Mercados españoles cerrados

¿Por qué el mercado de valores está a uno o dos informes económicos negativos de un colapso?

Edificios en Wall Street, en el distrito financiero de Manhattan, New York. Foto: Getty Images.

Los inversores necesitan una dosis de realidad.

El hecho de que el mercado se haya “mantenido bien” durante el último mes repleto de sombríos titulares sobre la guerra comercial no significa que todo sea perfecto. Los indicios sugieren que la economía mundial se está desacelerando más rápido de lo que muchos especialistas y experimentados predictores del precio de las acciones les hicieron creer a los inversores.

Como resultado, la valoración de las acciones está muy lejos de sufrir un recorte significativo. A pesar del descenso al que los inversores tuvieron que enfrentarse el mes pasado: el S&P 500 (^GSPC) y el Promedio Industrial Dow Jones (^DJI) bajaron “solo” un 3,8 y un 4,1%, respectivamente, desde fines de abril.

Piensa en lo que significaría una caída en picada del 10% o más. En otras palabras, un colapso de manual.

“Por supuesto, algunos podrían argumentar que el S&P 500 no se ha inmutado ante estas noticias, incluyendo las del comercio, lo cual es cierto, pero también debemos tener presente que cuando comenzó el descenso del 20% en octubre, el S&P solo bajó un 5,2% en tres semanas”, recordó el estratega de Miller Tabak, Matt Maley.

Muy buen apunte.

Ignora las señales por tu cuenta y riesgo

Tras el regreso del largo fin de semana del Día de los Caídos, los inversores han seguido sintiéndose cómodos. El promedio Dow cerró su quinta pérdida semanal consecutiva, la primera vez que ocurre desde 2011. Sin embargo, sigue existiendo la esperanza de que el mercado repunte muy pronto y se piensa que las caídas de los últimos tiempos son completamente normales, dada la incertidumbre que existe sobre el comercio mundial.

Para muchos, la Reserva Federal es un gran aliado y el mercado laboral de Estados Unidos va sobre ruedas, dos poderosas razones para que las acciones no permanezcan en la estera durante mucho tiempo.

Sumergirse en este contexto usando unas gafas de color rosa solo aumenta la evidencia de que la guerra comercial está afectando a las compañías de todo el mundo. Al mismo tiempo, los datos económicos y las principales áreas del mercado siguen empeorando.

En Wall Street, los analistas se muestran optimistas sobre la evolución del mercado este año. Foto: Getty Images.

Algunos puntos que vale la pena destacar desde la trinchera de combate son:

• Se mantiene un entorno de vuelo sobre la seguridad: el rendimiento de los bonos del Tesoro a 10 años se encuentra en su nivel más bajo desde octubre de 2017.

• La curva de rendimiento se invirtió nuevamente el 23 de mayo. Si recuerdas el año pasado, esto suele considerarse como un indicador confiable de recesión.

• El índice PMI de producción estadounidense de la empresa IHS Markit para mayo no alcanzó las estimaciones de Wall Street y cayó mes tras mes. La confianza entre los fabricantes alcanzó su nivel más bajo en nueve años.

• El análisis de abril sobre los bienes duraderos se amortiguó en todos los ámbitos.

• Los precios del cobre descendieron un 8,9% en las últimas cuatro semanas.

• El Promedios de Transportes Dow Jones y el Índice Russell 2000 de pequeña capitalización tuvieron un desempeño inferior al S&P 500 y el Dow del mes pasado.

“Creemos que el nivel de incertidumbre ha aumentado dramáticamente en las últimas 3 semanas y todo indica que no va a desaparecer pronto”, sostuvo Maley.

“Lo que nos sorprende es que, a pesar de los signos que revelan una rápida desaceleración en el crecimiento económico de Estados Unidos y la renovada escalada en las tensiones comerciales, el S&P 500 se ha mantenido sorprendentemente estable”, dijo Paul Ashworth de Capital Economics. “Si los mercados depositan sus esperanzas en un acuerdo comercial entre Estados Unidos y China el próximo mes o en que la Reserva Federal salve a todos con éxito, entonces podrían llevarse una sorpresa desagradable”.

Ashworth considera que los datos económicos recientes apuntan a una desaceleración “brusca”.

En resumen

Muchas de las personas con las que he hablado estas últimas semanas en Wall Street siguen siendo optimistas sobre el funcionamiento del mercado este año. Se puede notar el optimismo en sus voces, a pesar de que muchos de ellos están perdiendo posiciones ganadoras.

Todo esto sugiere que el mercado está a uno o dos informes económicos negativos de dar un gran giro, a medida que las tesis sobre la inversión se hacen trizas.

Ante este panorama de desaceleración, es improbable que Corporate America anuncie un segundo trimestre negativo y corra el riesgo de recortar sus perspectivas para 2019. Por eso, animo a todos los inversionistas a escuchar los recientes reportes de ganancias de Target, Walmart, Deere, Macy's y Best Buy para que se hagan una idea de las ganancias reales que la guerra comercial está desvalijando.

Y ese panorama hay que aplicarlo a las acciones, así de simple.

No obstante, ya leerás los comentarios en Twitter sobre los análisis de las noticias de negocios. Todos piensan que tienen razón, hasta que se demuestre que están terriblemente equivocados. Y, a veces es difícil ir contra la corriente.

Brian Sozzi