Mercados españoles cerrados

Plástico que es 'la leche': envases comestibles y biodegradables para salvar el planeta

La contaminación de los mares y de todo el medio ambiente en general por el plástico es uno de los mayores problemas que afronta la humanidad. Foto: Getty Images. 

Qué el plástico se está convirtiendo en uno de los mayores problemas de nuestros días no es ya secreto para casi nadie. El medioambiente y la biodiversidad empieza a no resistir tal cantidad de elementos inorgánicos artificiales, repartidos por tierras y océanos en muchos casos de forma descontrolada. Por si fuera poco, estamos llegando al nivel de desviar cantidades ingentes de basuras plásticas inservibles a países pobres a cambio de una miseria: no sabemos que hacer ya con ello y nos lo quitamos de en medio en los países ricos.

Desde luego, la situación es insostenible. Las medidas urgentes se hacen necesarias cuanto antes. Si llegamos al punto de no retorno medioambiental ya no habrá nada que hacer. Sólo para evitar escenas como la que ha corrido por redes sociales el mes pasado, en la que en una ‘autopsia’ a una ballena se encontraron kilos y kilos de basura en su estómago, merecería la pena. Simplemente pensar que se han encontrado microplásticos en el 90 por ciento de la sal de mesa nos debería hacer recapacitar.

Como parece que a corto plazo reciclar todo el plástico que ya existe es imposible, hay que ingeniárselas para cambiar la dinámica. Eso es lo que están haciendo en la Sociedad Americana de Química (American Chemical Society), que está creando envases fabricados con plásticos comestibles y biodegradables a partir de productos lácteos.

La medida es cuanto menos, revolucionaria. Puedes comprar un producto y comerte el envoltorio plástico porque es orgánico y apto para el consumo. Y en el caso de que su función sea proteger de la suciedad exterior, lo puedes desechar y, como es biodegradable, la repercusión medioambiental será absolutamente menor.

¿Y de qué están hechos? Estos envases comestibles están fabricados con caseina, una proteína derivada de la leche. En los primeros ‘bocetos’ de producto era muy rígido. Por ello se incluyó en la fórmula pectina de los cítricos, para obtener un material con la misma textura y flexibilidad que un film de plástico.

Otra gran ventaja es que conservan el oxígeno en los alimentos con una eficacia 500 veces mayor que el plástico tradicional. Con esto, los alimentos aguantan muchísimo más tiempo en buen estado.

Están en fase de pruebas, pero si pasan todos los test, pronto envolverán nuestros productos del supermercado. Por el medio ambiente, que así sea. Ya sólo desearte ‘bon appetit’ y que disfrutes próximamente de tu plástico comestible. Seguro que con un poquito de kétchup está más rico.

Artículos relacionados que te pueden interesar:

Laotracaradelamoneda

IDNet Noticias