Mercados españoles cerrados

Todo lo que publiques en redes sociales puede ser usado en tu contra en el terreno laboral

Jaime Quirós – ¿Quién no ha criticado a su jefe o a sus compañeros de trabajo tomando una caña con sus amigos? Seguramente si la conversación no trasciende de ese contexto no suponga ningún problema para el empleado. Pero cuidado si esos comentarios llegan o se hacen en internet. Todo queda registrado. Internet tiene una memoria casi infinita. Ni olvida, ni perdona.

Cualquier acción que se realice en una red social puede ser usada en contra en muchos ámbitos de vida. El laboral, uno de los más importantes, no iba a quedar fuera. Internet crea una imagen personal que vamos construyendo nosotros mismos según las publicaciones e interacciones que realizamos en las redes sociales.

[También de interés: Las redes sociales están acabando con las despedidas de soltero]

REUTERS/Jon Nazca

En el mundo digitalizado en el que vivimos tachamos de raro al que no tiene Facebook o no publica fotos en Instagram Pero con el cuidado que hay que tener con lo que posteamos, quizá su actitud es bastante inteligente y evita problemas. No dejan de salir a la luz casos de trabajadores que han sido despedidos por motivos vinculados a su actividad en las redes. Hablar mal de la empresa, publicar una foto inapropiada, insultar a tu jefe o revelar información confidencial son algunas de las causas.

El último despido conocido se debe a unos comentarios ofensivos que publicó un trabajador mallorquín en su Facebook. La situación se dio fuera del horario laboral, pero el trabajador tenía puesto en su perfil la empresa en la que trabajaba. Desde esta red detectaron una campaña que se estaba llevando a cabo por muchos ciudadanos para evitar que se comprara en las tiendas de la empresa debido a los comentarios racistas de dicho empleado.

El problema vino dado porque el trabajador tenía asociado su perfil a la empresa. La empresa no puede coartar la libertad, pero como empleado se deben cumplir unas normas impuestas en el Estatuto de los Trabajadores. En una de sus normas impide a los empleados lleven a cabo actuaciones que perjudiquen a la empresa, ya sea de forma directa o indirecta.

No sólo ocurren infracciones de este tipo. En EEUU echaron a una mujer tras su primer día en una guardería por subir un video a Facebook en el que afirmaba odiar estar rodeada de niños. Un empleado de la Casa Blanca fue despedido por publicar información confidencial. O el llamativo caso de un funcionario de Bolivia por cometer una falta de ortografía en un tweet.

El uso de las redes sociales está a la orden del día y puede ofrecernos muchas ventajas, como estar informados, seguir a personajes famosos que nos interesan o interactuar con nuestros amigos. Pero hay situaciones en las que es mejor tirar del método tradicional por excelencia: el bar. Quedar en ese “refugio de la confidencialidad” con tus mejores amigos para contarles lo poco que soportas a ese compañero nuevo o hacer bromas sobre temas delicados que están a la orden del día. ¡Eso sí es tranquilidad laboral!

Laotracaradelamoneda

IDNet Noticias