Mercados españoles cerrados

Pasajero del crucero Diamond Princess habla sobre la cuarentena por el coronavirus: 'Es desgarrador'

Los mercados pueden haber abandonado las precupaciones por el coronavirus, pero el miedo sigue siendo demasiado real para las aproximadamente 3 700 personas atrapadas en un crucero puesto en cuarentena frente a la costa de Japón.

Los pasajeros y la tripulación a bordo del Diamond Princess, propiedad de Carnival (CCL), fueron puestos en cuarentena, después de que 10 pasajeros dieran positivo del virus de rápida propagación. Más de una semana después, se ha confirmado que 175 personas tienen el virus. 

“Obviamente ha sido difícil y desafiante”, le dijo a Yahoo Finance Sarah Arana, pasajera del Diamond Princess. Esta residente de Paso Robles, California, que viaja sola, ha sido confinada la mayor parte del tiempo en su camarote.

“Creo que para la mayoría de gente, es como una especie de letargo de un día, a veces de una hora”, dijo Arana. 

“Cada vez que se informan más análisis positivos, es desgarrador”, añadió.

Con más de 45 000 casos confirmados en todo el mundo, la medida del Ministro de Salud japonés de atracar el barco en Yokohama llega en medio de los intentos de todas las autoridades sanitarias del mundo para detener la propagación del coronavirus, etiquetado como COVID-19. 

Si bien la tripulación ha recibido actualizaciones periódicas, Arana dijo que los pasajeros reciben información lentamente y puede “ser un poco frustrante”.  

Arana agregó: “Podemos ver que pasan muchas cosas, pero no sabemos realmente qué está pasando”. 

175 casos de coronavirus confirmados de los aproximadamente 3 7000 pasajeros y miembros de la tripulación a bordo.

Las cifras del coronavirus han superado las cifras de muertos oficiales por el brote mortal de SARS (síndrome respiratorio agudo severo) en 2002. Hasta el miércoles, más de 1 100 personas murieron por el virus en China continental, donde tuvo su origen el virus. 

Aunque los 175 casos del barco atracado han sido analizados y confirmados por profesionales médicos, se ha animado a los pasajeros a monitorear su propio estado de salud todos los días. Se les ha entregado termómetros para que informen ellos mismos si tienen una temperatura elevada.

“Se la miden casi todos los días, pero no sé le hace pruebas a nadie a no ser que tenga fiebre”, dijo Arana. Sin embargo, la prueba “no es precisa a menos que realmente tenga síntomas”.

La cuarentena de 14 días termina el 19 de febrero. Todos los pasajeros que no hayan estado expuestos de nuevo al virus durante ese período recibirán la “garantía diaria” de poder desembarcar en ese momento “a menos que cambie algo”, dijo Arana.

Las acciones de Carnival, que se han desplomado en medio del miedo por el impacto del coronavirus en el sector de viajes y ocio, finalizaron las operaciones del miércoles por encima del 2 % a 44,06 dólares.

Sarah A. Smith