Por qué ahora lo que se lleva son las viviendas cada vez más grandes

Jorge Chamizo- El mercado inmobiliario se ha dado la vuelta como una tortilla. De los desplomes de precios vividos en el pinchazo de la  burbuja hemos pasado a subidas moderadas pero estables y, lo que es más llamativo, de una oferta centrada en los pisos pequeños e incluso diminutos a otra basada en construir pisos cada vez más grandes y mejor acabados.

La clave de esta mutación es la transformación de la demanda, la ausencia de compradores jóvenes y de pocos ingresos, paralela a la aparición de un tipo de comprador que ya tiene vivienda pero que quiere mejorar en espacio y prestaciones aprovechando el hecho de que con lo que antes se gastaban en comprar un piso de dos habitaciones ahora pueden comprar uno de tres o incluso de cuatro.

Los jóvenes, las familias con bajos ingresos, o incluso de clase media pero sin un piso en propiedad, tienen en cambio muy difícil la posibilidad de comprar un piso. Los sueldos son  muy bajos y la banca no suele dar hipotecas por más del 80% del valor del piso si no es para vender los que son de su propiedad. Y eso obliga a los compradores a tener unos ahorros previos, para hacer frente al 20% restante y los impuestos. Esta situación explicaría el auge del alquiler en nuestro país, que está alcanzando cotas nunca conocidas anteriormente.

[También de interés: El inteligente negocio de rehabilitar tu vivienda si la vas a vender]

 

Europa Press

El resultado de este cóctel socioeconómico es que en España se están construyendo las viviendas más grandes de la historia reciente. Por el contrario, encontrar un minipiso parece hoy día una misión imposible.

Según el Ministerio de Fomento, la superficie media de las nuevas viviendas en bloque asciende a 116,6 metros cuadrados. Una dimensión nunca antes vista en la serie histórica, que arranca en 1991.

La consultora Aguirre Newman constata estos datos. La superficie media de una vivienda en construcción en Barcelona por ejemplo ha aumentado el año pasado un 5%, y se sitúa en 101 m2, la mayor superficie desde hace más de una década. Las viviendas que se promueven en la actualidad muestran una superficie mayor y más adaptada a las necesidades de la demanda, después del progresivo descenso de su superficie que sufrieron entre el año 2000 y el 2008, por el boom inmobiliario

El foco de los promotores en familias más acomodadas se refleja en la calidad de las viviendas, más alta que en años anteriores: según los datos de la patronal de las inmobiliarias, el 37% de las viviendas a la venta tiene trastero; el 30%, piscina comunitaria, y el 26%, zona ajardinada. En el interior, además, el 61% tiene calefacción; el 48%, parquet, y el 51%, aire acondicionado.

El contrapunto a esta situación tuvo lugar en 2008, cuando el tamaño medio de los pisos se contrajo a 97 metros. Se construían pequeños para que su coste global no fuera excesivo e inasumible para el comprador. Los demandantes de este tipo de piso han menguado mucho, pero siguen existiendo. Y el sector inmobiliario debería dar solución a sus necesidades si no les basta con la opción del alquilar.

IDNet Noticias

Así va la Bolsa

  • Valores más activos
    Valores más activos
    NombrePrecioCambio
    0,819-1,44%
    POP.MC
    5,206+0,12%
    SAN.MC
    6,138+0,47%
    IBE.MC
    6,229-0,02%
    BBVA.MC
    1,45-0,68%
    SAB.MC
  • Los que más suben
    Los que más suben
    NombrePrecioCambio
    4,999+1,61%
    PRS.MC
    44,345+0,70%
    AMS.MC
    6,138+0,47%
    IBE.MC
    23,07+0,59%
    ENG.MC
    73,49+0,56%
    ANA.MC
  • Los que más bajan
    Los que más bajan
    NombrePrecioCambio
    0,819-1,44%
    POP.MC
    8,55-0,77%
    FCC.MC
    1,45-0,68%
    SAB.MC
    10,975-0,63%
    TL5.MC
    4,43-0,45%
    NHH.MC