Mercados españoles abiertos en 8 hrs 23 min
  • S&P 500

    4.117,86
    -46,14 (-1,11%)
     
  • Nasdaq

    11.910,52
    -203,27 (-1,68%)
     
  • NIKKEI 225

    27.606,46
    -79,01 (-0,29%)
     
  • Dólar/Euro

    1,0718
    -0,0013 (-0,12%)
     
  • Petróleo Brent

    85,05
    -0,04 (-0,05%)
     
  • BTC-EUR

    21.408,59
    -477,90 (-2,18%)
     
  • CMC Crypto 200

    529,21
    -7,68 (-1,43%)
     
  • Oro

    1.887,80
    -2,90 (-0,15%)
     
  • HANG SENG

    21.283,52
    -15,18 (-0,07%)
     
  • Petróleo WTI

    78,45
    -0,02 (-0,03%)
     
  • EUR/GBP

    0,8876
    -0,0025 (-0,28%)
     
  • Plata

    22,34
    -0,08 (-0,33%)
     
  • IBEX 35

    9.227,30
    +54,90 (+0,60%)
     
  • FTSE 100

    7.885,17
    +20,46 (+0,26%)
     

Jeff Bezos le paga US$ 800.000 por ser director de una escuela con 13 estudiantes

Jeff Bezos, fundador de Amazon, conversa antes del inicio de un partido de la NFL, el 15 de septiembre de 2022, en Kansas City, Missouri. (AP Foto/Charlie Riedel)
Jeff Bezos le paga US$ 800.000 por ser director de una escuela con solo 13 estudiantes. Foto: AP/Charlie Riedel

Michael George sería como cualquier otro director de escuela si no recibiera el jugoso salario de un ejecutivo: más de US$ 800.000, casi tres veces el de sus pares.

Tampoco se trata de una escuela cualquiera. Es la Academia Bezos, un sistema de educación preescolar gratuito creado por el multimillonario fundador de Amazon, que prioriza la atención a los niños de familias con bajos ingresos.

La semana pasada fue noticia que George cobró en 2021 la “pequeña fortuna” de US$ 800.452, más otros US$ 28.000 en beneficios, únicamente por supervisar la academia de Bezos en Des Moines, Washington, una locación con solo 13 estudiantes.

George llegó a recibir una compensación similar en 2020, año en el que prácticamente no hubo escuelas abiertas. No fue hasta finales de 2021 que esta red educativa se expandió hacia Texas y Florida.

Un salario similar al del presidente de Harvard

Los datos fueron publicados por Bloomberg el viernes a partir del formulario de impuestos anual presentado por la fundación de US$ 2.000 millones “Day One Fund”, a la que pertenece la Academia Bezos.

Para comparar, el presidente de la Universidad de Harvard, Lawrence Bacow, tenía ese mismo año un salario base de US$ 912.565. El salario de George es casi tres veces el de un director promedio en una institución sin fines de lucro, US$ 294.000 en 2021.

Sin embargo, la Academia Bezos considera que el dinero cae “dentro de un rango razonable de precios competitivos del mercado”. Katie Ford, portavoz de la organización, dijo que planean abrir 15 escuelas más para fines de 2023.

También se conoce que el “hombre de confianza” de Jeff Bezos trabajó durante más de dos décadas en Amazon y lideró proyectos de consumo como Amazon Echo y Alexa.

No es coincidencia entonces que Bloomberg también haya encontrado a otros antiguos trabajadores de Amazon en el personal de la Academia, como su jefe de operaciones, Miguel Roque, quien recibió US$ 463.144 como salario en 2021.

El modelo de escuelas que dirige George utiliza “el mismo conjunto de principios que han impulsado a Amazon”, según el sitio web de la fundación. Eso significa una “obsesión intensa por el cliente”, donde el estudiante es el cliente.

Proyectos filantrópicos de Bezos

Bezos, de 58 años y con una fortuna de 119.000 millones de dólares, ha dedicado más tiempo a la filantropía después de dejar el cargo de director ejecutivo de Amazon el año pasado.

En los últimos meses, se ha centrado en las problemáticas causadas por el cambio climático con la fundación “Earth Fund”, organismo del que es presidente ejecutivo y al que ha donado US$10.000 millones.

El fundador de Amazon también anunció recientemente que regalará la mayor parte de su fortuna durante su vida.

Sin dar más detalles, Bezos dijo que él y su socia, la periodista convertida en filántropa Lauren Sánchez, estaban "construyendo la capacidad de poder regalar este dinero".

También te puede interesar:

VIDEO | Los despidos en el sector tecnológico obligan a los inmigrantes a correr en busca de nuevos empleos