Mercados españoles cerrados
  • IBEX 35

    9.225,60
    -4,10 (-0,04%)
     
  • Euro Stoxx 50

    4.257,98
    +16,86 (+0,40%)
     
  • Dólar/Euro

    1,0798
    -0,0113 (-1,04%)
     
  • Petróleo Brent

    79,76
    -2,41 (-2,93%)
     
  • Oro

    1.877,70
    -53,10 (-2,75%)
     
  • BTC-EUR

    21.670,41
    -171,63 (-0,79%)
     
  • CMC Crypto 200

    535,42
    -1,43 (-0,27%)
     
  • DAX

    15.476,43
    -32,76 (-0,21%)
     
  • FTSE 100

    7.901,80
    +81,64 (+1,04%)
     
  • S&P 500

    4.136,48
    -43,28 (-1,04%)
     
  • Dow Jones

    33.926,01
    -127,93 (-0,38%)
     
  • Nasdaq

    12.006,96
    -193,86 (-1,59%)
     
  • Petróleo WTI

    73,23
    -2,65 (-3,49%)
     
  • EUR/GBP

    0,8954
    +0,0038 (+0,43%)
     
  • Plata

    22,40
    -1,22 (-5,17%)
     
  • NIKKEI 225

    27.509,46
    +107,41 (+0,39%)
     

La adicción al smartphone se relaciona con menores capacidades cognitivas, menor autocontrol y peor bienestar psicológico

La adicción al smartphone está relacionada con un gran número de problemas psicológicos, desde déficits cognitivos hasta desórdenes emocionales. Esa es la conclusión de un estudio publicado en la revista International Journal of Environmental Research and Public Health.

La mayoría de la población de los países industrializados tienen teléfonos inteligentes. El miedo a quedarse sin ellos se conoce como "nomofobia" y se ha convertido en un problema social. Las investigaciones demuestran que las personas que tienen adicción a los teléfonos inteligentes tienden a vivir más en soledad y a experimentar déficits de autorregulación emocional. Además, las personas que tienen adicción a los teléfonos inteligentes son propensas a experimentar síntomas de abstinencia cuando se restringe su uso.

La adicción al smartphone se relaciona con menores capacidades cognitivas, menor autocontrol y peor bienestar psicológico
La adicción al smartphone se relaciona con menores capacidades cognitivas, menor autocontrol y peor bienestar psicológico

Eso es lo que han descubierto los investigadores Rosa Fabio, Alessia Stracuzzi y Riccardo Lo Faro, interesados en investigar la relación entre el uso de los teléfonos inteligentes y los déficits de autocontrol conductual y cognitivo.

Fabio y sus colegas reclutaron a 111 participantes, con edades comprendidas entre los 18 y los 65 años. El 28% de los participantes eran estudiantes universitarios y el 78% eran trabajadores. Los datos del teléfono de cada participante se recuperaron a través de la "SocialStatsApp", que proporciona información sobre el uso de TikTok, Facebook, Instagram y WhatsApp.

Se utilizó un test estándar de adicción a los teléfonos inteligentes para determinar el riesgo de sufrirlo de cada uno de los participante y su gravedad. Los estudiados también respondieron a los ítems de la versión corta del Índice de Bienestar General Psicológico, la Escala de Miedo a Perderse algo y la Escala de Procrastinación.

Este estudio constaba de tres fases: una fase previa a la prueba, una fase experimental y una fase posterior a la prueba. En la fase previa a la prueba, Fabio y sus colegas evaluaron el uso inicial de cada participante de su teléfono inteligente a través de SocialStatsApp. En la fase experimental, los participantes fueron instruidos para limitar el uso de sus teléfonos inteligentes a una hora al día durante tres días consecutivos. Para la fase posterior a la prueba, se permitió a los participantes utilizar sus teléfonos inteligentes a su antojo durante siete días consecutivos.

El día anterior y el posterior a la fase experimental, se evaluó a los participantes en cuanto a la memoria de trabajo, la atención, el control ejecutivo, el tiempo de reacción auditiva, el tiempo de reacción visual, la capacidad de inhibición de la respuesta motora y la inhibición del comportamiento.

Los resultados muestran que los participantes que tenían niveles más altos de adicción a los teléfonos inteligentes tenían un mayor porcentaje de incumplimiento. Los participantes con niveles más altos de adicción a los teléfonos inteligentes pasaron más tiempo usando sus teléfonos en las tres fases, incluso cuando se les instruyó para limitar su uso de teléfonos inteligentes durante la fase experimental.

Los resultados también muestran que los participantes con mayores niveles de adicción a los teléfonos inteligentes tendían a mostrar una peor memoria de trabajo, tiempo de reacción visual, tiempo de reacción auditiva, capacidad de inhibición de la respuesta motora e inhibición de la conducta en comparación con los participantes con menores niveles de adicción a los teléfonos inteligentes.

No hubo diferencias significativas en el rendimiento de estas medidas para cada participante entre la fase previa a la prueba y la fase posterior a la prueba. Por último, los participantes con niveles más altos de adicción a los teléfonos inteligentes obtuvieron puntuaciones más bajas en el índice de bienestar general psicológico y más altas en la escala de miedo a perderse algo y en la escala de procrastinación.

Fabio y sus colegas sostienen que sus hallazgos muestran que las personas con altos niveles de adicción a los teléfonos inteligentes muestran menos autocontrol. Una mala autorregulación podría tener consecuencias negativas en la vida diaria de las personas, como deficiencias en las tareas cognitivas y tiempos de reacción más lentos. Los investigadores afirman además que las personas con niveles más bajos de adicción a los teléfonos inteligentes tienen una mejor percepción de su bienestar general y de su calidad de vida, teniendo en cuenta que estos participantes mostraron menos comportamientos de procrastinación y menos miedo a ser excluidos.

Una limitación de este estudio es que algunos de los participantes originales abandonaron el estudio cuando se enteraron de que tendrían que limitar el uso de sus teléfonos inteligentes a una hora al día durante tres días consecutivos, por lo que faltan datos de personas con niveles probablemente muy altos de adicción a los teléfonos inteligentes. Fabio y sus colegas recomiendan que en futuras investigaciones se estudie a las personas con altos niveles de adicción a los teléfonos inteligentes y sus efectos de abstinencia.

Más noticias que te pueden interesar: