Mercados españoles cerrados

El problema de salud de Warren tiene una solución: Max Nisen

Max Nisen

(Bloomberg) -- No es fácil ser favorito.

La senadora Elizabeth Warren de Massachusetts, la principal aspirante presidencial demócrata, ha sido objeto de una creciente crítica por su respaldo a la propuesta "Medicare para todos" de su colega candidato Bernie Sanders y su poca disposición a explicar cómo pagaría el plan. Continuarán reprochándola mientras intentan evitar que avance aún más en la carrera.

Hay mucho que criticar: el plan de Sanders elevaría el gasto del gobierno en un estimado de US$30 billones en 10 años y casi seguramente requeriría un alza de impuestos para la clase media. Esto es algo que Warren es reacia a admitir en voz alta. La candidata ya comprometió apoyo para un impuesto a la riqueza, uno de los ejes centrales altamente ambiciosos y controvertidos de su campaña, que recaudará US$2,75 billones durante una década para otras iniciativas. Hablar de otro impuesto destinado a recaudar múltiplos de esa cantidad podría consolidar la imagen intervencionista que algunos tienen de ella y alejaría a algunos votantes.

Si bien esta situación parece ser inmanejable, el hecho es que el plan de Sanders no es la única ruta hacia la cobertura universal, solo que es particularmente costosa. Hay formas más asequibles de llegar a un lugar similar y una de estas otras opciones podría proporcionar una solución viable para Warren.

Actualmente, Estados Unidos paga la atención médica a través de una mezcla costosa y regresiva de contribuciones de los empleadores, primas y gastos del bolsillo de los pacientes. Medicare para Todos reemplazaría todos esos costos con un impuesto, lo que haría que el sistema de atención médica sea más sencillo y equitativo. Si el impuesto que lo financia es progresivo y un sistema de pagador único puede reducir los gastos de salud y brindar atención de calidad, muchos estadounidenses saldrían adelante. Sin embargo, asegurarse de que ninguna parte de la clase media pierda en esa transición, como Warren prometió el martes, será excepcionalmente difícil.

Financiar un plan de atención médica se vuelve mucho más fácil si le cuesta menos al gobierno. La propuesta de Sanders es mucho más generosa que los sistemas de salud de un solo pagador de otras naciones desarrolladas; estos países generalmente no eliminan los gastos de bolsillo ni cubren un conjunto de servicios tan amplio. Algunas modificaciones podrían ayudar mucho a reducir el gasto.

Incorporar algunos límites a la cobertura, excluir a los inmigrantes indocumentados y retener los gastos de bolsillo limitados reduce el costo de un plan de pagador único casi a la mitad, según el análisis de una variedad de propuestas diferentes publicadas el martes por el grupo de expertos de centroizquierda Urban Institute. El informe también sugiere que dicho plan, denominado Single-Payer Lite, también conduciría a un gasto general en salud significativamente menor en relación a algo parecido al plan Sanders, al tiempo que elimina las primas y cubre a todos los residentes documentados.

Es posible que Warren no adopte todas las medidas de reducción de costos incluidas en Single-Payer Lite, y mucho menos los mayores ahorros que resultarían de retener una función para primas o seguro privado. Pero existen beneficios claros al apartarse de lo que Sanders ha propuesto, y deberían estar sobre la mesa cuando finalmente defina su propia posición detallada respecto a la atención médica.

Cambiar su postura no será fácil políticamente y no vendrá sin contrapartidas. Pero si Warren va a ofrecer un plan que no afecte a la clase media como ella quiere, eso es prácticamente inevitable.

Nota Original:Warren’s $30 Trillion Health Problem Has a Solution: Max Nisen

Esta columna no necesariamente refleja la opinión de la junta editorial o de Bloomberg LP y sus dueños.

Para contactar al editor responsable de la traducción de esta nota: Carlos Manuel Rodriguez, carlosmr@bloomberg.net

Reportero en la nota original: Max Nisen en New York, mnisen@bloomberg.net

Editora responsable de la nota original: Beth Williams, bewilliams@bloomberg.net

For more articles like this, please visit us at bloomberg.com

©2019 Bloomberg L.P.