Mercados españoles cerrados

Las pequeñas empresas son optimistas con la economía estadounidense, según JP Morgan

Los dueños de pequeñas y medianas empresas son súper optimistas con la economía estadounidense.

Según la encuesta anual de JP Morgan sobre la percepción de los dirigentes empresariales publicada el miércoles, el 89% de las medianas empresas y el 63% de las pequeñas empresas son optimistas respecto a la economía estadounidense.

El optimismo de las pequeñas empresas es el mismo en comparación al año anterior y el de las medianas empresas está nueve puntos por encima del año anterior. La firma define como medianas empresas aquellas con ingresos anuales de entre 20 y 500 millones de dólares; las pequeñas empresas son aquellas con ingresos anuales de entre 100 000 y 20 millones de dólares.

El informe de JP Morgan es otro ejemplo del creciente optimismo de las pequeñas empresas estadounidenses, una de las tendencias económicas más fuertes que hemos visto desde que el presidente Donald Trump fuera elegido en noviembre de 2016.

“Esta tendencia a la positividad es la confirmación de que está pasando algo de verdad en la economía”, señaló Jim Glassman, economista en jefe de JPMorgan Chase. “El optimismo empresarial se traduce en actividad empresarial, razón por la que estamos viendo crecer las expectativas en todos los ámbitos”.

Las pequeñas empresas siguen siendo extremadamente optimistas con las perspectivas económicas. Lo único que podría frenarlo es encontrar trabajadores cualificados, de acuerdo a un nuevo estudio de JP Morgan Chase. Getty Images

Y en lo referido al retroceso de la economía, esta encuesta mostró que la queja principal entre los dueños de empresas es algo sobre lo que los economistas, los dirigentes empresariales y la prensa han estado insistiendo en los últimos años: trabajadores cualificados.

Poco más de la mitad de las medianas empresas ‒el 54%‒ dice que uno de los “desafíos principales” a los que tendrán que hacer frente en 2018 es la oferta limitada de talento en la bolsa de trabajo, 10 puntos más que el año pasado. Por cuarto año consecutivo, ha sido mencionado por un número creciente de empresas como un desafío.Glassman le comentó a Yahoo Finance, “te digo [que la economía estadounidense] está en una buena posición”.

“Se aprende mucho acerca de dónde estamos [en el ciclo económico] escuchando de qué se queja la gente”, dijo Glassman. “Las quejas sobre no poder encontrar gente, tener que pagar más para retener a la gente y tener que esforzarse más para encontrar personal con las habilidades adecuadas es música para mis oídos. Significa que nos encontramos en los buenos años de un ciclo económico”.

La búsqueda y el pago de los trabajadores es una preocupación creciente para las pequeñas empresas dado que la disponibilidad de candidatos cualificados disminuye a niveles de hace diez años en medio de la recuperación posterior a la crisis económica (Fuente: JP Morgan Chase).

La encuesta también muestra que el 76% de las medianas empresas planean aumentar los pagos este año, un 5% más que en la encuesta del año pasado, y un 64% de las empresas planean aumentar su personal a tiempo completo, un 7% más que el año pasado.

Las cifras de JP Morgan también bailan con las del informe más reciente sobre el optimismo de las pequeñas empresas de la Federación Nacional para Empresas Independientes (NFIB), el cual indicaba que el 89% de las empresas que intentaron contratar informaron que contrataron a pocos o a ningún candidato cualificado para el puesto que querían cubrir. La encuesta de la NFIB también dijo que el 22% de pequeñas empresas citaron la calidad del trabajo como su principal preocupación, la primera vez desde 2007 que esta preocupación quedaba por encima de la de los impuestos o las regulaciones gubernamentales.

Este endurecimiento del mercado laboral ha llevado a muchos estrategas y economistas a postular que es probable que aumenten los salarios de los trabajadores a medida que se vaya agudizando la competencia por sus servicios. En enero, los datos de la Oficina de Estadísticas Laborales mostraba un aumento del promedio de ganancias por hora del 2,9% respecto al año anterior, el ritmo más rápido desde la crisis financiera.

Glassman, no obstante, considera que el crecimiento de los salarios es en parte una de las funciones de la productividad laboral. Y para Glassman, el aumento de la productividad es una consecuencia más que probable en un ambiente en el que la necesidad de que las empresas saquen más partido de la fuerza laboral existente a la vista de la escasez de candidatos cualificados que los reemplacen es una característica definitoria.

“En mi opinión, el aumento de los salarios será un reflejo de los fundamentos subyacentes”, dijo Glassman. “Esperamos que las compensaciones crezcan a la par que la productividad. A los trabajadores se les pagará mejor si la productividad subyacente mejora, y creo que en los próximos años vamos a ver que la productividad mejora”.

En cuanto a la bolsa y su impacto en las perspectivas de las pequeñas y medianas empresas, Glassman dijo que es difícil descubrir una forma específica en la que los mercados financieros puedan alterar las perspectivas económicas, pero cuando a la bolsa le va bien, claramente está ocurriendo algo en la economía real que se plasmará a nivel de empresas concretas.

“La bolsa monetiza todo esto que podría parecer abstracto”, dijo Glassman. “Todo está ligado”.

Myles Udland