Mercados españoles cerrados
  • IBEX 35

    8.230,70
    -141,70 (-1,69%)
     
  • Euro Stoxx 50

    3.599,55
    -41,82 (-1,15%)
     
  • Dólar/Euro

    1,2085
    -0,0071 (-0,58%)
     
  • Petróleo Brent

    54,82
    -1,60 (-2,84%)
     
  • Oro

    1.827,70
    -23,70 (-1,28%)
     
  • BTC-EUR

    29.954,11
    -1.186,79 (-3,81%)
     
  • CMC Crypto 200

    692,60
    -42,54 (-5,79%)
     
  • DAX

    13.787,73
    -200,97 (-1,44%)
     
  • FTSE 100

    6.735,71
    -66,25 (-0,97%)
     
  • S&P 500

    3.768,25
    -27,29 (-0,72%)
     
  • Dow Jones

    30.814,26
    -177,26 (-0,57%)
     
  • Nasdaq

    12.998,50
    -114,14 (-0,87%)
     
  • Petróleo WTI

    52,04
    -1,53 (-2,86%)
     
  • EUR/GBP

    0,8887
    +0,0010 (+0,11%)
     
  • Plata

    24,83
    -0,97 (-3,77%)
     
  • NIKKEI 225

    28.519,18
    -179,08 (-0,62%)
     

"Hemos perdido 30 años": El Brexit rompe las cadenas de suministro de un centro pesquero francés

Richard Lough
·4 min de lectura

Por Richard Lough

BOULOGNE-SUR-MER, Francia, 12 ene (Reuters) - Pescaderías y centrales de pescado y marisco de Francia están suspendiendo los pedidos de Reino Unido y luchando por salvar las cadenas de suministro, tras sufrir un grave trastorno debido a los trámites burocráticos post-Brexit, que impiden la entrega en un día de salmón y langosta desde Reino Unido a Europa.

Los importadores de Boulogne-sur-Mer dijeron a Reuters que a veces las entregas se retrasaban porque los nombres en latín de las especies de peces se introducían incorrectamente en los papeles.

Otras razones de las demoras eran que los certificados sanitarios carecían de los sellos necesarios y que los agentes franceses adoptaron un enfoque de tolerancia cero respecto de los errores en el engorroso proceso.

El resultado es una ruptura caótica de las cadenas de suministro desde las costas de las Islas Británicas hasta el puerto francés del norte de Boulogne, que solía ver langostinos y vieiras escoceses en las tiendas francesas poco más de un día después de su recolección.

Las entregas tardan ahora al menos uno o dos días más que antes, si es que llegan.

"Nunca hemos visto estos retrasos", dijo Arnaud Mille, jefe de abastecimiento de Demarne Frères, que cuenta con Reino Unido como su proveedor número uno. "Ha sido apocalíptico".

Ahora en su segunda semana, los problemas significan que es casi imposible para los importadores realizar pedidos con un camión que transporte múltiples envíos de diferentes proveedores.

Mille dice que envió un mensaje SMS a los funcionarios de aduanas de Francia pidiéndoles que actuaran con calma mientras la industria aprende a navegar por la nueva burocracia, pero aún no ha recibido una respuesta.

Los retrasos hacen que los productos del mar no siempre lleguen a los mercados europeos tan frescos como antes. En un cargamento de cangrejo inglés que llegó al almacén de Mille un día después del sábado, el 20% de los crustáceos habían muerto.

El Brexit ha arruinado décadas de cooperación para perfeccionar la cadena de suministro, según dicen algunos importadores en Boulogne, el mayor centro de procesamiento de pescado de Europa.

"Hemos perdido 30 años", dijo Mille.

ENVIANDO PESCADO A MARTE

La separación de Reino Unido de la Unión Europea supuso el regreso de una frontera aduanera y el aumento de los trámites y los costes. Las empresas que mueven pescado y marisco británico hacia el bloque se enfrentan a algunos de los requisitos más estrictos, incluyendo controles sanitarios obligatorios.

Stéphane Pruvost, director ejecutivo de la empresa procesadora de pescado JP Maree, dijo que había suspendido todas las importaciones de Reino Unido. Por ahora estaba tratando de llenar el vacío en sus pedidos de salmón y rape de mercados como Noruega y Dinamarca.

"Cuando tienes menos vendedores, hay menos opciones en cuanto a precio y, a veces, calidad", dijo. "Por ahora no tenemos otra opción".

El camionero escocés Robert Marshall pasó un día sentado en su cabina en el puesto de control sanitario de Boulogne, a unos cientos de metros del recinto donde iba a dejar su cargamento de salmón, esperando que se arreglara un contratiempo con sus documentos de aduana.

"Mis ruedas no giran, así que no gano dinero", dijo este exsoldado. "Estaré analizándolo durante los próximos meses para ver si es viable".

Los agentes de control sanitario estaban realizando pruebas en el 15% de los envíos de peces de captura salvaje y el 30% de los peces y moluscos de acuicultura, según Charles-Henri Goeury, jefe del puesto de control de SIVEP de Boulogne. Las comprobaciones consistían en abrir cajas de hielo para comprobar que la mercancía estaba fresca y conservada a la temperatura correcta.

Este funcionario negó que los camiones se hubieran retrasado durante horas a causa de los controles, señalando que se debe al papeleo de la aduana. Su equipo había sido flexible con pequeños descuidos administrativos pero pronto se volvería más estricto, según dijo.

Las exportaciones de pescado también se han visto perjudicadas en la dirección opuesta.

La necesidad de los mayoristas de Boulogne de obtener la licencia, la firma y el registro del barco de cada capitán hacía imposible enviar en una sola carga salmonete de Francia, rodaballo de Bélgica y erizos de mar de España a un comprador en Reino Unido. Los gastos de aduana añadieron cientos de euros a los costes.

A cargo de las exportaciones en L'Argonaute, Pierre Haem dice que desde el 1 de enero ha pasado más tiempo haciendo papeleo que vendiendo pescado y que ha optado por enviar solo calamares.

"Enviar pescado a Londres solía ser tan simple como venderlo a una tienda al final de la calle", dijo Haem. "Ahora es como enviar pescado al planeta Marte".

(Información de Richard Lough; Editado por Mike Collett-White; traducido por Tomás Cobos)