Mercados españoles cerrados

Por qué 23 000 personas se postularon para un trabajo sin agua caliente ni electricidad

El puesto de trabajo en la isla Great Blasket sin electricidad ni agua caliente recibió 23 000 solicitudes (Fuente: Getty).

Cuando Alice Hayes y Billy O’Connor publicaron un anuncio en Facebook para un trabajo en una isla remota de la costa irlandesa, no esperaban recibir 23 000 solicitudes. 

De hecho, dado que el trabajo requiere que los postulantes vivan un estilo de vida muy básico, pensaron que no conseguirían a nadie. 

Hayes y O’Connor necesitaban dos personas que se mudaran a Great Blasket, una isla de 4,45 km2 en la costa frente a la Península Dingle, en Irlanda, y se ocupen de la cafetería y el alojamiento durante siete meses. 

Pero la vida en la isla es muy básica: no hay electricidad, excepto por una miniturbina que crea suficiente electricidad como para cargar el teléfono.

“Al publicar el anuncio el año pasado, nos preocupaba no encontrar a nadie dispuesto a dejar su trabajo, preparar la mochila y mudarse a una isla azotada por el viento, sin electricidad o agua caliente en medio del Atlántico, frente a la Península Dingle durante 6 meses al año”, escribieron Hayes y O’Connor en Facebook a principios de esta semana.

“Hasta la fecha hemos recibió más de 23 000 solicitudes”.

Aunque al principio recibieron 200 solicitudes, el post de la pareja se hizo viral más tarde en el sitio de viajes internacionales, Lonely Planet, haciéndolo llegar a miles más.

“Hemos tenido cobertura en los lugares más improbables”, dijo Hayes a SmartCompany.

“Hemos recibido solicitudes en idiomas que no podemos reconocer. Hemos recibido solicitudes de lugares como Irán, Argentina, Finlandia, México, en realidad de todas partes”.

Y su pareja cree que debe tener algo que ver con un deseo de desconectar.

“Supongo que la gente quiere desconectar de las prisas de todos los días y vivir sin tecnología”, dijo O’Connor.

La pareja dijo que respondieron a unos 1 000 postulantes, pero no esperan contestarle al resto.

Anastasia Santoreneos