Mercados españoles abiertos en 53 mins
  • S&P 500

    3.963,51
    +29,59 (+0,75%)
     
  • Nasdaq

    11.082,00
    +123,45 (+1,13%)
     
  • NIKKEI 225

    27.901,01
    +326,58 (+1,18%)
     
  • Dólar/Euro

    1,0585
    +0,0026 (+0,24%)
     
  • Petróleo Brent

    76,67
    +0,52 (+0,68%)
     
  • BTC-EUR

    16.271,77
    +266,97 (+1,67%)
     
  • CMC Crypto 200

    405,96
    +11,27 (+2,86%)
     
  • Oro

    1.807,60
    +6,10 (+0,34%)
     
  • HANG SENG

    19.766,71
    +316,48 (+1,63%)
     
  • Petróleo WTI

    72,00
    +0,54 (+0,76%)
     
  • EUR/GBP

    0,8627
    +0,0002 (+0,02%)
     
  • Plata

    23,39
    +0,14 (+0,62%)
     
  • IBEX 35

    8.225,20
    -65,30 (-0,79%)
     
  • FTSE 100

    7.472,17
    -17,02 (-0,23%)
     

Cuando Puleva cambió el vino y el aguardiente por la leche para formar un imperio

Puleva: basta oír ese nombre para que a la mente nos vengan recuerdos de niños tomando vasos de leche rica en calcio o de mamás dando a sus bebés una papilla a ritmo de “le va, le va, le va”.

Si tú también asocias estas imágenes de la infancia con Puleva, seguro que te desconcierta un poco conocer los orígenes de la marca: no están ni remotamente relacionados con papillas, sino con un grupo de industriales granadinos del sector de las bebidas alcohólicas.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un contenido no disponible por tus preferencias de privacidad

En los años cincuenta del siglo pasado el mundo comenzó a tomar conciencia de la importancia de esterilizar la leche, que tradicionalmente se compraba a granel a vendedores callejeros o directamente en vaquerías. El Gobierno de España emitió un decreto en 1952 que obligaba a establecer una central lechera en todas las ciudades, garantizando su seguridad y evitando la práctica de muchos comerciantes de aguar la leche para obtener mayores beneficios.

Es aquí donde entra en escena la Unión Vinícola Industrial, un grupo de industriales de Granada que en 1910 se habían unido para coordinar el abastecimiento de vinos, alcoholes y aguardientes. Tras el decreto lácteo cambiaron su nombre a UNIASA (Unión Industrial y Agroganadera S.A.) y se hicieron con el régimen de Central Lechera para la ciudad de Granada.

La nueva actividad comenzó en 1958. El primer nombre que se barajó para la comercialización de leche fue Triunfo, pero finalmente ganó Puleca. Sí, has leído bien: PULECA es un acrónimo de “pura leche de cabra”, ya que por aquel entonces la leche de cabra era la que más se utilizaba en hostelería. Dicen que finalmente se optó por PULEVA (“pura leche de vaca”) porque sonaba mejor al oído. Como logotipo, eligieron una estrella de seis puntas que simbolizaba la Vía Láctea.

Vía Puleva
Vía Puleva

Huelga decir que la iniciativa fue todo un éxito: en solo una década, los productos de Puleva habían conquistado casi todo el territorio español y a día de hoy la marca es una de las 10 preferidas por los consumidores españoles. Aunque ya no es española, pues en 2010 pasó a pertenecer al grupo de origen francés Lactalis, Puleva sigue estando fuertemente asociada a Granada, donde su planta de producción genera más de 500 puestos de trabajo y donde todo el mundo la siente como su marca de leche de toda la vida.

Fábrica de Lactalis Puleva en Granada. Imagen vía Puleva.
Fábrica de Lactalis Puleva en Granada. Imagen vía Puleva.

VÍDEO | El negocio inesperado tras dar a luz: vender leche materna para culturistas