Mercados españoles abiertos en 4 hrs 42 min

El dinero que se puede ahorrar España si paga los tratamientos para dejar de fumar

Jaime Quirós – El Gobierno piensa que pagar los tratamientos para desengancharse del tabaco es un mal menor. Ahora se está planteando sufragar la mitad de esos costosos tratamientos, pero a cambio se ahorrar a medio plazo cientos de millones de euros en gastos incurridos para tratar las enfermedades -graves en muchos casos- de los fumadores.

Es decir, se está planteando que es más necesario que un fumador voluntario “regrese” a su vida sana después de destrozarse los pulmones que por ejemplo financiar un medidor de glucosa continuo -fuera de la lista de equipos financiados con dinero público- a una persona que por un fallo pancreático tiene que pincharse un mínimo de 6 veces al día.

La cobertura de estos tratamientos antitabaco, que correría a cargo de las Comunidades Autónomas, tendría un coste de unos 500 millones al año, según estima El Economista. Un dinero que puede ahorrar mucho más a largo plazo si atendemos a los estudios disponibles.

En efecto, el coste para el Estado es de unos 8.000 millones de euros, según los cálculos realizados por el Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo, entidad que representa a más de 40 sociedades científicas y asociaciones profesionales del ámbito sanitario español.

[También de interés: Los estancos, ¿al borde de la desaparición aunque le pese a Montoro?]

Foto de HuffPost UK

Esos 8.000 millones contrastan con los alrededor de 4.000 que las autonomías recaudan con el impuesto sobre el tabaco. Hay que tener en cuenta que las autonomías se benefician de este tributo y, a la par, son las que costean luego la atención sanitaria al estar transferidas las competencias de Sanidad.

El coste medio de estos tratamientos para dejar el tabaco ronda los 300 euros, con lo que el impacto para las arcas públicas por cada tratamiento sería de unos 150 euros.  Sin embargo, los médicos sostienen que el ahorro por cada paciente que deja de fumar es de unos 4.000 euros por el gasto sanitario evitable, el ahorro en bajas y en hospitalización.

En general, el tabaquismo sale caro en todas partes. Sobre todo en los países en desarrollo, puesto que consume cerca del 6% de los gastos mundiales dedicados a la sanidad así como el 2% del Producto Interior Bruto (PIB) global, según un estudio publicado el martes en la revista Tobacco Control.

Y recordemos que España sigue siendo un reducto de fumadores comparado con otros países de Europa. Las campañas antitabaco y las leyes contra este vicio, además de la crisis económica, han mermado mucho el número de fumadores en nuestro país.  Sin embargo, el consumo de tabaco en España continúa siendo superior a la media europea.

Los datos del último Eurobarómetro de 2014 muestran que España se sitúa en el noveno puesto de los 28 países miembros de la Unión Europea, con un 29% de fumadores en la población mayor de 14 años.

El plan del Gobierno es una apuesta por la calidad de vida de la sociedad española, pero es una apuesta muy costosa a corto plazo que dará frutos a medio plazo. Hambre para hoy, pan para mañana. Por una vez, no viene mal que la Administración actúe de ese modo.

Laotracaradelamoneda

IDNet Noticias