Mercados españoles cerrados

La pregunta que vuelve loca a Alexa, la asistente de Amazon

En la película ‘Terminator 2’, el personaje interpretado por Arnold Schwarzenegger tiene que recurrir a todo tipo de armamento para acabar con su némesis, el temible T-1000 (el robot capaz de tomar cualquier forma). En ‘2001, Una Odisea en el Espacio’, los astronautas tienen que desconectar pacientemente a Hal 9000 el ordenador de a bordo que ha perdido la cabeza. Pero en la vida real, acabar con una inteligencia artificial no es tan complicado. O por lo menos no lo es sacarla de quicio.

Así queda demostrado en el siguiente vídeo, en el que un usuario pide a Alexa, la asistente virtual de Amazon, que le diga el resultado de una operación matemática. Y no una cualquiera. “Alexa, ¿cuánto es 10 elevado a 308?“, le dice. Y aunque en cualquier otro entorno aparecería un resultado abreviado, la inteligencia de Amazon decide dar la increíblemente larga respuesta completa.

Y aunque Alexa responde de forma correcta, hay varias señales que nos indican que ha perdido literalmente la cabeza. Como bien señala Microsiervos, a saber: la cantidad de entonaciones distintas que utiliza para decir ‘Zero’; las diferentes longitudes de pausa; el momento en el que pasa de decir ‘zero’ a decir ‘o’ (en el 01:13); cuando en el 01:28 cambia las pronunciaciones de ese ‘o’ (que en inglés también sirve para decir cero); y por último, esas pausas dramáticas que se escuchan al final. 

Alexa no es el único asistente virtual que pierde la cabeza. Siri, su equivalente en Apple también puede dar respuestas muy locas a determinadas preguntas. 

Por ejemplo, si le preguntamos ‘¿Cómo hace el zorro?’, la seria Siri pierde la compostura e intenta imitar a este animal como en aquella molesta canción…

Más lógica se muestra si le preguntamos cuánto da la división entre cero y cero.

EL asistente de Google también tiene su vena ocurrente, pero le tenemos que hacer preguntas un poco más profundas para descubrirla. Como las siguientes:

¿Eres sensible?

“¿Puede invertirse la entropía?”

“¿Quién es el primero?”

“¿Puedes pasar el Test de Turing?”. 

Está claro que los ingenieros detrás de estos impresionantes avances tienen mucho sentido del humor. 

La pregunta que vuelve loca a Alexa (YouTube)