Mercados españoles cerrados

Los ataques de los hackers durante la cuarentena por coronavirus se triplican: cuidado con estos dominios de Internet

La epidemia del coronavirus tiene a cientos de millones de personas encerradas en casa. Eso significa teletrabajo, eso significa ver mucho Netflix y eso significa pasar mucho tiempo online. Los hackers sin escrúpulos saben que esta crisis es la oportunidad de sus vidas. Los delincuentes informáticos están aprovechando el COVID-19 para crear páginas web falsas e intentar timar a los internautas con intención de robarles el dinero.

El anzuelo es la propia enfermedad en sí. Según un informe de Google, estos actores nefastos están demostrando ser muy exitosos. Google descubrió que había 149.195 sitios web activos de phishing en enero. Ese número aumentó en un 50 por ciento en febrero a 293.235 sitios web. Ahora, en marzo, hay 522.495, un aumento del 350 por ciento desde el comienzo del año.

Los ataques de los hackers durante la cuarentena por coronavirus se triplican REUTERS/Kacper Pempel/Illustration

Yeste aumento está íntimamente ligado al coronavirus. La compañía de seguridad RiskIQ ha rastreado las palabras clave de coronavirus para determinar que se han creado más de 300.000 sitios web sospechosos de COVID-19 entre el 9 y el 23 de marzo.

Lo más horrible de todos estos casos es que la mayoría pone un señuelo muy pueril. Prometen o test para saber si el usuario tiene la enfermedad o en el peor de los casos, incluso llegan a ofertar una supuesta cura.

Para mandarla, solicitan datos personales y bancarios. Cuando se realiza la introducción de datos personales y el número de la tarjeta de crédito, los delincuentes ya tienen lo que quieren y pueden realizar cuantiosas compras a cargo de la víctima.

Los hackers han comenzado a sacar provecho de esta situación enviando correos electrónicos que pretenden ofrecer consejos de salud de organizaciones de renombre como los gobiernos y la OMS, pero que realmente son ataques de phishing.

Es difícil saber cuántos ataques se llevan a cabo o cuántas personas se ven afectadas. Pero se informan nuevos ataques casi todos los días, y algunas compañías de seguridad cibernética informan grandes aumentos en las consultas desde que muchas personas comenzaron a trabajar desde sus hogares.

¿Cómo no caer en este tipo de estafas? Lo primero, es no fiarse de ningún correo electrónico que hable del coronavirus, a menos que sea una newsletter de un medio de comunicación. En caso de que se reciba uno de estos correos, hay que cercionarse que la dirección de envío es verdadera y no una inventada.

Segundo, solo hay que entrar en páginas web en las que aparezca el icono del candado en nuestro navegador. Eso significa que es una web que tiene un certificado digital que demuestra que pertenece a una empresa que es auténtica y no es una tapadera.

Otra forma de evitar estafas es solo visitar los canales oficiales para conocer los datos sobre el coronavirus, como las páginas de los ministerios, o los medios de comunicación. Si algún día se comercializa un medicamento o una vacuna contra el coronavirus, este acto se hará a través de una farmacia o de un centro de salud, nunca a través de Internet.

Y por último, también se pueden revisar páginas como ésta que recopila los principales timos relacionados con el coronavirus.

La Agencia Española de Protección de Datos da esta serie de recomendaciones:

Mantente informado mediante fuentes oficiales y confiables, acudiendo directamente a las webs de las instituciones o medios de comunicación, nunca a través de un enlace proporcionado en un mensaje o en un email.

Verifica la dirección de correo electrónico remitente del mensaje y también el enlace web al que te remite el mensaje. A veces, resulta obvio que la dirección web no es legítima, pero otras veces los ciberdelincuentes son capaces de crear enlaces que se parecen mucho a las direcciones legítimas.

Ten cuidado con las solicitudes de datos personales a través de webs a las que has llegado siguiendo un enlace contenido en un mensaje o correo electrónico. Mejor accede directamente a la web de esa organización.

Fíjate bien en el contenido del mensaje, sospecha de mensajes con faltas de ortografía, errores gramaticales y saludos genéricos sin aportar ningún dato tuyo como “Estimado ciudadano” o “Estimado paciente”.

Sospecha mucho más si además el contenido del mensaje te urge a realizar cualquier tipo de acción cuanto antes, con una urgencia injustificada.

Ante una situación de riesgo es más importante que nunca guardar la tranquilidad y reflexionar antes de actuar o tomar decisiones precipitadas.

Más historias que te pueden interesar:

Dónde descargar libros gratis para pasar mejor la cuarentena por coronavirus

La saturación de Internet por culpa del coronavirus: ¿está en riesgo el acceso a Netflix o YouTube?

Así serían los logos de las grandes marcas bajo las normas impuestas para evitar la expansión del coronavirus

Cómo desinfectar la pantalla del móvil de forma correcta

Los robots nos roban los trabajos, pero, ¿por qué no nos salvan del coronavirus?

Teletrabajo y coronavirus: algunas empresas controlan a los empleados con fotografías cada cinco minutos y videovigilancia