Mercados españoles cerrados en 22 mins

Cuidado con el descontrolado boom de las rifas y sorteos ilegales

La otra cara de la moneda

España es un paraíso para el juego. Además de los múltiples organismos públicos, estatales y autonómicos, que hacen negocio con el deseo de apostar de la gente, existe un universo enorme de bingos, casinos, bares con máquinas tragaperras, y por supuesto páginas web de todo tipo para apostar casi por cualquier cosa.

Se puede perder y ganar dinero con esta descomunal oferta disponible y siempre hay que actuar con prudencia, pero hay que valorar otro riesgo adicional: la gran cantidad de empresas y organizaciones ilegales que se dedican a este mismo negocio.

Actualmente en España hay 23 organizaciones, que con diferentes siglas y denominaciones, ofrecen servicios ilegales de juego por las distintas comunidades autónomas, según un estudio elaborado por el sector.  Se estima que puede haber en España unos 3.900 vendedores ilegales que en 2014 pudieron recaudar más de 84 millones de euros. Ese dinero del juego ilegal, no cumple con los compromisos ni requisitos que se exigen a los operadores estatales de lotería, no ofrecen garantías de pago y son opacos a Hacienda.

Cuatro operadores tienen presencia en más de una comunidad autónoma: ANDA (Andalucía, Canarias, Comunidad Valenciana, Cantabria, Madrid y País Vasco); ATM (Comunidad Valenciana, Cataluña y Baleares); OSDI (Comunidad Valenciana, Asturias y Baleares) y OIDD (Andalucía y Canarias).

El caso más llamativo e insólito es el da la Organización Impulsora del Discapacitado (OID), que nació en Cantabria en 1994. En su propia página web anuncia que cuenta con 100 delegaciones en distintas capitales de provincia y otras poblaciones menores, según desvela El Mundo. La evolución de las ventas anuales estimadas de la OID es ascendente año tras año, pasando de alrededor de 46,5 millones de euros recaudados en 2010 a los cerca de 67 millones de euros estimados en 2014, así como el número de vendedores utilizados, 1.878 en 2010 y 2.800 el año pasado; esto representa en torno al 80% de todo el juego ilegal que se vende en España.

Recientemente, esta empresa ha recibido una sanción de 25 millones de euros que le impuso la Dirección General de Ordenación del Juego estatal, por una infracción muy grave de la Ley de regulación del juego. Pero sigue operando.

A OID le sigue Papeletas Blancas que facturó unos 4,4 millones de euros y Anda con 1,2 millones. Hay dos organizaciones que tienen un solo vendedor.
La policía sigue el rastro a casi todas ellas. Hace unos meses desmantelaba una organización que se dedicaba a la venta y distribución de boletos falsos de la lotería denominada la Rápida en Málaga, e intervenía un total de 10.143 cupones.

[También de interés: Ideas para Montoro, si no puedes acabar con el fraude, sorea coches de lujo]

Dionisio González, presidente de la OID.

Según las investigaciones policiales, el responsable de la organización, un hombre de 64 años, distribuía cupones ilegales a sus repartidores, los cuales tras venderlos y quedarse con el 20% de las ganancias, le entregaban el resto del dinero recaudado.

Este mismo año, los Mossos d'Esquadra desmantelaban en cuatro ciudades de la región metropolitana de Barcelona una red de venta de una lotería desconocida a través de una cadena de establecimientos dedicados a la compraventa de metales preciosos. Los agentes descubrieron durante una inspección que en un local de Santa Coloma de Gramenet se vendían boletos de un supuesto juego con origen en la República Dominicana que usaba diversos nombres: Nacional, Quiniela, Loteka y Real.

Los billetes se imprimían con una maquina conectada a una web desde la que se consultaban diariamente los premios, y tenía un sistema similar a la 6/49: se vendían boletos a un euro y se ofrecían premios de diversas cuantías.
Mientras florecen estos sorteos ilegales, la venta de billetes de Lotería estatal cae a mínimos. Los loteros echan la culpa al impuesto que les puso Montoro hace dos años.

Desde que el Gobierno aplicó ese impuesto del 20% a los premios superiores a 2.500 euros el Fisco ha recaudado 1.014 millones de euros por el tributo a los boletos agraciados pero ha provocado una cascada de protestas por parte del sector de los loteros, que denuncian un descenso de ventas que según sus cálculos ronda el 18%. ¿Tendrá que ver la elevada fiscalidad con el florecimiento de tantos boletos ilegales?

IDNet Noticias
@Jorcha