Mercados españoles abiertos en 8 hrs 13 min

La paradoja del vino en España: bebemos más pero las bodegas se ahogan

El sector del vino vive una de las peores crisis de toda su historia: a pesar de que la compra de esta bebida se disparó durante las primeras semanas de pánico por el confinamiento por el coronavirus, su principal cana del venta, bares y restaurantes, ha estado cerrado durante casi dos meses.

La Federación Española del Vino (FEV) explica que el valor de las ventas de las bodegas en el canal Horeca (Hoteles, restaurantes y cafeterías) es de dos tercios, mientras que su volumen es del 50%.  Esto quiere decir que en el supermercado se venden vinos más baratos; la misma botella puede costar mucho menos en una tienda de alimentación o en un supermercado que en un restaurante o bar.

Se da la paradoja de que, a pesar de haber aumentado nuestro consumo personal de vino y de otras bebidas alcohólicas durante la cuarentena, la facturación del sector es mucho menor.

También de interés

El confinamiento por el coronavirus ha provocado que la frecuencia del consumo de vino haya aumentado entre los españoles. Foto: Getty Images.

A esto, hay que sumarle que el cierre de las fronteras está limitando su capacidad exportadora. Denominaciones como Rueda venden principalmente a Francia, Holanda y Estados Unidos, pero el volumen de exportaciones se ha reducido drásticamente durante las últimas semanas. Desde la Denominación de Origen, calculan que las ventas de las 70 bodegas que la conforman caerán entre un 60 y un 80% durante los próximos meses.

El sector se mantiene optimista de cara a la desescalada

En este panorama marcado por la incertidumbre, surgen otras preguntas importantes: ¿qué va a pasar con la vendimia? Gran parte de las bodegas no sabe cuántos kilos de uva va a poder recoger ni a qué precio las van a pagar, lo que puede dar lugar a un problema logístico para almacenar el nuevo vino cuando no se ha podido dar salida al de añadas atrás.

La FEV comenta que hay menos necesidad de compra y mucho vino inmovilizado que no se va a poder vender. Además, calcula que Extremadura y Castilla La Mancha sufrirán más porque las cooperativas de estas comunidades suelen vender a granel.

Algunas de las soluciones que se barajan son la vendimia en verde, un procedimiento recogido en la OMC (Organización Común del Mercado Vitivinícola) que supone la eliminación de racimos antes de que se generen; tirar uva, algo que ya se hace en parcelas enteras en otros países de Europa; o quemar el vino para producir alcohol o combustibles.

A pesar de las dificultades, el sector todavía mantiene cierto optimismo; sobre todo, ahora que la desescalada ha comenzado y que casi todas las comunidades autónomas se encuentran en fase 1, donde la apertura de cafés, bares y restaurantes ya está permitida.

Además, el sector del vino afirma que las compras online están despegando: aunque todavía solo suponen un 2% del total de la facturación del sector, prevén que la crisis servirá para acelerar y arraigar las ventas por Internet, todavía poco comunes en el sector. Ante todo, la FEV reclama ante el Gobierno el mantenimiento de la liquidez de las bodegas para que haya capacidad financiera durante la recuperación.


Laotracaradelamoneda

IDNET Noticias