Mercados españoles cerrados

La verdad sobre las promesa de Trump a los trabajadores

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, antes de tomar un avión de vuelta a Washington, el 4 de agosto de 2019 en Morristown

En julio de 2018, el presidente Trump creó el Consejo Nacional del Presidente para los Trabajadores Estadounidenses y lanzó la Promesa a los Trabajadores Estadounidenses. Más de 20 empresas y grupos empresariales se adhirieron al programa, el cual se comprometía a contratar o formar a más de 3,8 millones de trabajadores durante los próximos cinco años. Un año después, según la Casa Blanca, más de 300 empresas y organizaciones se han unido a la promesa para brindar 12 millones de nuevas oportunidades de formación para estudiantes y trabajadores durante los próximos cinco años.

Entre los que se adhirieron al programa, destacan empresas como Walmart, Microsoft, FedEx, Lockheed Martin, AT&T, la Federación Nacional de Minoristas y la Asociación de Constructores y Contratistas (ABC, por sus siglas en inglés).

El impulso de la iniciativa es la conocida brecha de formación en la fuerza laboral actual. Con aproximadamente 1,3 ofertas de trabajo por cada trabajador desempleado, los empleadores están teniendo dificultades para cubrir los puestos.

Hasta el 83% de empleadores han afirmado tener dificultades para encontrar trabajadores con la formación adecuada. Y según el Foro de Acción Estadounidense (AAF, por sus siglas en inglés), un laboratorio de ideas del centro-derecha, la brecha formativa y competencial terminará costando 1,2 billones de dólares a la economía de Estados Unidos en los próximos 10 años.

“Es verdad que algunos empleadores necesitaban un empujoncito, básicamente, o que les dijeran cortésmente que hagan más por voluntad propia. No puedes resolver la brecha formativa, no puedes capacitar a los trabajadores para hacer un trabajo a menos que involucres a las personas a las que vas a contratar”, eso dijo Tamar Jacoby, presidente de Opportunity America, un laboratorio de ideas centrado en la movilidad económica.

La realidad es que el ajustado mercado laboral ha atado las manos a los empleadores. Muchas de las empresas que se adhirieron a la promesa ya han comenzado a formar trabajadores para satisfacer las necesidades de sus empresas. “Es posible que antes los empleadores fueran reticentes a capacitar a los trabajadores porque se gastan dinero en algo, y eso los empleadores lo quieren evitar siempre que puedan”, dice Tara Sinclair, profesora de la Universidad George Washington y economista de Indeed.com.

Yahoo Finance ha analizado lo que han estado haciendo para cerrar esa brecha con sus propios trabajadores las empresas que se adhirieron a la Promesa a los Trabajadores Estadounidenses.

Lockheed Martin

Lockheed Martin (LMT) es el contratista principal encargado de la construcción de la nave Orion de la NASA, una nave espacial diseñada para explorar el espacio en profundidad. La empresa –al igual que otras– está trabajando en colaboración con la NASA para cumplir con los objetivos de exploración espacial de Trump.

El módulo de tripulación de la nave espacial Orion finalizado sobre el módulo de servicio en el Edificio de Operaciones y Verificaciones del Centro Espacial Kennedy de la NASA.

En el momento que se adhirió a la promesa del presidente, el gigante aeroespacial anunció que está invirtiendo 5 millones de dólares en programas formativos y comerciales, y prometió crear 8 000 nuevos puestos de trabajo para trabajadores cualificados durante los próximos cinco años. Ampliar el programa de aprendizaje avanzado de técnicos de producción (AMTAP, por sus siglas en inglés) es una parte clave de la promesa a cinco años de Lockheed Martin. Este programa, que no exige requisitos de postulación, ofrece un programa de certificación pagada de cinco semanas; los candidatos salen “capacitados para construir hardware electrónico”. Al concluir el programa, los candidatos que aprueben tienen la posibilidad de encontrar un empleo en el programa espacial de Lockheed Martin.

Ivanka Trump, hija del presidente, asesora y copresidenta de Junta Asesora de Políticas para la Población Activa, la organización que lideró la iniciativa, visitó las instalaciones espaciales de Lockheed Martin en Denver en julio. “Mediante el compromiso de Lockheed Martin con la Promesa a los Trabajadores Estadounidenses y la floreciente industria espacial estadounidense, estamos a la vanguardia en el cambio de la naturaleza del trabajo, desde el uso de inteligencia artificial hasta avanzados métodos de producción”, dijo Ivanka Trump.

Walmart

Un año después de sumarse a la promesa, Walmart (WMT), que prometió proporcionar formación a 1 millón de personas durante los próximos cinco años, se adelanta a lo programado y ya ha formado a 200 000 personas (Walmart cuenta con más de 2,2 millones de empleados).

Un trabajador de Walmart, coloca artículos en la góndola de un Walmart Neighborhood Market el miércoles 24 de abril de 2019 en Levittown, Nueva York (AP Photo / Mark Lennihan).

Esta ha sido la primera vez que el gigante de la venta minorista se compromete públicamente con una inversión en un número concreto de trabajadores. La formación de su fuerza laboral “es enormemente importante para Walmart” y poder colaborar con la Casa Blanca fue una de las razones principales por las que la cadena de supermercados se involucró, dijo la vocera de Walmart Kory Lundberg.

Walmart opera más de 5 000 locales en Estados Unidos y Puerto Rico. Mediante programas educativos como Pathways, que dota de formación para el trabajo, y Academies, Walmart está abordando la brecha de comunicación y liderazgo que enfrenta su fuerza laboral. Lundberg dijo que la formación ayuda a los trabajadores a confiar más en sus trabajos. “Si confías en que harás bien tu trabajo, lo harás mejor. Estarás mejor preparado para atender a los clientes, eso dará como resultado una mejor experiencia para el trabajador y para la empresa”, dijo.

FedEx

FedEx (FDX) prometió formar a 512 000 trabajadores en todo el país durante los próximos cinco años. La empresa, que emplea a más de 425 000 personas en todo el mundo, ofrece ayudas para a los trabajadores de FedEx pagar la matrícula y lleva a cabo la iniciativa FedEx Cares Employment Pathways, que ofrece la formación necesaria para que personas externas a la empresa puedan encontrar trabajo en FedEx.

Ontario, California, 28 de abril de 2016. Avión jumbo de carga FedEx MD-11 aterrizando en el Aeropuerto Internacional de Ontario, a las afueras de Los Ángeles, California. El aeropuerto de Ontario es un centro de conexiones de FedEx.

En respuesta a su necesidad de pilotos cualificados, mecánicos y profesionales de la aviación, la empresa también lanzó el FedEx Purple Runway Aviation Scholarship en octubre de 2018. El programa ofrece 2,5 millones de becas para aspirantes a piloto, técnicos de mantenimiento de aviones y otros profesionales de la aviación.

“Nos anima el compromiso del Gobierno para garantizar que los trabajadores estadounidenses desarrollen las habilidades adecuadas y tengan acceso a la formación necesaria para los trabajos que se demandan hoy y que se demandarán en el futuro”, eso dijo el director ejecutivo de FedEX, Frederick Smith, quien también es miembro de la Junta Asesora de Políticas para la Población Activa Estadounidense en la Casa Blanca, cuando se sumó a la promesa el año pasado.

Hill International Trucks

Hill International Trucks prometió contratar y formar a 50 trabajadores durante los próximos cinco años. La red de concesionarios de camiones y tráileres de Ohio emplea a más de 230 trabajadores. “Creo que es muy bueno que la Casa Blanca tenga esta iniciativa, especialmente en nuestro sector y cada vez es más difícil encontrar personas para esos puestos cualificados. Así que cuantas más formaciones y colaboraciones podamos tener entre empresas y escuelas, creo que mejor”, dice el vocero de Hill International Trucks, Renee Murphy.

Getty Images

Hill dice que está sufriendo una falta de trabajadores cualificados que sepan reparar sus camiones pesados y autobuses escolares. Una forma de abordar este déficit es mediante colaboraciones con programas universitarios y escuelas de comercio. Actualmente, está formando a 21 trabajadores y va en camino de alcanzar su objetivo de 50 trabajadores formados en el marco de la promesa de la Casa Blanca.

Hill está ofreciendo formación a sus trabajadores en sus departamentos de servicios y repuestos para puestos como técnico de motores diésel. También han invertido en un programa de formación en gestión. Murphy dice que la empresa está invirtiendo 95 000 dólares por técnico durante los próximos cinco años.

Ebnar Furnaces

Ebnar Furnaces, que tiene su sede central en Austria, prometió contratar y formar a 25 trabajadores durante los próximos cinco años en Estados Unidos. Ebnar, que produce equipos para procesar acero, actualmente emplea a tiempo completo a 85 personas en Estados Unidos y a unos 750 trabajadores en Austria. El director general Herbert Gabriel dice que, gracias a un pedido de 30 millones de dólares hecho por una fábrica de acero la semana pasada, la empresa podrá mantener su compromiso.

Ebnar Furnaces, al igual que otras empresas que se adhirieron a la promesa de la Casa Blanca, pretenden cumplir con su compromiso, pero en última instancia, lo que determine si pueden o no permitirse invertir en contratar y formar más trabajadores, dependerá del ambiente empresarial en los próximos años; datos recientes del Departamento de Trabajo muestran que la contratación y las ofertas de trabajo en Estados Unidos disminuyeron en junio. El crecimiento del PIB se desaceleró un 2,1 % durante el segundo trimestre, respecto al 3,1 % en el primer trimestre.

“Estoy seguro de que lo habríamos hecho también sin esa iniciativa”, dice Gabriel. “Al final, dirigimos un negocio, una empresa con ánimo de lucro que, con suerte, se encuentra con un ambiente que nos permite crecer. Creo que el gobierno al menos está intentando proporcionar un ambiente empresarial que nos permita hacer eso”.

Jacoby, de Opportunity America, dice que si bien la iniciativa de la Casa Blanca es importante, se necesita hacer más. “Es un gran país y esas son solo algunas de las empresas. A veces es más fácil para FedEx que para las empresas pequeñas, por lo que aún no hemos terminado. Hay mucho trabajo por hacer todavía… pero este es un paso importante en la dirección correcta”.

Sibile Marcellus