Mercados españoles abiertos en 6 hrs 58 min

Una coalición PSOE-Cs para la estabilidad: ¿deciden los bancos o los políticos?

Los inversores suelen ser hipersensibles a la política. El cambio en general implica menos seguridad y estabilidad a corto plazo y, por lo tanto, más volatilidad. Y si el giro es a la izquierda, al capital le gusta poco.

Los analistas del Banco Santander atribuyen un factor negativo muy importante a ciertos acontecimientos políticos en los últimos cuatro años. Siete de estos ocho factores ‘clave’ han hecho que, de media, el Ibex se encuentre un 2,2% por debajo de otros mercados europeos. Calculan que “el 70% de la caída relativa del mercado español -con un retroceso del 23% acumulado- se ha producido el mes previo” a eventos tales como las elecciones generales en diciembre de 2015 (cuando los nuevos partidos de Podemos y Ciudadanos fragmentaron a los votantes) o los acontecimientos en Cataluña de 2017.

Con las elecciones generales ya resueltas, queda ver hacia hacia dónde se inclina el nuevo Gobierno del PSOE para lograr cierta estabilidad. En particular, las entidades bancarias y el Ibex 35 (^IBEX) están atentas a qué partido va a terminar formando una coalición con los socialistas. Eso si no gobierna en solitario. Y a pesar de que es muy probable que Pedro Sánchez pacte con Unidas Podemos, estas entidades poderosas sugieren que lo mejor para la economía del país sería una coalición con Ciudadanos.

Foto: Burak Akbulut/Anadolu Agency/Getty Images

Con Podemos, Sánchez estaría conformando un Gobierno de izquierdas que no sería del agrado de varias empresas, bancos y otros organismos. Link Securities, una sociedad de inversión independiente, ha resaltado que la influencia de Podemos tendría un impacto negativo para el mercado, afirmando que el partido “recoge en sus programas medidas que no son precisamente ‘amigables’ con las empresas, con sectores como el de la banca, el automóvil o las inmobiliarias patrimonialistas, que pueden ver modificados sus marcos regulatorios”.

Efectivamente, el enfoque de Podemos nunca ha sido de hacerle favores a estos sectores. No es de extrañar, entonces, que la preferencia para los inversores sea un pacto entre el PSOE con un partido menos ‘populista’. Así que entidades tales como Santander, UBS y Goldman Sachs, entre muchos otros, no han perdido ni un instante en abogar públicamente por un pacto entre el PSOE y Ciudadanos y en insistirle al partido naranja que tome la responsabilidad y ayude a formar un Gobierno más moderado.

Sin embargo, Albert Rivera, líder de Ciudadanos, no parece estar dispuesto a asumir ese pacto. Una propuesta de coalición ya se hizo en el 2016 y fue enterrada rotundamente por Podemos, con un 88,23% de su base votando en contra del pacto. Aunque en el caso actual, Ciudadanos ya ha descartado esa posibilidad. Con el cierre de las recientes elecciones generales, la cúpula del partido ha vetado este movimiento. Rivera se niega a ceder ante la presión, desafiando incluso a los sectores económicos a que ellos mismos “se presenten a las elecciones”. No se niega a dialogar con el Gobierno, pero ya se ha autopostulado como líder de la oposición, aunque el PP haya obtenido más votos a pesar de su debacle.

Aun así, los organismos financieros no tirarán la toalla. Con las elecciones municipales, autonómicas y europeas del próximo mes, no creen que el PSOE mueva ficha para llevar a cabo ningún pacto hasta junio. A esto se le suma la situación fragmentada del Parlamento. Independientemente de la decisión final de Sánchez, cabe destacar que, aun en los peores casos de los años más recientes, la economía española ha resistido bastante bien los cambios políticos.

El día posterior a las elecciones, el Ibex 35 ha terminado subiendo un 0,12%, hasta los 9.515 puntos, y varios organismos que se verían amenazados por una coalición entre el PSOE y Podemos (léase Bankia, el BBVA, CaixaBank, Sabadell, Santander y Bankinter) han experimentado alzas.

En gran parte, las reformas postcrisis y el hecho de que la ‘agenda europea’ no haya figurado prominentemente en las elecciones han mermado el impacto negativo que podría tener la incertidumbre de las elecciones. Es posible que los pronósticos tan negativos de los sectores económicos sean un poco hiperbólicos. Habrá que ver cómo pinta la cosa en junio.

Laotracaradelamoneda

IDNet Noticias