Mercados españoles cerrados

La guerra familiar por el control de El Corte Inglés que corroe ese imperio

Es prácticamente imposible pasearse por la ciudad de Madrid sin toparse con El Corte Inglés. Es una maravilla que los turistas no se pierdan con los constantes edificios grises con ese reconocido logo en tipografía verde. Como el grupo de almacenes más grande de Europa (y tercero en el mundo), tiene una presencia económica importante en nuestro país.

Sin embargo, su posición se ha estado debilitando gradualmente en los últimos años. Está severamente endeudado, con un saldo negativo hasta ocho veces mayor que su EBITDA (ingresos antes de amortizaciones e impuestos). El hecho de que los ingresos resulten insuficientes se ve agravado por las decrecientes ventas en periodos claves, tales como la Navidad. El auge del comercio electrónico amenaza con ser el último desafío, ya que el gigante comercial sufre para competir, con una plataforma de venta online mejorable y tiempos de espera excesivos.

El Corte Inglés. Foto: Budrul Chukrut / SOPA Images/ LightRocket / Getty Images)

Pero lo más noticioso últimamente en El Corte Inglés es la discordia que corroe su cúpula, que parece una versión no-violenta de Juego de Tronos o un Falcon Crest del siglo XXI. En agosto del año pasado, el presidente del grupo, Dimas Gimeno, se vio forzado a dimitir antes de ser destituido, a causa de una ‘pérdida de confianza’ ante los accionistas y la mayoría de los miembros del consejo. Accedió a hacerlo tras un mes reñido, “para no perjudicar a los intereses del grupo ante el grado de tensión”, recibiendo una indemnización de casi 10 millones de euros. Pero el drama no se detuvo ahí. Y es que uno de los elementos que complican las pugnas del grupo de distribución es el hecho de que sea una empresa de una familia a la gresca y con mucho dinero de por medio.

Dimas Gimeno fue sucedido por Jesús Nuño de la Rosa. De esta manera, se convirtió en el quinto presidente de El Corte Inglés, y el primero que no forma parte de la familia de Ramón Areces o César Rodríguez González, quienes lo fundaron en 1940. Este cambio formó parte de unos movimientos iniciados en el 2017, cuando Nuño de la Rosa, junto con Víctor del Pozo, fueron nombrados consejeros delegados justamente para alejar a Gimeno del poder ejecutivo. La presión contra Gimeno viene, en gran parte, de sus primas, las hermanas Marta y Cristina Álvarez. Con Inversiones Isidoro Álvarez SA (IASA), las hermanas controlan hasta un 60% de las acciones de El Corte Inglés.

No ha sido de extrañar, por tanto, que, para volver al ‘esquema natural’ del gobierno de la compañía, Marta haya sido nombrada nueva presidenta este junio. Este esquema consiste en un presidente no ejecutivo que represente la propiedad del grupo (con acciones), y dos consejeros delegados que se encarguen de la gestión, con funciones ejecutivas. Marta Álvarez toma el mando como la primera presidenta del grupo, Nuño de la Rosa continuará como consejero delegado presidiendo cuatro filiales (Viajes El Corte Inglés, Informática El Corte Inglés, Financiera El Corte Inglés y Seguros El Corte Inglés), y del Pozo liderando el área de retail (comercio minorista), controlando todas las filiales comerciales.

¿Qué ha hecho Gimeno para oponerse? Por un lado, presentó una querella contra el exdirector de seguridad de El Corte Inglés, Juan Carlos Fernández Cernuda –que podría leerse como una ‘moción de censura’ y ataque contra el poderoso y veterano equipo gestor, por supuesto delito societario, corrupción en los negocios y administración desleal. Los magistrados han declarado que no hay suficientes pruebas y que, teniendo Gimeno conocimiento de los hechos, disponía de ‘investigaciones suficientes y oportunas’.

Por otro lado, su madre, María Antonia Álvarez, ha interpuesto una demanda contra sus sobrinas, para anular su adopción por parte del fallecido patriarca Isidoro Álvarez. La Justicia también ha rechazado esta demanda, declarando que no tiene los derechos sucesorios como para disputar la condición de herederas universales del que gozan las hermanas Álvarez.

Parece que el bando de Gimeno ha sufrido dos importantes derrotas en sus intentos de volver a tomar el mando del imperio de El Corte Inglés. Independientemente de quién sea el presidente (o la presidenta), los desafíos a enfrentar de la compañía son tales que o resuelven la guerra familiar y pasan página, o el reto del mercado puede acabar terminando con el coloso creado por don Ramón.

Laotracaradelamoneda

IDNet Noticias