Mercados españoles abiertos en 4 hrs 19 min

Padre de niña que se reunió con el papa enfrenta deportación

Por MICHAEL BALSAMO
El inmigrante Mario Vargas, tercero de derecha a izquierda, es acompañado por su familia y el abogado Alex Galvez, segundo de derecha a izquierda, a su llegada a la corte para acudir a la primera audiencia ante un juez de inmigración en Los Angeles, el jueves 9 de febrero de 2017. (AP Foto/Nick Ut)

LOS ÁNGELES (AP) — Un hombre originario de México que fue liberado de un centro de detención de inmigrantes después que su hija viajara al Vaticano para suplicarle al papa Francisco que interviniera en su caso, pidió el jueves al juez que no lo deporte.

Mario Vargas se presentó ante un juez de inmigración en Los Ángeles por primera vez desde que fue liberado bajo fianza de un centro de detención de inmigrantes en Luisiana en 2014. La hija de Vargas, Jersey, de entonces 10 años, había viajado de California al Vaticano y se dirigió al papa poco antes que el pontífice se reuniera con el ex presidente estadounidense Barack Obama. Días después, Vargas fue liberado tras pagar una fianza de 5.000 dólares, pero su caso de deportación seguía en proceso.

Su abogado, Alex Galvez, dijo que Vargas ha solicitado al juez que le permita permanecer legalmente en Estados Unidos o que los funcionarios federales de inmigración ejerzan lo que se conoce como discreción procesal para suspender el caso a fin de seguir criando a su familia en Estado Unidos.

El jueves, funcionarios federales presentaron formalmente una notificación en la que piden que Vargas sea deportado porque ha vivido en Estados Unidos sin autorización legal por cerca de 17 años, indicó Galvez. La audiencia realizada en una pequeña sala de corte en el centro de Los Ángeles, y que duró menos de 10 minutos, fue apenas la primera en lo que se espera sea una larga batalla legal, señaló el abogado.

"No es un bad hombre y estoy dispuesto a meter las manos al fuego por él", aseguró Galvez. "Mario Vargas y Jersey Vargas pusieron de relieve la lucha de los inmigrantes".

Desde su reunión con el papa, Jersey Vargas y su familia han participado en varias marchas y han cabildeado públicamente a favor de una reforma migratoria.

"Al presidente Trump le quiero decir, 'por favor deje de juzgarnos''', declaró Jersey Vargas en una conferencia de prensa el jueves. "Todos somos humanos aquí y espero que pueda realmente cambiar y hacer que nuestro país prospere".

Mario Vargas fue arrestado en 2013 en Tennessee y sentenciado por conducir bajo los influjos del alcohol y al siguiente año pasó a custodia federal, dijo Bryan Cox, un portavoz del Servicio de Control de Inmigración y Aduanas de Estados Unidos (ICE por sus siglas en inglés), a The Associated Press en 2014.

"Quiero enfatizar que el señor Vargas no es el único en esta situación", agregó Galvez después de la audiencia. "Hay miles y miles de familias que pasan por lo mismo y para ellos es una lucha diaria... Estados Unidos es lo que es debido a los inmigrantes".

__

Michael Balsamo está en Twitter como @MikeBalsamo1.