Mercados españoles cerrados en 5 hrs 6 min
  • IBEX 35

    8.214,40
    +10,30 (+0,13%)
     
  • Euro Stoxx 50

    3.639,06
    +15,02 (+0,41%)
     
  • Dólar/Euro

    1,2143
    +0,0028 (+0,23%)
     
  • Petróleo Brent

    55,77
    -0,31 (-0,55%)
     
  • Oro

    1.870,90
    +4,40 (+0,24%)
     
  • BTC-EUR

    26.900,87
    -753,23 (-2,72%)
     
  • CMC Crypto 200

    648,83
    -51,78 (-7,39%)
     
  • DAX

    13.980,61
    +59,24 (+0,43%)
     
  • FTSE 100

    6.741,06
    +0,67 (+0,01%)
     
  • S&P 500

    3.851,85
    +52,94 (+1,39%)
     
  • Dow Jones

    31.188,38
    +257,86 (+0,83%)
     
  • Nasdaq

    13.457,25
    +260,07 (+1,97%)
     
  • Petróleo WTI

    53,00
    -0,31 (-0,58%)
     
  • EUR/GBP

    0,8845
    -0,0021 (-0,24%)
     
  • Plata

    25,99
    +0,22 (+0,87%)
     
  • NIKKEI 225

    28.756,86
    +233,60 (+0,82%)
     

Oxfam denuncia que en EE.UU. hay trabajadores que usan pañales porque no les dejan ir al servicio

Sports International Editors

Jornadas interminables de trabajo en las que no está permitido sentarse ni un minuto. Trabajadores que se orinan encima o se defecan porque no se les deja ir al servicio en ningún momento. Si se enfrentan a sus superiores y van al baño, podrían ser despedidos de inmediato. Ante tan duro panorama, algunos deciden ponerse pañales y hacer sus necesidades de pie mientras cumplen con sus tareas. Otros mantiene la dignidad a base de no tomar líquidos, para evitar situaciones degradantes.

No es el relato de las condiciones laborales de una fábrica inglesa de finales del siglo XIX ni tampoco es lo que se vive en una factoría de un país emergente. Esta es la triste realidad que se está viviendo en las granjas y factorías avícolas de los Estados Unidos, según denuncia un informe publicado por Intermon Oxfam.



“No es solo la dignidad la que sufre, los trabajadores corren el riesgo de sufrir graves problemas de salud”, denuncia la rama americana de la organización, encargada del trabajo.

Las empresas señaladas por el informe son las que disfrutan de mayor cuota de mercado:  Tyson Foods Inc., Pilgrim’s Pride Corp., Perdue Farms Inc. y Sanderson Farms Inc. Sus trabajadores aseguran que los supervisores de estas compañías se ríen de ellos, les amenazan ante cualquier queja y no les permiten ir al servicio. Alguno de ellos explica que para un turno de 8 horas de trabajo solo dispone de 10 minutos para ir al W.C., y que se suelen formar unas colas tan grandes, que es habitual ver a empleados orinándose encima.

Oxfam asegura que el precio del pollo en Estados Unidos, uno de los más económicos del mundo, es un privilegio para los consumidores que se basa en los sueldos miserables y en las condiciones extremas de trabajo. La ONG asegura que muchos empleados beben poca agua incluso en situaciones de extremo calor, para evitar los problemas anteriormente mencionados.

Las empresas se defienden
La publicación del informe ha supuesto un auténtico terremoto mediático en EE.UU., con los principales medios del país haciéndose eco de él. Por su parte Tyson, una de las empresas señaladas, niega los hechos mediante un comunicado. “Tratamos con respeto a los miembros del equipo. La compañía es consciente de estas denuncias anónimas, y actualmente no tenemos constancia de que sean reales”.

En la misma nota se asegura que los turnos son de 8 horas y que hay dos pausas de 30 minutos para todos los empleados, para que puedan ir al baño, comer, tomarse un café o descansar. Lo mismo defiende otra de las empresas denunciadas, Pilgrim’s Pride. Mediante otro comunicado asegura que “en las encuestas internas no ha aparecido ningún problema sobre las pausas para ir al baño. La salud del equipo laboral es fundamental para nuestro compromiso de sostenibilidad y una prioridad para nuestros 37.000 trabajadores”.

Otros que se han quejado del informe son los miembros de la patronal de las granjas aviares en el país. La National Chicken Council y la U.S. Poultry & Egg Association aseguran  que las situaciones tan extremas que pinta el informe “son una rareza y las compañías que forman parte de nuestras asociaciones luchan intensamente para combatirlas”.