Mercados españoles abiertos en 4 hrs 36 min
  • S&P 500

    3.585,62
    -54,85 (-1,51%)
     
  • Nasdaq

    10.575,62
    -161,88 (-1,51%)
     
  • NIKKEI 225

    26.136,54
    +199,33 (+0,77%)
     
  • Dólar/Euro

    0,9820
    +0,0019 (+0,20%)
     
  • Petróleo Brent

    87,97
    +0,01 (+0,01%)
     
  • BTC-EUR

    19.531,44
    -285,70 (-1,44%)
     
  • CMC Crypto 200

    436,56
    -6,87 (-1,55%)
     
  • Oro

    1.676,10
    +4,10 (+0,25%)
     
  • HANG SENG

    17.151,97
    -70,86 (-0,41%)
     
  • Petróleo WTI

    81,79
    +2,30 (+2,89%)
     
  • EUR/GBP

    0,8817
    +0,0036 (+0,41%)
     
  • Plata

    19,25
    +0,21 (+1,08%)
     
  • IBEX 35

    7.366,80
    +66,70 (+0,91%)
     
  • FTSE 100

    6.893,81
    +12,22 (+0,18%)
     

Tom Holland y Jonah Hill rompen tabúes y los aplaudo

·4 min de lectura

Aunque el éxito de las estrellas de Hollywood pueda parecer plenamente positivo, ni la fama ni los sueldos millonarios libran a actores y actrices de sufrir problemas serios a causa de su extrema exposición. El interés masivo de verlos actuar en películas o series de éxito, la repercusión que obtienen en redes sociales o el estar siempre en el foco mediático ofreciendo declaraciones y entrevistas por cada trabajo, no es igual de llevadero para todos, y no hay más que ver las recientes decisiones que han tomado intérpretes como Tom Holland o Jonah Hill para poder comprenderlo.

Tom Holland en la premiere de  Spider-Man: No Way Home en Los Angeles, California, (Foto: REUTERS/Mario Anzuoni)
Tom Holland en la premiere de Spider-Man: No Way Home en Los Angeles, California, (Foto: REUTERS/Mario Anzuoni)

Comenzando con el protagonista de Spider-Man, recientemente ha señalado que se siente abrumado por todo lo que rodea a plataformas como Instagram o Twitter, donde la atención de sus seguidores ha terminado por afectar a su salud mental. Esto le ha conducido a decidir abandonar ambas plataformas para tratar de desconectar y encontrar un poco de paz consigo mismo, como bien señaló en un vídeo explicativo que subió a sus redes antes de abandonar las mismas.

Creo que Instagram y Twitter son sobreestimulantes, abrumadoras. Me quedo atrapado y entro en bucle cuando leo cosas sobre mí en línea y, en última instancia, es muy perjudicial para mi salud mental. Así que decidí dar un paso atrás y eliminar la aplicación", relató Holland en su publicación.

Pero no es solo una cuestión de redes sociales, puesto que la atención masiva a la que le ha conducido Marvel y Spider-Man también le han hecho sentir que debe tomarse un descanso de la interpretación. Así lo contó a principios de año en una entrevista con CinePop, cuando después del éxito imparable de Spider-Man: No Way Home y los buenos resultados de Uncharted sintió que necesitaba un descanso de su saturada vida profesional. “Voy a grabar una serie para Apple, por lo que estoy muy contento. Pero puedo decir con seguridad que después de que termine ese rodaje me tomaré un descanso”, afirmaba.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un post de Instagram no disponible por tus preferencias de privacidad

Creo que este caso refleja a la perfección lo poco que valoramos que detrás de toda personalidad mediática hay una persona real, alguien a quien la admiración extrema, los comentarios negativos o el tacto poco humano puede llegar a generarle una situación complicada. Pero si no con este ejemplo no quedara claro, es mucho más notorio con lo que acaba de exponer Jonah Hill, quien ha tomado la misma decisión drástica que Holland de eliminarse sus redes sociales. Aunque sus palabras llegan a ser incluso más preocupantes, puesto que admite que el sufrimiento al que le ha llevado la exposición mediática lleva repitiéndose durante casi 20 años y se ha traducido en constantes ataques de ansiedad.

“He llegado a la conclusión de que he pasado casi 20 años experimentando ataques de ansiedad, que se ven exacerbados por las apariciones en los medios y los eventos públicos”, escribió el actor en un comunicado a Deadline. Estas palabras son aún más duras de leer valorando que son la respuesta de Hill a la nula promoción que está dando a Stutz, su próximo documental que girará en torno a la salud mental y del que no se siente capaz de hablar. Declara sentirse “agradecido” por la oportunidad que se le ha dado de compartir esta película con otras personas que también están “luchando”, pero prefiere dar un “paso importarte para protegerse” y evitar exponerse más, tanto con este documental como con próximos proyectos.

Jonah Hill en la premiere de No mires arriba de Netflix en Nueva York (Foto: Taylor Hill/FilmMagic/Getty Images)
Jonah Hill en la premiere de No mires arriba de Netflix en Nueva York (Foto: Taylor Hill/FilmMagic/Getty Images)

Además, en el caso del actor de Infiltrados en la Universidad, más allá de lo que puedan afectarle las intervenciones promocionales, creo que en los últimos años ha sido notorio que estar en el ojo público mientras se enfrentaba a ganancias y pérdidas de peso ha generado un no parar de comentarios sobre su cuerpo. Y ya sean positivos o negativos, el estar todo el tiempo viendo que gente que desconoces comenta tan libremente sobre tus hábitos de vida y sobre lo que creen es mejor o peor para ti, puede generar preocupaciones que afecten seriamente a la salud mental. De hecho, el año pasado, Hill ya se pronunció al respecto en sus redes sociales. “Bueno o malo, quiero hacerles saber cortésmente que no es útil y no se siente bien”, escribió en su Instagram pidiendo a sus seguidores no hacer comentarios sobre su cuerpo.

Desde luego, es inusual que estrellas de este calibre se abran de semejante manera acerca de sus problemas. Pero, poner de manifiesto estas situaciones y recriminar los comportamientos problemáticos de los que los espectadores solemos pecar con personalidades mediáticas, es una decisión digna de aplaudir. Por mucho que pueda afectarles a sus carreras o incluso hacerles perder repercusión al no tener presencia digital, están mandando un mensaje importante de que hay que priorizar la salud mental por encima de cualquier cosa, ya sea fama, trabajo o dinero. Al final, por mucho éxito que puedas tener en tu vida profesional, si esta te está generando dificultades y conduciendo a problemas de ansiedad difícilmente vas a tener una vida plena y feliz. Y esa es una lección que todos deberíamos tener grabada a fuego.

Más historias que te pueden interesar: