Mercados españoles cerrados en 5 hrs 49 min

Parásito de la malaria podría ser atractivo para mosquitos

Por MARIA CHENG
ARCHIVO - Esta fotografía de archivo del 3 de junio de 2009 muestra mosquitos adultos a través de un microscopio en la Instalación de Transformación de Insectos del Instituto Biotecnológico de la Universidad de Maryland, en Rockville, Maryland. (AP Foto/Jacquelyn Martin, archivo)

LONDRES (AP) — Los científicos descifraron quizá parte de la razón por la cual los mosquitos son atraídos hacia personas infectadas de malaria, según un estudio publicado el jueves por investigadores de la Universidad de Estocolmo en la revista Science.

Esos insectos prefieren picar a la gente que ya está enferma de malaria, al parecer atraídos por algún tipo de olor. Ahora, investigadores suecos dicen que han identificado una sustancia generada por los parásitos de la malaria que ocasiona el olor, el cual sólo es percibido por los mosquitos.

"Ésta es una pieza muy interesante del rompecabezas", dijo Álvaro Acosta Serrano, un investigador de parásitos de la Escuela de Medicina Tropical de Liverpool, quien no participó en el nuevo estudio.

Algún día podría ser posible crear versiones sintéticas de la fragancia que atrae a los mosquitos para tentarlos y exterminarlos, señaló.

Los parásitos de la malaria liberan una sustancia específica en el torrente sanguíneo, la cual de alguna manera se mezcla con los glóbulos de una persona infectada para crear un aroma que parece ser particularmente atractivo para los mosquitos, dijeron los investigadores.

La malaria mata a aproximadamente 429.000 personas al año, en su mayoría niños en África, según la Organización Mundial de la Salud. Se transmite cuando un mosquito pica a una persona infectada, succiona sangre y parásitos, y luego pica a otra persona.

Las estrategias principales contra la malaria incluyen rociar insecticida, usar mosquiteros para cama cubiertos con repelente con el fin de alejar a los insectos que pican de noche y tratar de identificar y atender pronto la enfermedad. En 2015 se aprobó la primera vacuna contra la malaria, pero sólo funciona en alrededor de una tercera parte de los niños y la OMS aún no recomienda su uso.

Para su estudio, los investigadores liberaron cuidadosamente a cientos de mosquitos —uno por uno— en un tubo con forma de Y que ofrecía dos opciones: sangre humana mezclada con la sustancia de la malaria o sangre humana no infectada. Aproximadamente 95% de los mosquitos se dirigieron directamente a la sangre que tenía la sustancia de la malaria.