Mercados españoles cerrados

No es casualidad: por esto todos los líderes tecnológicos están pidiendo una renta básica universal

En España, la renta básica universal es un concepto que va unido al partido político de izquierdas Podemos. Pero en el resto del mundo, esta idea cada vez tiene más adeptos no entre los políticos más progresistas, sino entre los gurús de la tecnología. No es casualidad que en los últimos meses hayamos escuchado declaraciones a favor de esta idea salidas de la boca de Elon Musk (Tesla), Bill Gates (Microsoft) o Sam Altman (Y Combinator). 

Sí, tres personas que tienen más dinero que muchos países abogan porque los ciudadanos reciban una paga mensual por no hacer absolutamente nada. Una receta que puede parecer de todo menos capitalista, pero que según su razonamiento es lo más lógico del mundo.

La renta básica universal, ¿la solución a la ‘revolución robot’? (Socialist Party)

Los tres gurús consideran que la ‘revolución robot’ va a suponer un absoluto terremoto en las sociedades de todo el mundo. La automatización va a terminar con un gran número de trabajos que hoy en día están muy bien remunerados. Y muchas personas se van a quedar sin manera de ganarse la vida.

Se estima que el 46% de los empleo actuales está en alto riesgo de ser automatizado, según un estudio llevado a cabo por la Universidad de Oxford. Y aunque mucha gente piense que este hecho se va a dar sobre todo en las fábricas, la realidad es que el fenómeno va a ser generalizado y se va a producir un enorme efecto dominó.

Por ejemplo, pensemos en el transporte. Dentro de no mucho, los coches van a ser completamente autónomos. Lo mismo ocurrirá con los camiones. Si los automóviles pueden ir solos, eso significará que no tendrán accidentes, por lo que los seguros no serán necesarios. Tampoco los abogados que reclamen las multas. Tampoco habrá multas, porque los coches serán escrupulosamente respetuosos con las normas de circulación. No hará falta hacer campañas de seguridad vial, ni habrá funcionarios ni policías poniendo sanciones. Tampoco serán necesarios los juzgados que lleven estos temas…

Elon Musk, uno de los defensores del concepto (AP)

Eso en lo que respecta al transporte, pero también puede pasar los mismo en la Medicina, en el sector servicios -con tiendas sin empleados y restaurantes sin camareros- o en el turismo (con hoteles sin empleados). La automatización se va extender como una virulenta infección y a todos nos puede tocar de alguna forma.

Incluso los propios ingenieros que diseñan máquinas o el software que las guía están en problemas: Google acaba de autodeclararse una compañía centrada en Inteligencia Artificial, y no es desdeñable imaginar que las inteligentes máquinas sean capaces de diseñarse a sí mismas en las próximas generaciones.

Estresante, ¿verdad? Sobre todo, porque ningún político está hablando del tema y nos dirigimos de cabeza a esta realidad. Pero es aquí donde los mismos genios que están creando robots -las factorías de Tesla están repletas de máquinas que fabrican coches que se conducen solos- dan una solución. 

“Debemos hacer que nadie se preocupe por cómo va a poder pagar por un sitio en el que vivir, ni tampoco por cómo va a hacer para poder comer”, asegura Sam Altman, CEO de Y Combinator, una aceleradora de star-ups que ha ayudado a nacer a más de 1.400 empresas tecnológicas, entre ellas Airbnb. Y esa repuesta es la renta básica universal, o recibir un sueldo garantizado del estado todos los meses.

Prueba de agudeza visual: ¿ven a algún humano en la imagen? (Tesla)

Altman está financiando un proyecto de renta básica en la ciudad de Oakland, para ver el efecto que tiene en una persona el hecho de recibir una cantidad de dinero al mes por no hacer absolutamente nada. La compañía está financiando a varias familias con 1.500 dólares mensuales (1.340 euros)

Experimentos similares se están llevando a cabo en la Universidad de Stanford y en la ciudad de San Francisco, en done el ayuntamiento está evaluando la implantación de un program piloto en este sentido.

En Europa, Finlandia puso en marcha un experimento en que daba una renta básica de 800 euros al mes a un grupo de ciudadanos, y los primeros resultados hablan de un efecto bastante positivo.

Lo que sí que se conoce es el montante de pagar a cada estadounidense un sueldo de 10.000 dólares al año: 3 billones de dólares. Pero inyectar esta cantidad de dinero en la economía personal de los ciudadanos puede tener consecuencias negativas, como un gran aumento de la inflación que podría restar poder adquisitivo a las familias. 

¿Cuándo se podrían implantar este tipo de políticas? Bill Gates considera que todavía es demasiado pronto como para ponerse a repartir dinero a la población: “Ni siquiera Estados Unidos es lo suficientemente rico como para hacerlo. Algún día lo será”. Hasta entonces, Gates señala que hay que eliminar las presiones fiscales sobre las rentas más pobres e incluso realizar devoluciones más generosas de impuestos con ellos.

¿Será suficiente esta formula? De momento, las previsiones más optimistas cifran la destrucción de empleo en un 9,8% para 2027. Sí, en apenas una década habrán desaparecido uno de cada diez empleos.