Mercados españoles cerrados
  • IBEX 35

    8.400,40
    +20,40 (+0,24%)
     
  • Euro Stoxx 50

    3.776,81
    +19,76 (+0,53%)
     
  • Dólar/Euro

    1,0266
    -0,0059 (-0,57%)
     
  • Petróleo Brent

    97,99
    -1,61 (-1,62%)
     
  • Oro

    1.817,40
    +10,20 (+0,56%)
     
  • BTC-EUR

    23.428,84
    -321,03 (-1,35%)
     
  • CMC Crypto 200

    571,62
    +0,34 (+0,06%)
     
  • DAX

    13.795,85
    +101,34 (+0,74%)
     
  • FTSE 100

    7.500,89
    +34,98 (+0,47%)
     
  • S&P 500

    4.264,05
    +56,78 (+1,35%)
     
  • Dow Jones

    33.672,41
    +335,74 (+1,01%)
     
  • Nasdaq

    12.992,21
    +212,29 (+1,66%)
     
  • Petróleo WTI

    91,97
    -2,37 (-2,51%)
     
  • EUR/GBP

    0,8453
    -0,0005 (-0,06%)
     
  • Plata

    20,75
    +0,40 (+1,97%)
     
  • NIKKEI 225

    28.546,98
    +727,65 (+2,62%)
     

La tendencia que combate el cambio climático: ‘shop your closet’

  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
·6 min de lectura
En este artículo:
  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.

(Bloomberg) — Una forma pequeña, sencilla y barata de prevenir futura contaminación climática es usar la ropa que ya tiene en su armario cerca del doble de veces de lo que normalmente la usa antes de tirarla.

Las personas que lo hacen podrían reducir el impacto de las emisiones relacionadas con el vestuario en un 44%, según un informe de 2017 de la Fundación Ellen MacArthur del que más tarde se hizo eco el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA). ¿La razón? Usar las cosas que ya tiene probablemente significa que comprará menos en el futuro, evitando así las emisiones de gases de efecto invernadero generadas durante la producción de nuevos artículos.

Si es de las personas que usan la ropa hasta que se rompe, este ecológico consejo no es para usted. Pero las vertiginosas ventas de ropa sugieren que muchas personas en todo el mundo están comprando más de lo que solían hacerlo hace solo un par de décadas, y también están comprando más de lo que realmente pueden usar.

“Por la forma en que crecían las ventas, la gente estaba empezando a tener cada vez más ropa”, dijo Laura Balmond, líder de la Iniciativa de Moda de la Fundación Ellen MacArthur. Las cifras son innegables: “No sería físicamente posible desgastar tanto la ropa como antes porque la gente tiene muchas prendas en sus armarios”.

No es ningún secreto que la industria de la moda tiene un problema de contaminación. Las grandes marcas de vestuario dan cuenta de entre un 2% y un 8% de las emisiones globales de carbono, según el PNUMA. De acuerdo con las estimaciones de la Fundación Ellen MacArthur, en su rumbo actual, la industria podría utilizar más del 26% del presupuesto de carbono restante si queremos limitar el calentamiento global a 2 °C para 2050.

La producción masiva de poliéster, que se deriva de combustibles fósiles, también contribuye a la liberación de microfibras plásticas al océano y a la acumulación de desechos en los vertederos. Menos del 1% de la ropa recolectada para reciclar en todo el mundo se convierte efectivamente en artículos nuevos.

Una idea que está cobrando fuerza entre las compañías de vestuario es la llamada circularidad, un amplio término que se refiere a la reutilización, reventa y reciclaje de textiles para prolongar su vida útil. Como respuesta, han surgido o se han expandido nuevos modelos de negocio.

Con la locura de la moda rápida y las redes sociales, surge “una especie de deseo de novedad”, dijo Balmond. Dado que las empresas anuncian cada vez más objetivos y programas estratégicos en nombre de la circularidad, puede ser difícil para los clientes distinguir el impacto del “greenwashing”. Pero cambiar las perspectivas de los clientes podría abrir la puerta a empresas más en línea con objetivos claros de circularidad. El desafío es, señaló, “que podamos cambiar la mentalidad de que un producto sea completamente nuevo a que sea nuevo para usted”.

El auge de la ropa usada y alquilada

El cambio ya está en marcha. Después de organizar eventos de reciclaje de ropa para que los clientes llevaran sus viejas chaquetas, calzas y otras prendas para repararlas o intercambiarlas, Patagonia lanzó un mercado en línea con el mismo nombre en 2017 para expandir el programa. Al año siguiente, North Face puso a prueba un programa similar llamado Renewed para revender sus prendas usadas. También existen mercados virtuales de terceros para vender ropa de segunda mano, como Sellpy, Depop, The RealReal y ThredUp.

El mercado de segunda mano creció de alrededor de US$11.000 millones en 2012 a US$35.000 millones en 2021, según el informe de reventa de ThredUp para 2022, y se proyecta que aumentará drásticamente a US$82.000 millones para 2026.

Luego están los alquileres de ropa, por ejemplo, Rent the Runway, un sitio en línea lanzado en 2009 para que las personas alquilen ropa. El negocio se ha expandido permanentemente en los años posteriores, agregando accesorios y artículos de talla grande a los alquileres, seguidos de tiendas físicas y suscripciones mensuales. En octubre del año pasado, la empresa salió a bolsa. Si bien las ventas aumentaron este año, Rent the Runway reportó una pérdida neta de US$42,5 millones en el primer trimestre de 2022.

La circularidad solo nos ayudará hasta cierto punto a controlar las emisiones de gases de efecto invernadero. “Hablamos interminablemente sobre la circularidad”, dijo Veronica Bates Kassatly, analista de moda independiente. En su lugar, el enfoque debe estar en el gran volumen de artículos que se producen: “Tenemos demasiado y lo usamos muy pocas veces”, sostuvo.

La regla de oro de los ‘30 lavados’

Algunas investigaciones han indicado que las personas tiran prendas de vestir después de usarlas solo de siete a 10 veces. Pero, ¿cuál sería un número razonable de veces para usar una prenda? ¿60, 100, 200? ¿Debería haber una meta?

(VIDEO) 8 ideas ingeniosas para reciclar tu ropa usada

“Es difícil dar una cifra”, dijo Jin Su, profesora asociada del Departamento de Estudios de Consumidores, Indumentaria y Venta Minorista de la Universidad de Carolina del Norte Greensboro. La experta agregó que esa meta tendría que variar según el tipo de ropa y tela.

Quizás lo más parecido a este número es una nueva métrica de durabilidad para los jeans. Dirigida por la Fundación Ellen MacArthur, una coalición de expertos académicos, marcas, minoristas, fabricantes y otros desarrollaron pautas para los jeans y decidieron que estos deberían poder resistir un mínimo de 30 lavados en casa sin perder su alta calidad. Eso significa que alguien tendría que usarlos más de 30 veces para aprovecharlos al máximo.

La forma en que lava su ropa también es importante desde una perspectiva climática. Si bien la mayor parte de las emisiones vinculadas a la indumentaria proviene de la producción textil (41%), la segunda fuente más importante es el consumo, que se reduce en gran medida a la energía asociada con el lavado y el secado. Para minimizar esta huella, lave con agua más fría y seque sus artículos al aire libre, recomiendan los expertos.

No tener que lavar tanto la ropa también ayuda. La lana es generalmente más cara que la ropa a base de plástico, pero es buena para eliminar la humedad y es muy duradera, según la Fundación Ellen MacArthur. Para mostrar las facultades de la lana, el fundador de Wool&Prince, Mac Bishop, usó una camisa de lana durante 100 días sin lavarla. Ese desafío se volvió viral y ayudó a lanzar la línea de ropa de Bishop; más tarde fundó una empresa paralela de ropa de mujer llamada Wool&.

Ahora, ambas empresas recompensan a los clientes que usan una prenda de su ropa durante 100 días seguidos con un descuento en su próxima compra. Más de 4.000 personas han completado el desafío, según Rebecca Eby, gerente de experiencia del cliente y comunidades de Wool&.

“Comencé como una clienta que hacía el desafío, y cambió mi vida”, dijo Eby. Agregó que ahora usa casi exclusivamente fibras naturales y lava mucho menos ropa. Ha escuchado de muchos clientes que tal vez comenzaron el desafío de obtener el descuento para comprar más y terminaron cambiando sus hábitos en el proceso.

Al promover un estilo de vida de vestir y necesitar menos, Wool& inevitablemente limita su alcance como empresa. Es algo con lo que toda la industria de la moda a la larga tendrá que luchar, y Eby reconoció la incomodidad.

“Definitivamente es algo con lo que tenemos que luchar un poco”, dijo.

Nota Original:

How Shopping Your Closet Helps Fight Climate Change

More stories like this are available on bloomberg.com

©2022 Bloomberg L.P.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Lo que no sabías (y deberías conocer) sobre la producción de alimentos

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente