Mercados españoles abiertos en 7 hrs 55 min

Amazon se suma en España a la moda de darte trabajo pero siendo tu propio jefe

Jaime Quirós.- Amazon (AMZN) ha sido la última compañía en sumarse a la moda de los repartidores independientes. Desde las empresas se vendió la panacea de ser tu propio jefe y administrar tu tiempo a conveniencia, pero muchos describen un modelo lleno de tiranías, malos sueldos y penalidades que han puesto en negocio en la picota.

El comercio electrónico crece a una velocidad exponencial en todo el mundo (concretamente un 25% en España en el último año). Resulta paradójico: las tiendas pierden visitas pero las entregas de los paquetes están provocando atascos en el centro de las grandes ciudades, donde cada vez hay más repartidores a todas horas. Muchos consumidores eligen recibir sus compras en la oficina y en otros casos el repartidor debe presentarse varias veces hasta dar con el cliente.

Las entregas deben mejorar y los drones no son de momento una solución eficaz ni fiable. Entre otras razones porque, ante imprevistos, una de las opciones es que exploten en el aire. De ahí el boom de repartidores independientes que estamos viendo. Y si quienes reparten lo hacen en bicicleta, mejor porque el asunto lleva sello verde. El problema es que estos trabajos se conviertan más en una forma de esclavitud que en una manera de ganarse la vida.

[También de interés: Lo que nadie cuenta del mercado de las licencias de taxis y VTC]

Foto de Digital Trends.

En su anuncio, Amazon busca repartidores autónomos en España para su plataforma Amazon Flex. “Solo necesitas tener coche, un teléfono móvil Android o IOS y unas horas libres”, dice la empresa en una web creada al efecto, donde el futuro repartidor puede registrarse y descargar la app con la que funcionan.

Desde que Amazon diera a conocer su proyecto hace un par de semanas, las críticas proliferan. Los interesados temen que el gigante americano aplique el mismo o similar modelo que empresas como Deliveroo o Glovo.

En Reino Unido ya hay algunas resoluciones judiciales sobre las condiciones laborales de estos trabajadores y si se les puede considerar autónomos o no. Un Comité Central de Arbitraje de Londres ha sentenciado que los trabajadores de Uber son empleados de la empresa, pero no los de Deliveroo (que presentaron una demanda colectiva).

La relación entre las grandes plataformas de la economía digital y los repartidores lleva ya un tiempo en el centro del huracán. El boom del e-commerce es un hecho, lo mismo que el desarrollo de las plataformas de transporte de viajeros alternativas (o complementarias del taxi). El desarrollo digital es imparable y habrá que entenderse. Estamos en pleno siglo XXI. Si el dinero fluye, que se reparta.

IDNet Noticias