Mercados españoles abiertos en 3 hrs 41 min
  • S&P 500

    3.849,62
    -5,74 (-0,15%)
     
  • Nasdaq

    13.626,06
    -9,93 (-0,07%)
     
  • NIKKEI 225

    28.612,46
    +66,28 (+0,23%)
     
  • Dólar/Euro

    1,2158
    -0,0010 (-0,09%)
     
  • Petróleo Brent

    56,15
    +0,24 (+0,43%)
     
  • BTC-EUR

    26.023,93
    -734,54 (-2,75%)
     
  • CMC Crypto 200

    637,16
    -10,16 (-1,57%)
     
  • Oro

    1.843,90
    -7,00 (-0,38%)
     
  • HANG SENG

    29.454,02
    +62,76 (+0,21%)
     
  • Petróleo WTI

    52,87
    +0,26 (+0,49%)
     
  • EUR/GBP

    0,8854
    +0,0002 (+0,02%)
     
  • Plata

    25,35
    -0,19 (-0,74%)
     
  • IBEX 35

    7.964,90
    +67,60 (+0,86%)
     
  • FTSE 100

    6.654,01
    +15,16 (+0,23%)
     

Un restaurante exige pagar 50 dólares por una prueba de COVID-19 antes de entrar

Ivette Leyva
·3 min de lectura
Fundador y CEO de City Winery, Michael Dorf,  en 2019 en New York City/Getty
Fundador y CEO de City Winery, Michael Dorf, en 2019 en New York City/Getty

Un restaurante de la ciudad de Nueva York ha tomado una iniciativa que pronto podría convertirse en tendencia en muchos otros: exigirá que los clientes realicen una prueba rápida de COVID-19 en la puerta antes de que permitirles entrar.

De acuerdo con un reporte de Yahoo! Finance, City Winery lanzará la “prueba a la mesa” dos días a la semana, martes y miércoles, a partir de esta semana y durante el resto del año. Los clientes pagarán por adelantado 50 dólares por persona por la prueba al hacer una reserva en el sitio web Resy.com.

“Hasta que una vacuna esté en los brazos de la gente, y no creemos que sea hasta el verano del próximo año, ¿qué vamos a hacer para que la gente esté dispuesta a entrar a cenar?" dijo a Yahoo Finance Live el fundador y director ejecutivo de City Winery, Michael Dorf. “Consideramos que hemos creado una burbuja de un poco más de seguridad”.

El restaurante es muy conocido en la ciudad por ofrecer conciertos íntimos, seminarios gastronómicos y enológicos y eventos privados. Tiene capacidad para más de 300 personas y espacio para comer al aire libre. También ha implementado previamente “burbujas” cubriendo mesas con un “cúpula” de plástico.

Esperando los resultados con champagne

Una enfermera certificada administrará la prueba con el hisopo nasal en la puerta y los clientes recibirán una copa de champán de cortesía para beber mientras esperan los resultados de 10 a 15 minutos.

Si el resultado es negativo, el cliente podrá entrar, pero aún debe seguir los protocolos estándar, como el distanciamiento social y el uso de máscaras. Si la prueba es positiva, se le ofrecerá una prueba de PCR que se enviará a un laboratorio, pero no se le permitirá entrar al lugar.

"Es la forma más segura que podemos ver creando una experiencia de hospitalidad en Nueva York en este momento", argumentó Dorf. “Realmente desearía que las pruebas fueran más baratas. Ojalá fueran pagadas por el estado o la ciudad. Creo que nuestras compañías de seguros deberían pagarlas, ya que continúan sin pagar ningún seguro de interrupción del negocio y mantienen todas nuestras primas de responsabilidad completa, aunque tenemos muy poco riesgo porque la mitad de nuestras ubicaciones están cerradas", agregó.

Dorf comentó que teme que el gobernador Andrew Cuomo pueda cerrar todos los restaurantes en Nueva York la próxima semana si la tasa de infección en el estado continúa aumentando.

“Nuestra compañía tenía 1,400 personas a nivel nacional antes de la pandemia, ahora estamos con 450”, precisó. "Estamos haciendo todo lo posible para mantenernos abiertos y mantener a nuestro personal empleado".

City Winery también tiene ubicaciones en Hudson Valley, Atlanta, Chicago, Nashville, Filadelfia y Washington DC. En el restaurante de Manhattan, donde se aplica el plan piloto, se podrá comer en el lugar sin someterse al test de jueves a lunes.

Restaurantes tratando de sobrevir al covid

El sector de los restaurantes ha sido uno de los más impactados por la pandemia. Golpeado por cierres completos tras la cuarentena obligatoria de la primavera, los que han logrado sobrevivir han tenido que apelar a la creatividad: ya sea regalando productos de primera necesidad escasos -como rollos de papel higiénico-, ofreciendo comestibles y comidas familiares preparadas para llevar, redoblando los servicios de entrega de comida a domicilio, u ofreciendo otros beneficios, como bebidas gratuitas.

Además, han debido redoblar esfuerzos de limpieza y desinfección, exigir el uso obligatorio de máscaras y algunos toman la temperatura a los clientes antes de permitirles acceder a sus instalaciones.

También te puede interesar:

VIDEO | Caos en el aeropuerto de Shanghái tras detectar varios positivos por coronavirus