Mercados españoles cerrados
  • IBEX 35

    8.289,20
    +64,00 (+0,78%)
     
  • Euro Stoxx 50

    3.942,62
    +21,35 (+0,54%)
     
  • Dólar/Euro

    1,0545
    -0,0014 (-0,14%)
     
  • Petróleo Brent

    76,70
    +0,55 (+0,72%)
     
  • Oro

    1.809,40
    +7,90 (+0,44%)
     
  • BTC-EUR

    16.267,74
    -166,91 (-1,02%)
     
  • CMC Crypto 200

    402,11
    -4,14 (-1,02%)
     
  • DAX

    14.370,72
    +106,16 (+0,74%)
     
  • FTSE 100

    7.476,63
    +4,46 (+0,06%)
     
  • S&P 500

    3.934,38
    -29,13 (-0,73%)
     
  • Dow Jones

    33.476,46
    -305,02 (-0,90%)
     
  • Nasdaq

    11.004,62
    -77,39 (-0,70%)
     
  • Petróleo WTI

    71,59
    +0,13 (+0,18%)
     
  • EUR/GBP

    0,8589
    -0,0037 (-0,42%)
     
  • Plata

    23,68
    +0,43 (+1,87%)
     
  • NIKKEI 225

    27.901,01
    +326,58 (+1,18%)
     

Jair Bolsonaro apuesta a las buenas noticias económicas y adelanta beneficios de los planes sociales

El presidente brasileño y candidato a la reelección, Jair Bolsonaro, llega a un colegio electoral para votar durante las elecciones legislativas y presidenciales, en Río de Janeiro, Brasil, el 2 de octubre de 2022.
El presidente brasileño y candidato a la reelección, Jair Bolsonaro, llega a un colegio electoral para votar durante las elecciones legislativas y presidenciales, en Río de Janeiro, Brasil, el 2 de octubre de 2022. - Créditos: @MAURO PIMENTEL

BRASILIA.- Envalentonado por un resultado que lo dejó vivo para el ballottage, Jair Bolsonaro mueve sus fichas para la segunda vuelta frente a Lula da Silva anticipando una campaña que pondrá el foco en la mejora de la economía para cazar votos que le permitan aspirar a la reelección.

El presidente de Brasil pretende reforzar las ayudas sociales a las camadas más pobres y poner en primer plano la recuperación de la economía brasileña insistiendo en que donde la izquierda gobierna en la región la situación es problemática.

Un simpatizante de Jair Bolsonaro sigue las elecciones del domingo
Un simpatizante de Jair Bolsonaro sigue las elecciones del domingo - Créditos: @CARL DE SOUZA

Con el 99,99% de los colegios electorales contabilizados, Lula se impuso el domingo a Bolsonaro por 48% a 43%, una distancia de poco más de seis millones de votos, en el resultado más estrecho para una primera vuelta desde la redemocratización.

Un Bolsonaro estratégico explicó su derrota debido a una “voluntad de cambio” de parte del “pueblo brasileño”, que sintió un aumento de los productos, en especial de la canasta básica.

“Hay ciertos cambios que pueden ser para peor”, advirtió el presidente, que reforzará el discurso de que la economía brasileña está en recuperación y que un cambio hacia un gobierno de izquierda podría sumir al país en una crisis similar a la de la Argentina o Venezuela.

Luego de la primera vuelta, el gobierno brasileño anunció hoy que anticipará en octubre el pago del Auxilio Brasil, el programa asistencial por el que 20 millones de familias vulnerables reciben 115 dólares mensuales, de manera que todos cobrarán antes del día del ballottage.

Además, el presidente compartió en redes sociales una imagen que anuncia el pago de un aguinaldo para mujeres beneficiarias del Auxilio Brasil, medida que impactará en dos segmentos donde el presidente tiene dificultades: las mujeres y las camadas de menor renta, especialmente en el noreste. Bolsonaro no dio más detalles sobre ese plan.

La medida puede apuntalar apoyos en los grupos que cobran hasta cinco salarios mínimos, reduciendo la ventaja que lleva Lula, dijo a LA NACION Marco Antonio Teixeira, politólogo de la Fundación Getulio Vargas. “(La economía) va a ser un asunto central, porque el desempleo está disminuyendo, sin entrar en el mérito de la calidad, y hay un cierto calentamiento de la economía”, explicó Teixeira. “Cuando uno mira para vecinos, como la Argentina, está en una crisis inflacionaria grave. Bolsonaro va a insistir en que donde gobierna la izquierda hay problemas”, agregó.

La performance de Bolsonaro, por encima de lo proyectado por las encuestadoras, se explicó por una resiliencia en la región sur y sudeste de Brasil, con un apoyo que ninguna encuesta captó en estados claves como San Pablo y Río de Janeiro, donde se impuso al líder del Partido de los Trabajadores (PT) por 7 y 11 puntos, respectivamente.

Tras casi cuatro años de su administración, el presidente brasileño no solo no perdió votos: ganó 1.700.000 respecto de la primera vuelta de 2018, en la que se impuso al candidato del PT Fernando Haddad.

“Mucha gente se dejó llevar por las mentiras propagadas por las encuestas, que terminaron la primera vuelta desmoralizadas. Vencimos esa mentira y ahora vamos a vencer en la elección”, aseguró Bolsonaro.

“Nuestros adversarios solo se prepararon para una corrida de 100 metros. Nosotros estamos listos para una maratón”, agregó.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, que se presenta a la reelección, encabeza una caravana de entusiastas de las motocicletas con el candidato a gobernador de Sao Paulo, Tarcisio de Freitas, montando en el asiento trasero, durante un acto de campaña en Sao Paulo, Brasil, el sábado 1 de octubre de 2022.
El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, que se presenta a la reelección, encabeza una caravana de entusiastas de las motocicletas con el candidato a gobernador de Sao Paulo, Tarcisio de Freitas, montando en el asiento trasero, durante un acto de campaña en Sao Paulo, Brasil, el sábado 1 de octubre de 2022. - Créditos: @Marcelo Chello

El PT llegará a la segunda vuelta con una ventaja de seis millones de votos, pero Bolsonaro tiene candidatos fuertes en estados claves que podrán hacer campaña por él, principalmente en el sudeste brasileño, que concentra el 40% del padrón electoral. Factores que le permiten soñar con conseguir por primera vez desde la redemocratización que el candidato que salió segundo en la primera vuelta se imponga en la segunda.

La disputa en primera vuelta, más peleada desde lo numérico de lo que preveían las encuestas y sin episodios de violencia, y un Congreso que desde 2023 adoptará un perfil más hacia la derecha, generó un “alivio” en los mercados, explicó a LA NACION Gilberto Braga, profesor del Instituto Brasileño de Mercado de Capitales (Ibmec), de Río de Janeiro.

El Ibovespa, principal índice de valores de la Bolsa de San Pablo, subió más de 5%, mientras que el dólar se depreció más de 4% en relación con el real.

“Es una elección imprevisible”, dijo Braga, pero “el hecho de que Lula no haya consolidado una victoria muestra que tendrá que ser más propositivo sobre lo que hará” en caso de volver al gobierno y, por la conformación del Congreso, tendrá que esforzarse por alcanzar consensos, siendo un hecho que tendrá dificultades para avanzar en reformas más radicales.

Braga consideró, por último, que la economía “surge como un factor que puede ayudar” al presidente.

El desempleo, en 8,9%, alcanzó la semana pasada la tasa más baja en siete años, y el país confirmará en septiembre su tercer mes consecutivo de deflación.

“Bolsonaro va a beneficiarse de un mes más de Auxilio Brasil y va a explotar políticamente probables resultados positivos en la economía”, concluyó el profesor del Ibmec.