Mercados españoles cerrados en 2 hrs 18 min

Una casa por cinco euros: llega la lotería inmobiliaria a España

Ser propietario de una vivienda por tan solo cinco euros, por inverosímil que pueda parecer, ya es posible en España. Plataformas de reciente creación, como Sesortea o lotohome.es, tienen como objetivo convertir el sueño de muchos en una realidad, conectando a propietarios que quieran sortear su vivienda y a personas que deseen conseguirla por un precio simbólico.

Aunque el sorteo de la vivienda es legal y está regulado en el país desde 2011, la participación, hasta el día de hoy, ha sido muy baja. En estos ocho años, solo se han llevado a cabo dos sorteos, el último, el 14 de febrero de este 2019, a través de lotohome.es. La plataforma celebró la rifa de forma más bien esporádica, sin pretensiones de darle continuidad al negocio. Ahora, la startup Sesortea desea resucitar este negocio, como una alternativa más de acceso a la vivienda.

También de interés:

Bombo para un sorteo.

Su objetivo es lanzar el primer sorteo este mes de diciembre, introduciendo en el mercado una forma de venta de viviendas que ya funciona con éxito en países como Australia o Canadá, para demostrar que este negocio podría resultar igual de exitoso en España. La empresa asegura que es 280 veces más probable obtener una vivienda en la lotería inmobiliaria que ganar la Primitiva, dicho de otra forma, el comprador de una papeleta de Sesortea tendría que destinar 1.398 euros más en lotería para tener las mismas posibilidades de ganar el máximo premio.

¿Cómo funciona este negocio?

Participar en este tipo de sorteo es muy sencillo, ya que se puede hacer a través de Internet, en cuestión de minutos. En primer lugar, se compran los números, cuyo límite está en 1000 por persona, cada uno de ellos con un valor de 5 euros. Tras adquirir las papeletas electrónicas, el interesado debe registrarse en la página, puesto que el sorteo es de carácter nominal. De esta forma, la empresa trata de garantizar la participación responsable y evitar posibles prácticas fraudulentas. Una vez vendidas todas las papeletas, o pasados 12 meses desde su lanzamiento, el sorteo se celebra ante notario. En 48 horas, el ganador ya podrá hacer uso de su vivienda.

El sorteo no se cancela en ningún caso, y el dinero de las papeletas puede ser devuelto en un plazo de un mes, si el participante lo deseara, siempre y cuando el sorteo no se haya celebrado todavía. Según las bases, la lotería inmobiliaria está libre de gastos, cargas y gravámenes. La plataforma es la que se hace cargos de los gastos de notaría, escrituras, registradores y honorarios, aunque el premio está sujeto a la retención del IRPF, que el ganador deberá pagar de acuerdo a su tipo.

Los promotores remarcan su gran transparencia y compromiso con el participante, es decir, trata de dejar claro que la vivienda se ofrecerá tal y como se muestra en las imágenes, y que las bases son completamente reales y legales, sin letra pequeña. Aún así, este tipo de sorteo todavía no cuenta con muchos adeptos en España, un país donde la tradición de la lotería está fuertemente arraigada. Es lógico que todavía a muchos les dé un poquito de miedo en un país que se ha salido poco de las apuestas estatales. Quizás es solo cuestión de tiempo y, en un futuro próximo, ser propietario por 5 euros se ponga ‘de moda’.

Laotracaradelamoneda

IDNET Noticias