Anuncio
Mercados españoles abiertos en 8 hrs 35 min
  • S&P 500

    5.304,72
    +36,88 (+0,70%)
     
  • Nasdaq

    16.920,79
    +184,79 (+1,10%)
     
  • NIKKEI 225

    38.900,02
    +253,91 (+0,66%)
     
  • Dólar/Euro

    1,0862
    +0,0013 (+0,12%)
     
  • Petróleo Brent

    83,00
    +0,88 (+1,07%)
     
  • Bitcoin EUR

    64.077,31
    +893,41 (+1,41%)
     
  • CMC Crypto 200

    1.497,97
    +13,77 (+0,93%)
     
  • Oro

    2.353,90
    +19,40 (+0,83%)
     
  • HANG SENG

    18.827,35
    +218,41 (+1,17%)
     
  • Petróleo WTI

    78,58
    +0,86 (+1,11%)
     
  • EUR/GBP

    0,8503
    -0,0013 (-0,15%)
     
  • Plata

    31,82
    +1,32 (+4,31%)
     
  • IBEX 35

    11.325,50
    +79,50 (+0,71%)
     
  • FTSE 100

    8.317,59
    -21,64 (-0,26%)
     

La silenciosa invasión de la miel china

Han hecho y hacen sufrir a los fabricantes de cientos de productos aquí en Europa y en otras partes del mundo. Los chinos han puesto en jaque a la industria del acero, a la del automóvil, a los electrodomésticos, a los productores de móviles, de platos, de tornillos… etcétera, etcétera.

Pero lo sorprendente es que la marea comercial china también ha caído sobre productos de larga tradición y elaboración rural y en muchos casos artesanal. Es lo que nos está pasando con la miel, ese dulce y entrañable jarabe elaborado por las abejas. Un campo en el que España es un referente mundial, sobre todo por la calidad de sus mieles y no tanto por la productividad de sus apicultores.

El caso es que de cada cuatro kilos de miel que se envasan en España al menos uno viene de China, según datos que facilita El País. La invasión del edulcorante natural chino ha sido veloz. En una década, se ha multiplicado por diez esta cifra y globalmente, los productores chinos han expulsado del negocio a proveedores históricos como Argentina.


La miel española es muy demandada en otros países de la región como Francia, Alemania o Reino Unido, que se llevan alrededor de 20.000 toneladas. En consecuencia, para suplir el resto de la demanda los envasadores e industriales españoles recurren a las importaciones, y China es el mayor productor mundial de miel, con 450.000 toneladas en 2012, según la FAO.

image

Mientras el resto de países lleva años reduciendo la producción de miel, por multitud de problemas, como el cambio climático, cierto tipo de parásitos, el efecto negativo de los herbicidas y pesticidas o, últimamente, la avispa asiática, China es una máquina de poner sus productos en el mercado y desplazar al resto. -

ANUNCIO

A esta supuesta inmunidad china ante problemas que son planetarios se añade otra sospecha. El bajo coste del producto chino, que lleva al resto de productores a pensar que es imposible para los chinos vender miel pura de abeja a los precios que lo hace. Los productores españoles lo tienen claro y dicen que una parte de la miel procedente de China no cumple los estándares de calidad y seguridad alimentaria por el uso de antibióticos e insecticidas prohibidos en la UE, lo que supone ya una competencia desleal y añaden que otra parte de lo que se importa como miel en realidad es un jarabe de arroz, sometido posteriormente a un proceso industrial que dicen pueden demostrar.

IDNet Noticias