Mercados españoles abiertos en 5 hrs 5 min
  • S&P 500

    3.963,51
    +29,59 (+0,75%)
     
  • Nasdaq

    11.082,00
    +123,45 (+1,13%)
     
  • NIKKEI 225

    27.946,21
    +371,78 (+1,35%)
     
  • Dólar/Euro

    1,0575
    +0,0016 (+0,15%)
     
  • Petróleo Brent

    76,64
    +0,49 (+0,64%)
     
  • BTC-EUR

    16.290,76
    +223,51 (+1,39%)
     
  • CMC Crypto 200

    405,90
    +11,21 (+2,84%)
     
  • Oro

    1.805,60
    +4,10 (+0,23%)
     
  • HANG SENG

    19.523,13
    +72,90 (+0,37%)
     
  • Petróleo WTI

    72,08
    +0,62 (+0,87%)
     
  • EUR/GBP

    0,8622
    -0,0003 (-0,04%)
     
  • Plata

    23,40
    +0,15 (+0,66%)
     
  • IBEX 35

    8.225,20
    -65,30 (-0,79%)
     
  • FTSE 100

    7.472,17
    -17,02 (-0,23%)
     

Vanguard: Hay un 65% de probabilidad de una recesión en Wall Street

Vanguard: Hay un 65% de probabilidad de una recesión en Wall Street
Vanguard: Hay un 65% de probabilidad de una recesión en Wall Street

La recesión en Wall Street está puesta en la mesa de los grandes inversores en EE.UU. y desde Vanguard han señalado que hay un 25% de probabilidad de entrar en los próximos 12 meses y 65% de probabilidad en los próximos 24 meses, según Brian J. O´Connor en Yahoo Finance.

Una encuesta de SmartAsset de casi 300 asesores financieros realizada a principios de agosto encontró que el 80% cree que EE. UU. ya está en una recesión o entrará en una durante los próximos 12 meses. Una regla general aproximada para definir una economía en recesión es cuando registra dos trimestres consecutivos de crecimiento económico decreciente. Para el segundo trimestre de 2022, el producto interno bruto (PIB) del país cayó un 0.9% después de una contracción del 1.6% durante el primer trimestre.

Pero muchos creen que se necesita algo más que un crecimiento negativo para constituir una recesión.

¿Viene una recesión?

Otros factores también son parte de si una economía está en recesión. Incluyen el empleo, que se ha mantenido alto a pesar de las cifras del PIB, con una tasa de desempleo del 3.7% en agosto, un nivel muy por debajo del 5% que los economistas han considerado tradicionalmente como pleno empleo. Además de sumar más de medio millón de empleos, la inflación se estancó entre junio y julio. Desde entonces, los precios de la gasolina han bajado, los precios de la vivienda han bajado y el gasto de los consumidores se ha mantenido fuerte.

Incluso con esos signos de mejora, los precios siguen siendo más altos que antes de la pandemia. Incluso si la inflación desapareciera mañana, cayendo a 0% para el resto del año, la tasa de inflación para diciembre sería de 6.5%. Eso es poco probable, por lo que se espera que el Comité de Mercado Abierto de la Reserva Federal siga aumentando las tasas de interés. En este momento, se establece otro aumento de al menos 50 (0.50%) o 75 (0.75%) puntos básicos para esta semana, con más aumentos continuando hasta 2023.

Los analistas de Vanguard escribieron que esperan que la Reserva Federal aumente su objetivo de tasa de fondos federales a un rango de 3.25% a 3.75% para fin de año, lo que aumentará las tasas de hipotecas, préstamos para automóviles, tarjetas de crédito y otros consumidores y a los préstamos para las empresas. El objetivo es reducir la cantidad de dinero disponible en la economía para reducir la demanda de bienes y servicios, lo que resulta en precios más bajos para reducir la inflación.

Las tasas más altas también están diseñadas para aumentar el desempleo, reducir las ganancias comerciales y asustar a los gerentes comerciales y consumidores para que dejen de gastar en favor de conservar efectivo para evitar quedarse sin dinero. Esto es lo que quiso decir el presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, cuando dijo recientemente que el próximo aumento de la tasa de interés traerá "algo de dolor a los hogares y las empresas".

Un indicador al que apunta la proyección de Vanguard es el diferencial entre el bono del Tesoro a 10 años y la letra del Tesoro a 3 meses. En una economía fuerte, las tasas de interés a largo plazo son más altas que las tasas a corto plazo, como el diferencial del 1.64% entre los bonos del Tesoro en junio, muy por encima del promedio a largo plazo del 1.20%. Sin embargo, desde finales de junio, el diferencial cayó al 0.29% a principios de septiembre, un fuerte indicador de una posible recesión.