Mercados españoles cerrados

Por qué no deberías usar la manta y la almohada de los aviones

Piénsalo bien: un medio de transporte supone un coste fijo para la empresa que lo explota y lo que intenta es maximizar su rendimiento. Hablando en plata y aplicado a las líneas aéreas, se intenta que los aviones estén el máximo tiempo en el aire y el mínimo tiempo posible en tierra por una simple cuestión de amortizaciones y minimización de costes. Y te estarás preguntando… “¿y a mí, esto, qué me importa?” Pues debería importarte y mucho, porque afecta directamente a tu higiene, y por extensión, a tu salud.

Un reciente hilo publicado en Reddit por un auxiliar de vuelo ha despertado las alarmas. En él, este empleado anónimo de una aerolínea recomienda encarecidamente a los viajeros que ni les les ocurra aceptar las mantas y almohadas que la tripulación de cabina ofrece a los viajeros en los vuelos de larga duración. ¿El motivo? Una cuestión de higiene: este auxiliar de vuelo sostiene que concluido el viaje, tanto las mantas como las almohadas se vuelven a doblar y se ofrecen a los siguientes viajeros, y así de forma consecutiva hasta una ‘limpieza’ profunda que las líneas aéreas pueden llevar a cabo pasadas varias semanas.

Las almohadas y las mantas de un avión son dos de los objetos más utilizados por los pasajeros. Foto: Getty Images.

Haz unos números rápidos y verás que los aviones no paran de transportar pasajeros de un lado de otro del globo y con ellos viajan todo tipo de enfermedades; vamos, que es muy posible que hayas reposado tu cara en una almohada con las babas de decenas de pasajeros de los vuelos anteriores.

Por si el asunto de la higiene de los aviones no tuviera poca controversia, esta semana hemos sabido que British Airways ha llevado a cabo una prueba de “no limpieza” en una de sus líneas más ocupadas: el operador ha ensayado con no limpiar en absoluto a lo largo del día la ruta Londres-Dublín (LHR-DUB) intentando así maximizar la puntualidad. En este proyecto horroroso se contemplaría, además, que si algún viajero se quejara por la falta de limpieza, se le indicara que el avión no se ha limpiado por ser más puntuales…

Si ya te hemos convencido sobre la no conveniencia de usar las almohadas en los viajes, en realidad, este accesorio es solo la punta del iceberg en lo que toca a la higiene en este medio de transporte: las bandejas delanteras son en realidad, el punto más contaminado del avión, hasta el punto que en los análisis se encuentran más gérmenes y bacterias que los que puedes hallar en un retrete público. Los auxiliares de vuelo reconocen que las bandejas apenas se lavan y desde luego, casi nunca se higienizan, con lo que lo mejor es mantenerse alejado de ellas y si se nos cae algo de la comida en ellas, dejarla donde está.

¿Qué podemos hacer además de concienciarnos del peligro? Una buena idea puede consistir en viajar siempre con toallitas higienizantes (en los aeropuertos las encontrarás sin problemas), y por descontado, lavarte a fondo las manos una vez hayas descendido del avión…

Artículos relacionados que te pueden interesar:

Los cuatro sitios con más gérmenes en aeropuertos y aviones

Créeme, no quieres tocar estos tres lugares de un avión