Anuncio
Mercados españoles cerrados
  • S&P 500

    5.063,97
    -59,44 (-1,16%)
     
  • Nasdaq

    15.902,56
    -272,53 (-1,68%)
     
  • NIKKEI 225

    39.232,80
    -290,75 (-0,74%)
     
  • Dólar/Euro

    1,0627
    -0,0019 (-0,18%)
     
  • Petróleo Brent

    90,27
    -0,18 (-0,20%)
     
  • Bitcoin EUR

    59.712,92
    -998,41 (-1,64%)
     
  • CMC Crypto 200

    885,54
    0,00 (0,00%)
     
  • Oro

    2.386,90
    +12,80 (+0,54%)
     
  • HANG SENG

    16.600,46
    -121,23 (-0,72%)
     
  • Petróleo WTI

    85,58
    -0,08 (-0,09%)
     
  • EUR/GBP

    0,8538
    -0,0009 (-0,11%)
     
  • Plata

    28,82
    +0,49 (+1,71%)
     
  • IBEX 35

    10.687,20
    +1,20 (+0,01%)
     
  • FTSE 100

    7.965,53
    -30,05 (-0,38%)
     

Peticiones migratorias EEUU no se venden fácil en Latinoamérica

(Bloomberg) -- El presidente estadounidense, Joe Biden, está buscando compartir la carga del aumento en la migración con otras naciones en el camino hacia Estados Unidos. Pero la respuesta en América Latina ha sido clara: este es un problema que requiere políticas y dólares estadounidenses para solucionarlo.

Lo más leído de Bloomberg

Desde Colombia hasta México, la región está experimentando un fuerte aumento en el número de migrantes que buscan llegar a EE.UU., a medida que la Administración Biden pone fin a una política de la era de la pandemia conocida como Título 42 que permitía deportar rápidamente a quienes cruzaran la frontera sin autorización. Los Gobiernos latinoamericanos han estado presionando a Washington para obtener más ayuda humanitaria, fondos para procesar las solicitudes de asilo e inversiones a largo plazo para apuntalar las economías locales y disuadir la migración, pero algunos líderes dicen que hasta ahora ha faltado asistencia.

ANUNCIO

“Estamos atrapados en el medio”, dijo el presidente de Costa Rica, Rodrigo Chávez, esta semana en una entrevista. “Hemos hablado mucho con el Gobierno de Estados Unidos, que es el destino final de la mayoría de estos migrantes, de que tengan que aportar, pero no tenemos muchas esperanzas”.

En los últimos días, los funcionarios estadounidenses han visto hasta 10.000 personas por día en la frontera sur. El plan de Biden para hacer frente a la afluencia incluye intensificar la presencia de patrullas, un procesamiento más rápido de los migrantes y una aplicación telefónica para ayudar con las solicitudes de asilo, pero también pide a los aliados en América Latina que asuman una mayor parte de la carga. Una nueva regla finalizada esta semana permite a EE.UU. negar asilo a muchos migrantes que llegan a la frontera y que no buscaron primero protección en otro país, como México, en su camino a EE.UU. .

Solicitudes de asilo

La política podría dar lugar a un gran aumento de casos de asilo en esos países, con Costa Rica ya agobiada por más de 220.000 solicitudes de refugio en los cuatro años hasta noviembre de 2022, lo que ha creado una acumulación masiva.

Esta semana, una delegación del Gobierno mexicano visitó la Casa Blanca y pidió mas dinero para hacer frente a la pobreza y la violencia, consideradas las causas profundas de la migración en la región. El presidente Andrés Manuel López Obrador habló con Biden en una llamada sobre la necesidad de cooperación para abordar las condiciones en la región. Miguel Meza, responsable de programas para migrantes de Servicios Católicos de Socorro, estima que hay 55.000 personas en el norte México esperando para cruzar EE.UU., provenientes de México , América Central, Venezuela, Haití y otros países.

Muchos de esos migrantes atravesaron largas rutas por tierra o mar solo para llegar a México. Este año, en Panamá se ha quintuplicado el número de migrantes con destino a Estados Unidos, en su mayoría venezolanos, pero también cubanos, ecuatorianos y chinos, que cruzan el Tapón de Darién, una densa jungla en la frontera entre Colombia y Panamá. Miles se reúnen en el noroeste de Colombia al tiempo que se preparan para dirigirse a EE.UU. a través de la selva.

En los primeros tres meses de 2023, más de 87.000 migrantes ingresaron a Panamá desde Colombia, un 530% más que en el mismo período de 2022, según el servicio de inmigración de Panamá. La ministra de Relaciones Exteriores, Janaina Tewaney, viajó a Washington esta semana para reunirse con legisladores y diplomáticos de EE.UU. para presionar por “acciones conjuntas para abordar los desafíos que plantean los grandes flujos de migrantes”.

Los migrantes que llegan a Panamá suelen continuar a través de América Central y México en su camino hacia EE.UU., caminando por carreteras o tomando autobuses, trenes u otros medios de transporte público. Muchos viajan después de un período prolongado de restricciones pandémicas y porque sus países han tardado en recuperarse económicamente ante la galopante inflación.

Guatemala

Otros terminan quedándose y solicitando la condición de refugiados en países de la ruta, lo que eleva los costos para los Gobiernos que deben brindar servicios públicos. El año pasado, miles de venezolanos quedaron varados en Costa Rica después de que la Administración Biden cambiara su política de inmigración para desalentar las solicitudes de asilo en EE.UU. El aumento de llegadas a Panamá en medio del fin del Título 42 amenaza con crear cargas adicionales allí.

En abril, el Gobierno de Guatemala instó a la comunidad internacional a “aumentar la cooperación regional y promover formas legales de migración” en previsión del fin del Título 42. El presidente Alejandro Giammattei dijo que su Gobierno ha solicitado ayuda EE.UU. para manejar los flujos migratorios.

A la vicepresidenta de EE.UU., Kamala Harris, se le encomendó trabajar con los países centroamericanos para abordar las causas profundas de la migración. Un funcionario de la Casa Blanca dijo que los esfuerzos han allanado el camino para reducir la migración con el tiempo y que Harris ha asegurado más de US$4.200 millones en compromisos de inversión del sector privado de empresas como Nestlé SA y Target Corp. Por su parte, EE.UU. se comprometió a aumentar la ayuda a la región en US$4.000 millones durante cuatro años, dijo el funcionario.

La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de EE.UU. ha detenido a más de 1,22 millones de personas, algunas de las cuales cruzan repetidamente, en la frontera suroeste en la primera mitad de este año fiscal, que comenzó en octubre. Esa tasa está en camino de romper el récord del año pasado de 2,38 millones. Las cifras récord podrían causar una gran acumulación de personas en las ciudades fronterizas mexicanas mientras que los migrantes esperan citas para ser considerados para asilo en EE.UU., dijo Ari Sawyer, investigador fronterizo de EE.UU. de Human Rights Watch.

El consejo de AMLO

AMLO, como se le conoce al presidente mexicano, dijo esta semana que apoyaba los esfuerzos de Biden para controlar la inmigración y prometió que su país cooperaría, or ejemplo, accediendo a aceptar migrantes expulsados de ciertos países que no califican para asilo. Pero AMLO también aprovechó la oportunidad para repetir una crítica frecuente a su homólogo estadounidense por no dedicar suficientes esfuerzos para aliviar las tensiones políticas en la región, lo que, según él, ayudaría a frenar la inmigración.

“¿Qué tiene que hacer el Gobierno de Estados Unidos? Lo digo respetuosamente, pero debe buscar arreglos en Venezuela, en Cuba, en todos los países”, dijo López Obrador a la prensa. “¿Cómo se va a poder mantener la armonía, la paz, la tranquilidad si se tienen diferencias, si hay confrontación?”.

Andrés Ramírez, jefe de la oficina de refugiados de México, dijo que el Gobierno ya está sobrepasado y necesitará asistencia para manejar el aumento esperado de migrantes y solicitudes de asilo a medida que EE.UU. rechaza a más personas o prohíbe a quienes no siguen sus nuevas pautas.

“Es absolutamente necesario un aumento del presupuesto, pero no está claro que vaya a suceder”, dijo Ramírez.

Mientras tanto, las autoridades de México y América Central intentan disuadir a los migrantes advirtiéndoles sobre los peligros en la ruta hacia EE.UU., donde algunos migrantes son secuestrados o extorsionados. Los funcionarios también están tratando de disipar los rumores difundidos por los contrabandistas, conocidos como coyotes, de que la frontera está abierta ahora que el Título 42 ha expirado. Los coyotes suelen cobrar miles de dólares por sus servicios.

“El fin del Título 42, a partir de hoy, no significa que la frontera esté abierta”, dijo Cindy Mariella, viceministra de la oficina de relaciones exteriores de El Salvador. “No se deje engañar por personas sin escrúpulos que intentan aprovechar la situación y obtener ganancias”.

Nota Original:Biden’s Pleas for Migration Help Are Tough Sell in Latin America

--Con la colaboración de Jordan Fabian, Maya Averbuch, Oscar Medina y Leda Alvim.

©2023 Bloomberg L.P.