los bonos verdes, dirigidos a la financiación de proyectos sostenibles, para contribuir a la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas. Aunque solo representan un 4% de las emisiones de bonos a nivel mundial, es cierto que este 2019 han batido un récord a nivel global, experimentando un crecimiento de casi el 50%, y se estima que alcanzarán los 200.000 millones de euros a finales de año.

Más recientemente, la nueva presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, presentó su New Green Deal, el eje central de su política. Se trata de un plan verde destinado a mitigar el efecto del cambio climático y convertir a Europa en un continente neutral con el clima en 2050. El objetivo principal, de momento, es reducir las emisiones en un 44% para 2030, lo que implicará importantes cambios en la industria y el transporte, culpables del 45% de las emisiones de CO2 en la UE. Este programa, aún sin despegar, pide unas aportaciones extra de hasta 260.000 millones de euros anuales. Necesita el apoyo de los países miembros, especialmente, de aquellos menos dependientes de energías fósiles, como Alemania, Francia o España.

También de interés:

La transformación hacia una economía respetuosa con el medio ambiente generará una gran cantidad de empleo. Foto: Getty Image.

Llega el ’empleo verde’

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) estima que la transición energética, es decir, el paso de una economía dependiente de las energías no renovables a una economía baja en emisiones de carbono, destruirá cerca de 6 millones de empleos actuales (minería, gas, automoción…). Pero a cambio, generará otros 24 millones más, lo que se traduce en un total de 18 millones de empleados nuevos.

En España, se prevé la generación de entre 300.000 y 500.000 puestos de trabajo, gracias a la entrada tanto de capital público como privado, destinado a favorecer dicha transición. Aquellas compañías, tanto públicas como privadas, que actúen desde el respeto al medio ambiente, recibirán el nombre de “entidades verdes’’, mientras que los puestos de trabajo que generen se denominarán como “empleo verde’’.

¿Qué tipos de trabajo son considerados ‘’empleo verde’’? Todos aquellos relacionados con la generación de energías renovables, la innovación tecnológica en favor de la industria limpia y la rehabilitación de la vivienda. La agricultura y la ganadería ecológicas, la gestión eficiente de residuos, la consultoría y auditoría ambiental, el ecodiseño o la Responsabilidad Social Corporativa son solo algunos ejemplos. No obstante, en un contexto tan cambiante, es difícil determinar el futuro del trabajo con exactitud.

Es evidente, por tanto, la economía verde no solo afecta al ámbito económico, sino también al social y al ambiental. De esta forma, tanto empresas, como mercados, inversores y la sociedad en general deben apostar por el desarrollo sostenible, que permita garantizar un nivel de rentabilidad a largo plazo, mientras se mira por el bienestar del planeta y de los ciudadanos. Es cosa de todos y nuestra supervivencia depende de ello.

Laotracaradelamoneda

IDNET Noticias