Mercados españoles cerrados
  • S&P 500

    3.328,33
    +57,30 (+1,75%)
     
  • Nasdaq

    11.236,32
    +231,45 (+2,10%)
     
  • NIKKEI 225

    23.331,94
    -86,57 (-0,37%)
     
  • Dólar/Euro

    1,1662
    -0,0088 (-0,75%)
     
  • Petróleo Brent

    37,77
    -1,35 (-3,45%)
     
  • BTC-EUR

    11.651,48
    +454,48 (+4,06%)
     
  • CMC Crypto 200

    266,83
    +24,15 (+9,95%)
     
  • Oro

    1.868,10
    -11,10 (-0,59%)
     
  • HANG SENG

    24.586,60
    -122,20 (-0,49%)
     
  • Petróleo WTI

    36,21
    -1,18 (-3,16%)
     
  • EUR/GBP

    0,9028
    -0,0013 (-0,14%)
     
  • Plata

    23,38
    +0,02 (+0,09%)
     
  • IBEX 35

    6.411,80
    -62,60 (-0,97%)
     
  • FTSE 100

    5.581,75
    -1,05 (-0,02%)
     

Los sueldos de España son un 30% más bajos que en Europa: ¿hasta cuándo es sostenible este modelo?

La otra cara de la moneda

Jaime Quirós – Muchos dan la crisis se da por superada (aunque no todos), la recuperación parece un hecho, según las últimas cifras económicas. Aunque no le llega a todo el mundo, hay más empleo, actividad y consumo, pero la precariedad y los bajos sueldos son el pan nuestro de cada día. Esta puede ser la radiografía socioeconómica de España.

Basta con preguntar a cualquiera en la calle, en el bar, en el trabajo o en clase y el diagnóstico será éste o muy parecido. Ahora se acaba de conocer una estadística comparada europea que pone el problema en negro sobre blanco. El coste laboral medio de una hora de trabajo en España aumentó un 0,5% en 2017, hasta 21,2 euros. Pese a este aumento, dicho coste es aún un 30% inferior al coste laboral por hora en la zona euro, donde asciende a una media de 30,3 euros, tras aumentar un 1,9% el pasado año, según los datos hechos públicos por la oficina de Estadística europea (Eurostat).

Según los mismos datos de Eurostat, en el 2017 se registraron grandes diferencias en el coste por hora trabajada tanto en los países que comparten la moneda única como en los Veintiocho. Entre los países con menores costes laborales se encuentra Bulgaria (4,9 euros por hora de trabajo), Rumanía (6,3 euros), Lituania (8 euros) y Letonia (9,1 euros), mientras que Dinamarca con 42,5 euros fue el país con el coste por hora trabajada más elevado, seguido por Bélgica (39,6 euros), Luxemburgo (37,6 euros) y Suecia (36,6 euros).

[También te puede interesar: Las ciudades del mundo con los mejores sueldos]

Unos empleados de la multinacional de alimentación Campofrío trabajan en la fábrica de la empresa en Burgos, España, el 23 de noviembre de 2016 (AFP/Archivos | César Manso)
Unos empleados de la multinacional de alimentación Campofrío trabajan en la fábrica de la empresa en Burgos, España, el 23 de noviembre de 2016 (AFP/Archivos | César Manso)

Además, el crecimiento de los salarios en España es de los más bajos de toda Europa. Solo supera el saldo de 2017 de Finlandia, donde las retribuciones de los asalariados menguaron un 0,4% respecto al año anterior. Y empeora un poco sobre el comportamiento salarial registrado en Grecia e Italia, donde los sueldos subieron un 0,7%.

El gran debate económico

Este modelo de sueldos bajos puede valer para salir de una crisis, pero muchos empresarios se preguntan ya si es válido para consolidar la recuperación y crear un tejido productivo de futuro que aporte valor añadido.

Esta estructura productiva de salarios pírricos merma las cuentas públicas. Los ingresos de Hacienda y de la Seguridad Social crecen lentamente, incluso cuando se cumplen las optimistas predicciones económicas con las que el Gobierno elaboró los presupuestos.

Por ejemplo, según Empleo, la afiliación creció en 611.146 personas en 2017. Si buscamos un año en el que se generasen cifras parecidas, nos tenemos que ir a 2007, cuando la afiliación se incrementó en 564.387 personas. En aquel año, esta creación de empleo se tradujo en 7.592 millones de euros, mientras que en este ejercicio los nuevos afiliados dejarán en las arcas de la Seguridad Social en torno a los 5.500 o 6.000 millones más que el año pasado.

También es un lastre a medio plazo para la economía de los ciudadanos, aunque tengan empleo. Con sueldos bajos se consume menos y por tanto no se incentiva la actividad económica. Lo que los españoles se gastan es toda o casi toda su renta con lo que no pueden ahorrar y por tanto no pueden acometer gastos en bienes de más valor como coches, equipamiento o inmuebles.

Ahora este problema se suple porque la financiación ha vuelto y es más o menos razonable. Pero cuándo suban los tipos de interés, ¿quién va ser el guapo que afronte ese tipo de gastos elevados?

Laotracaradelamoneda

IDNet Noticias