Mercados españoles cerrados

La foto falsa de las inundaciones que ha provocado un debate sobre las condiciones precarias de los repartidores

Las intensas lluvias que ha habido en los últimos días en España han puesto de relieve las duras condiciones laborales a las que se enfrenta un elevado número de personas. En las calles de las principales ciudades proliferan los ‘riders’, que se dedican a llevar la comida a domicilio.

En los últimos meses ha habido mucha polémica con estos repartidores y con la posible precarización de su trabajo. Mientras que ellos defienden que deberían ser asalariados, las empresas estiman que son profesionales que deciden cuándo y cómo colaborar, por lo que son autónomos.

Concentración de repartidores en París por la precarización laboral (REUTERS/Charles Platiau).

Un conflicto permanente que se agudiza en días complicados como son los de lluvia porque los trabajadores cuentan con muy pocos derechos y protección en caso de que haya cualquier problema como un accidente.

Una publicación falsa ha generado un intenso debate sobre el tema. La usuaria de Twitter @faaaina publicaba un tuit en el que mostraba a un repartidor supuestamente jugándose la vida bajo la lluvia durante el temporal causado por la gota fría en el Mediterráneo.

Sin embargo, pronto se descubrió que la imagen no había sido tomada en España, sino que había tenido lugar en Australia en 2017. Una situación que no cambiaba la realidad, ya que aunque no hubiera fotos, lo cierto es que los repartidores españoles tuvieron que salir y enfrentarse a unas condiciones climáticas muy adversas. Así, varios usuarios quisieron compartir sus experiencias.

Rápidamente se montó un intenso debate en las redes en el que se defendieron todas las posturas. Algunos defendían que era culpa de la empresa por hacer trabajar a esas personas en tan malas condiciones; otros apuntaban a los usuarios por seguir pidiendo; mientras que también estaban los que apostaban porque los trabajadores habían aceptado esa realidad.

Mientras que el debate en las redes se centraba en la búsqueda del culpable, un repartidor quiso poner un poco de luz sobre el tema y contar lo que ocurre en un hilo en Twitter. Para él, el problema no está en la lluvia, sino en las condiciones generales que soportan estos trabajadores independientemente del tiempo.