Mercados españoles abiertos en 4 hrs 11 min
  • S&P 500

    4.395,64
    +41,45 (+0,95%)
     
  • Nasdaq

    14.896,85
    +150,45 (+1,02%)
     
  • NIKKEI 225

    29.639,40
    -200,31 (-0,67%)
     
  • Dólar/Euro

    1,1705
    +0,0010 (+0,08%)
     
  • Petróleo Brent

    76,34
    +0,15 (+0,20%)
     
  • BTC-EUR

    37.375,55
    +1.148,38 (+3,17%)
     
  • CMC Crypto 200

    1.098,27
    +57,79 (+5,55%)
     
  • Oro

    1.761,40
    -17,40 (-0,98%)
     
  • HANG SENG

    24.589,72
    +368,18 (+1,52%)
     
  • Petróleo WTI

    72,33
    +0,10 (+0,14%)
     
  • EUR/GBP

    0,8584
    +0,0002 (+0,02%)
     
  • Plata

    22,50
    -0,41 (-1,78%)
     
  • IBEX 35

    8.808,40
    +52,40 (+0,60%)
     
  • FTSE 100

    7.083,37
    +102,39 (+1,47%)
     

¿Recuerdas la guerra comercial entre China y EEUU?

·4 min de lectura

Justo cuando China y Estados Unidos parecía que iban a encontrar una solución a la Guerra Comercial con una reunión entre ambos líderes apareció el covid-19 y dejó este asunto lejos de los titulares. Pero este conflicto económico está lejos de resolverse, según Javier E. David en Yahoo Finance.

“En el apogeo de la guerra comercial del ex presidente Donald Trump con China en 2019, escribí sobre las controversias que estaban convirtiendo los focos de tensión entre China y Estados Unidos en una lucha trascendental por el dominio geopolítico. En resumen, hubo una creciente conciencia de que la visión de túnel sobre las tarifas estaba oscureciendo los caminos en los que las dos economías más grandes del mundo se dirigían hacia una colisión frontal en lugar de la colaboración”, comenta David.

Avance rápido hasta el día de hoy, y la situación es posiblemente más sombría de lo que era hace apenas dos años. Superpuesto a la narrativa más amplia de COVID-19, un revanchista Beijing está jugando una ofensiva agresiva en múltiples tribunales y agitando los mercados en el proceso.

Durante meses, China ha apuntado a las industrias privadas, promoviendo políticas que están sacudiendo la confianza de los inversores y no muestran ninguna inclinación a resolver los problemas pendientes con los EE. UU.

El viernes, un mercado de valores ya nervioso tomó un tramo más bajo después de que Bloomberg informara que la administración de Biden estaba sopesando una investigación sobre los subsidios chinos. Y el lunes, Alibaba y las existencias de vehículos eléctricos cayeron ante los informes de una posible intervención del gobierno en ambos sectores.

Y ni siquiera hemos arañado la superficie de una controversia que se está gestando sobre las medidas enérgicas de Beijing contra los juegos de manera que puedan repercutir en los deportes electrónicos.

“Realmente ni siquiera estamos en las etapas iniciales de la represión tecnológica”, dijo el fundador y CIO de Wolfpack Research, Dan David. "China está volviendo a una política de control total, y no quieren que la gente tenga el tipo de adicción a los juegos que tal vez tenemos aquí".

Ahí radica el problema, con analistas de Wall Street como Alan Ruskin de Deutsche Bank advirtiendo sobre la capacidad de China para hacer que un mercado "débil y nervioso" sea aún más volátil.

Si bien las acciones han recibido malas noticias sobre todo con calma, Ruskin advirtió que la ampliación de las divergencias entre las políticas entre Estados Unidos y China es una amenaza para el crecimiento global y la capacidad de las acciones para seguir desafiando la gravedad.

Según el analista, “Estados Unidos y China son las partes móviles más importantes en la ecuación de riesgo global, ya sean fuerzas estructurales cíclicas o de largo plazo a corto plazo. Estados Unidos está llegando a una etapa en la que se está convirtiendo en una fuerza menos positiva para el riesgo, mientras que China no muestra capacidad, deseo o voluntad de tomar la iniciativa".

El comodín en todo esto, por supuesto, es la variante Delta, que no muestra signos de desaceleración. Si bien la mayoría de los países se están adaptando lentamente a una pandemia que se está volviendo endémica, el enfoque de mano dura de "cero COVID" de China es una amenaza para el crecimiento y las cadenas de suministro que ya están interrumpidas hasta el punto de romperse por completo.

Combinado con los temores cada vez mayores de que la economía china se está desacelerando, se obtiene una infusión potencialmente tóxica que los inversores podrían verse obligados a tragar, más temprano que tarde.

“Mientras las vacunas continúen desplegándose y demuestren ser efectivas contra el COVID-19 y sus variantes durante el otoño, la incertidumbre pandémica desaparecerá de las preocupaciones del mercado y la volátil relación entre Estados Unidos y China volverá a ocupar un lugar central”, escribió Christopher Smart, Barings Investment Estratega global jefe del Instituto.

"Las consecuencias para el equilibrio geopolítico mundial siguen estando lejos de ser ciertas, pero al menos los mercados pueden esperar más dramatismo de las sanciones, los aranceles y la incertidumbre regulatoria", agregó.

El lunes, Goldman Sachs emitió un informe en el que exploraba si China todavía podía "invertir". Los analistas del banco finalmente llegaron a la opinión de que los eventos recientes son "en gran medida consistentes con el objetivo de lograr un crecimiento sostenible y socialmente responsable, lo que sugiere un daño limitado al crecimiento a largo plazo y las perspectivas de inversión de China", independientemente del impacto a corto plazo.

“Sin embargo, el hecho de que uno de los nombres más importantes de Wall Street esté haciendo la pregunta es bastante revelador. Las tácticas de mano dura de China están avisando a las empresas occidentales de que la lucrativa distensión empresarial de la que han disfrutado durante décadas puede estar en peligro”, finaliza David.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente