Mercados españoles cerrados
  • IBEX 35

    8.230,70
    -141,70 (-1,69%)
     
  • Euro Stoxx 50

    3.599,55
    -41,82 (-1,15%)
     
  • Dólar/Euro

    1,2085
    -0,0071 (-0,58%)
     
  • Petróleo Brent

    54,82
    -1,60 (-2,84%)
     
  • Oro

    1.827,70
    -23,70 (-1,28%)
     
  • BTC-EUR

    29.918,21
    -1.222,69 (-3,93%)
     
  • CMC Crypto 200

    692,39
    -42,75 (-5,82%)
     
  • DAX

    13.787,73
    -200,97 (-1,44%)
     
  • FTSE 100

    6.735,71
    -66,25 (-0,97%)
     
  • S&P 500

    3.768,25
    -27,29 (-0,72%)
     
  • Dow Jones

    30.814,26
    -177,26 (-0,57%)
     
  • Nasdaq

    12.998,50
    -114,14 (-0,87%)
     
  • Petróleo WTI

    52,04
    -1,53 (-2,86%)
     
  • EUR/GBP

    0,8887
    +0,0010 (+0,11%)
     
  • Plata

    24,83
    -0,97 (-3,77%)
     
  • NIKKEI 225

    28.519,18
    -179,08 (-0,62%)
     

Twitch vs YouTube: una guerra silenciosa que pagan los usuarios

Carlos Martinez
Foto: AFP Relax News
Foto: AFP Relax News

Si tuvieras que nombrar un servicio de contenidos de vídeo en internet probablemente dirías el que es el rey en las redes. No es otro que YouTube, una plataforma con solera que forma parte del día a día de millones de personas de todo el mundo (ya sean creadores de contenidos o devoradores del mismo), y al que últimamente le ha salido un competidor que comienza a hacer más daño del que muchos podrían esperar.

El servicio de los 1.000 millones de dólares

Hablamos de Twitch, una plataforma que nació para ser el servicio de streaming de videojuegos idóneo para jugadores, donde poder retransmitir partidas en directo y compartir con todo el mundo hazañas virtuales ante un público atraído principalmente por el videojuego mostrado. Twitch comenzó a crecer con velocidad, se coló en torneos oficiales de gran calibre y sirvió incluso para retransmitir congresos en los que la única misión era batir récords del mundo de juegos completados en el menor tiempo posible.

La comunidad crecía, y el interés por el servicio también. Y entonces llegó Amazon. El gigante de las compras decidió soltar nada menos que 1.000 millones de dólares para adquirir los derechos de compra que la famosa plataforma de videojuegos, operación que se completó satisfactoriamente, y que a día de hoy queda reflejada a modo de paquete Premium dentro de Amazon Prime (los subscriptores de Amazon Prime cuentan con las ventajas premium de Twitch).

El dinero llama al dinero

Logan Paul muestra su nueva casa en YouTube.
Logan Paul muestra su nueva casa en YouTube.

YouTube mientras tanto sigue a lo suyo, y los usuarios con mayores audiencias se han convertido en estrellas mediáticas que mueven contratos publicitaros con cifras enormes. El ritmo al que crece YouTube es imparable, pero dentro de la comunidad se vive una doctrina regida por el famoso algoritmo del servicio. La meta de todo usuario no es otra que acabar en la llamada sección de tendencias, un apartado que podemos encontrar en la aplicación oficial y en la web y desde la que los usuarios pueden ver los vídeos más destacados del momento. Si logras colar uno de tus vídeos en tendencias, digamos que has hecho el agosto, ya que las visitas se multiplicarán y, por tanto, también el dinero recibido por publicidad.

Llegar a la selección de vídeo más vistos es una pesadilla, y la manera en la que YouTube los selecciona está generando ciertas críticas en el sector e incomodidad entre los creadores de contenidos. Los temas más demandados están relacionados con la violencia, falsas actuaciones, conductas no demasiado cívicas y un sinfín de peculiaridades con el único fin de llamar la atención. Dejando a un lado si los contenidos publicados son verdaderamente interesantes o no, lo llamativo del asunto es que Twitch está intentando llevarse a su terreno a grandes estrellas de YouTube aprovechando esta brecha, y la manera rápida y efectiva de conseguirlo es ofreciendo más dinero.

La ecuación es bastante simple: si te vienes, te vamos a pagar más. Y funciona. Muchos youtubers está replicando sus vídeos en ambas plataformas, y aseguran estar ganando más dinero en Twitch que en el servicio de Google. El caso más sondo es sin duda el de PewDewPie, un youtuber con 65 millones de subscriptores que, aunque no ha cortado relaciones con el servicio (obviamente sigue ganando dinero ahí), no ha tenido ningún reparo en ser “infiel” a la marca y crear un canal alternativo en la plataforma rival donde retransmitir sus partidas.

Mientras YouTube está controlando en exceso los anunciantes, Twitch ofrece vías extra de ingresos como la posibilidad de recibir dinero por medio de suscriptores, algo que, además, refuerza la relación entre el canal y sus seguidores. Así que la propuesta está llamando la atención de muchos usuarios, especialmente de aquellos con canales no demasiado grandes, un tipo de usuario que se ha visto duramente afectado por los cambios de política de YouTube -cada vez más estrictos y que no cuidan al usuario nobel.

Que comiencen los juegos del hambre

REUTERS/Dado Ruvic/Illustration/File Photo
REUTERS/Dado Ruvic/Illustration/File Photo

Esta situación ha creado un ambiente tenso entre ambos servicios, que sólo buscan llevarse la mejor parte del pastel, evidentemente. Twitch está consiguiendo atraer el interés de muchos usuarios ya consolidados en el servicio de Google, y como YouTube no puede reprocharle nada, las medidas que toman afectan directamente al usuario. Así, por ejemplo, están penalizando a aquellos usuarios que estén subiendo contenidos duplicados a ambas redes, e incluso están suspendiendo cuentas a aquellos usuarios que estén promocionando su canal de Twitch en YouTube. Queda claro que la compañía está muy molesta con las prácticas que se están dando últimamente entre sus usuarios, y está decidida a ponerle freno cueste lo que cueste.

Un caso bastante llamativo fue el recientemente ocurrido con la famosa pelea de youtubers, Logan Paul y KSI. Estas dos estrellas virtuales se citaron en un combate de boxeo para poner fin a sus diferencias, invitando a todos los usuarios a seguir en directo la pelea a través de una retransmisión en directo por YouTube. El streaming era de pago, claro, y los usuarios interesados tenían que pagar unos 10 dólares para acceder al contenido. ¿Qué ocurrió? Pues que hubo gente que decidió retransmitir una copia de la señal de YouTube directamente en Twitch, y esta decidió misteriosamente no bloquear ninguna de las retransmisiones que se emitían.

YouTube evidentemente quedó completamente molesto con la pasividad de Twitch en este caso, especialmente sabiendo que las cifras de espectadores fueron increíblemente superiores en Twitch, en lugar de la retransmisión oficial de YouTube. Duro golpe para los de Google.

¿Y qué ofrece Twitch como servicio respecto a YouTube?

Twitch se ha caracterizado desde un principio por ser un servicio que ofrece retransmisiones en directo, ya sean desde consola, desde un PC o retransmitiendo desde el móvil. El servicio ha evolucionado tanto desde que han conseguido captar usuarios de Youtube que han ido apareciendo canales muy diferentes a los tradicionales (los canales eran básicamente los juegos a los que se estaba jugando en ese momento), y actualmente podemos encontrar algunos como IRL (In Real Life) o Talk Shows.

En el primero de ellos, los usuarios retransmiten su día a día en casa, el trabajo o el tiempo libre, algo que ya se pudo ver en YouTube hace mucho tiempo, con la diferencia de que en Twitch no son publicaciones programadas, sino vídeo en directo. Aunque YouTube también ofrece retransmisiones en directo desde hace tiempo, Twitch ha sabido hacerse con el protagonismo en este tipo de emisiones. Las retransmisiones pueden ser catalogadas como:

  • Juegos: Es la manera predeterminada en la que Twitch cataloga y separa las millones de retransmisiones que se hacen al día. Cada juego emitido crea una categoría, y si en ningún momento se trata de un juego, se introducen en las de IRL (En la vida real), Talk Shows, Poker, etc.

  • Comunidades: Aquí se ordenan las retransmisiones por diferentes categorías, como pueden ser países, gustos por un juego u orientación sexual entre otras categorías.

  • Comunidades creativas: Una de las zonas más interesantes, ya que se puede encontrar a usuarios mostrando sus habilidades con el pincel, realizando suculentas recetas en la cocina o enseñando cómo hacerte tu propio atuendo de Cosplay.

  • Canales: Son los perfiles de usuarios propiamente dicho. Podremos encontrar los usuarios con mayor repercusión de un simple vistazo, y alucinar en cómo son capaces de reunir a miles de espectadores en una simple retransmisión.

El futuro del streaming

Fuente de la imagen:  <span class="asset-item-link"><span class="asset-item-author">Engadget.</span></span>
Fuente de la imagen: Engadget.

El panorama en el mundo audiovisual en internet está bastante claro. Los usuarios están encantados de consumir contenidos, pero los servicios no son nada si no hay usuarios que estén dispuestos a crearlos. El problema está cuando la creación está ligada al dinero que esta genere, y la mayoría de usuarios se venden al mejor postor. Aún llegando mucho más tarde, Twitch está sabiendo jugar muy bien sus cartas, y aunque YouTube cuenta con el respaldo de Google (y todo en lo que a posicionamiento y repercusión conlleva), al final las tendencias en las comunidades es lo que determina el éxito de un servicio, y poco a poco Twitch está consiguiendo crecer su valor entre el público. ¿Conseguirá lo que se propone?