Mercados españoles cerrados
  • IBEX 35

    8.933,60
    +44,80 (+0,50%)
     
  • Euro Stoxx 50

    3.808,86
    +68,55 (+1,83%)
     
  • Dólar/Euro

    1,0739
    +0,0006 (+0,05%)
     
  • Petróleo Brent

    119,25
    +1,85 (+1,58%)
     
  • Oro

    1.857,30
    +3,40 (+0,18%)
     
  • BTC-EUR

    26.829,74
    -429,17 (-1,57%)
     
  • CMC Crypto 200

    625,79
    -3,71 (-0,59%)
     
  • DAX

    14.462,19
    +230,90 (+1,62%)
     
  • FTSE 100

    7.585,46
    +20,54 (+0,27%)
     
  • S&P 500

    4.158,24
    +100,40 (+2,47%)
     
  • Dow Jones

    33.212,96
    +575,77 (+1,76%)
     
  • Nasdaq

    12.131,13
    +390,48 (+3,33%)
     
  • Petróleo WTI

    115,07
    +0,98 (+0,86%)
     
  • EUR/GBP

    0,8497
    -0,0014 (-0,16%)
     
  • Plata

    22,14
    +0,17 (+0,77%)
     
  • NIKKEI 225

    26.781,68
    +176,84 (+0,66%)
     

Hijas y amantes: cómo la guerra empezó a fracturar los secretos de la vida privada de Vladimir Putin

  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
·20 min de lectura
En este artículo:
  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
Vladimir Putin, en un acto en el Kremlin. (AP Photo/Alexander Zemlianichenko)
Vladimir Putin, en un acto en el Kremlin. (AP Photo/Alexander Zemlianichenko)

VOORSCHOTEN, Países Bajos.- A Vladimir Putin no le gustó para nada la intromisión. “Siempre me ha molestado esa gente llena de fantasías húmedas que mete sus narices en la vida de los demás”, disparó el presidente ruso sin pestañear ante la pregunta de la periodista.

Era el año 2008 y el presidente ruso -que por entonces tenía 56 años y hacía ocho que estaba en el poder- estaba dando una conferencia de prensa en la fastuosa Villa Certosa, en Cerdeña. A su lado se encontraba su mayor aliado en Europa, Silvio Berlusconi, el magnate de los medios y primer ministro italiano de legendarios apetitos hedonistas, con quien Putin compartía el gusto por los chistes groseros, el mobiliario ostentoso y la riqueza sin fin.

Vladimir Putin/ Mikhail Klimentyev/AP
Vladimir Putin/ Mikhail Klimentyev/AP

Durante las vacaciones, las dos hijas adolescentes de Putin disponían de esa extensa villa para veranear, salían a navegar de incógnito, y realizaban excursiones de compras de lujo, bajo la orden estricta de no revelar su identidad y esconder el rostro de las cámaras, según cuenta una persona con conocimiento de aquel arreglo.

La estrategia de proteger estrictamente a su familia le funcionó bien durante años, hasta que Rusia invadió Ucrania en febrero. Pero ahora que el cerco de las sanciones de varios países se va cerrando sobre el círculo más cercano a Putin -como las sanciones de Gran Bretaña contra Alina Kabaeva, considerada amante de Putin desde hace años, y contra su exesposa Lyudmila Ocheretnaya- la fachada empieza a caer y se conocen algunos detalles de la vida privada del líder ruso.

Pero el primer anticipo de sus complicados asuntos familiares asomó en aquella conferencia de prensa de 2008, cuando la periodista rusa Nataliya Melikova, del Nezavisimaya Gazeta, se aventuró como pisando huevos en esa zona prohibida. Un informe aparecido días antes en el Moskovsky Korrespondent aseguraba que Putin y su esposa, que llevaban 25 años juntos, se habían separado en secreto. Lo que más llamaba la atención era que el diario además reportaba que Putin se había enamorado de “la Kabaeva”, una medallista olímpica ganadora del oro en gimnasia rítmica y famosa por su flexibilidad, que tenía 24 años —más o menos la edad de sus hijas— y se había convertido en una de las caras públicas de su partido político.

Lyudmila Ocheretnaya, la ex mujer de Putin, y Alina Kabaeva, su supuesta amante
Lyudmila Ocheretnaya, la ex mujer de Putin, y Alina Kabaeva, su supuesta amante

Putin le respondió a Melikova acusándola de entrometida y desmintió la información. Y fue en ese momento que Berlusconi hizo gesto de dispararle a la periodista con una ametralladora imaginaria, mientras Putin -sobre quien ya pesaban acusaciones de haber mandado asesinar a varios periodistas- asentía con la cabeza y esbozaba su sonrisa indescifrable. Pocos días después, el Moskovsky Korrespondent cerró definitivamente por “razones financieras”.

Mucho más que un padre sobreprotector

Putin es más que un padre sobreprotector que quería que sus hijas tuvieran una vida normal y consideraba que su seguridad era un tema de seguridad nacional. Como exagente de la KGB, conoce al dedillo los métodos para el subterfugio y la desinformación, sabe metamorfosearse según la ocasión, y ha escondido su vida personal tras un velo de secreto y de rumores.

Putin tiene dos hijas reconocidas oficialmente de su primer matrimonio, pero según medios independientes rusos y noticias internacionales no verificadas, podría tener cuatro hijos más con otras dos mujeres. Sin embargo, hasta sus hijas reconocidas, ahora de mediana edad, han permanecido tan ocultas que en las calles de Moscú pasarían desapercibidas. Su exesposa, con quien según algunos biógrafos se casó para mejorar sus chances de unirse a la KGB, reacia a admitir solteros, desapareció literalmente del radar de la opinión pública incluso antes de su divorcio del mandatario ruso.

Un edificio de lujo con vidrio verde en Lugano, Suiza, donde se cree que vivió Alina Kabaeva, una exgimnasta olímpica y la mujer considerada durante mucho tiempo como la actual amante del presidente Vladimir Putin. (Dmitry Kostyukov/The New York Times) (DMITRY KOSTYUKOV/)
Un edificio de lujo con vidrio verde en Lugano, Suiza, donde se cree que vivió Alina Kabaeva, una exgimnasta olímpica y la mujer considerada durante mucho tiempo como la actual amante del presidente Vladimir Putin. (Dmitry Kostyukov/The New York Times) (DMITRY KOSTYUKOV/)

En marzo de este año, en los enclaves de mansiones rusas que hay en Suiza empezó a circular una petición que reclamaba la repatriación de su supuesta amante, “la Kabaeva”, a quien comparaban con Eva Braun, pareja de Hitler. Entre los vecinos del Lago de Lugano corren chismes sobre el edificio de vidrio verde donde vivía Kabaeva y hablan con mucha seguridad del hospital donde nacieron sus supuestos hijos y las escuelas a las que asistían. Pero reconocen no haberla visto nunca…

Esos supuestos hijos no están confirmados y son invisibles. En muchos casos son como los fantasmas de los cuentos, pueden ser conjurados para lograr un efecto deseado, ya sea por los críticos de Putin, para socavar su autofabricada fama de protector de los valores familiares, o bien por sus defensores, para rodearlo de una imagen de riqueza, virilidad y misterio. O tal vez realmente existen.

“Se dicen tantas cosas…”, señala Nina Khrushcheva, nacida en Moscú y actual profesora de asuntos internacionales de la New School de Nueva York. “Podrían ser todas ciertas o todas falsas: así es la bruma que rodea a Putin.”

Kabaeva se unió a la política tras terminar su carrera deportiva (GETTY Images/)
Kabaeva se unió a la política tras terminar su carrera deportiva (GETTY Images/)

Según Khrushcheva, Putin es obsesivamente clandestino y al mismo tiempo un exhibicionista que se alimenta de la imagen de supervillano con que lo pinta Occidente.

Sin embargo, algunas cosas parecen bastante claras. Los miembros del círculo familiar de Putin se benefician del sistema cleptocrático que Putin preside como un jefe de la mafia, con lugartenientes oligarcas que le rinden pleitesía con riqueza, empleos lucrativos o propiedades lujosas para su familia y para quienes tal vez ocupan la órbita de su afecto. Durante décadas, pocos lograron penetrar la burbuja opaca construida para protegerlos ellos y sus recursos. Pero la guerra en Ucrania cambió eso.

En abril, Estados Unidos apuntó a la bruma e impuso sanciones a sus dos hijas, nombrándolas como familiares de una persona penalizada -Putin- y señalando su apoyo a la industria de defensa rusa y la captación de miles de millones de dólares de fondos supervisados directamente por Putin. Según funcionarios, el gobierno estadounidense también estuvo a punto de imponer sanciones a Kabaeva, pero se detuvo a último momento para evitar, por ahora, una escalada.

Los expertos en sanciones afirman que, más que causar daños económicos a Putin, estas medidas buscaban enviarle un mensaje de que su agresión había cruzado un límite y que su mundo privado, invisible e intocable, podía ser visto y alcanzado por Occidente.

“En general, las sanciones que no son aprobadas por el Consejo de Seguridad de la ONU son malas, y lo que es más importante, son inútiles”, dijo Dmitri Peskov, el portavoz del Kremlin, cuando se le pidió un comentario sobre las sanciones occidentales contra los miembros de la familia de Putin. “Las sanciones contra familiares, parientes, conocidos y periodistas son estúpidas”. Cuando se le preguntó si el Kremlin creía que las sanciones contra Kabaeva y sus familiares eran una afrenta personal contra Putin, Peskov añadió: “¡Es una decisión absurda!”.

Maria, la mayor

En un terreno cubierto de césped en las afueras de Ámsterdam, unos manifestantes enviaron hace poco un mensaje a Putin a través de su hija, Maria. Cerca de banderas ucranianas plantadas al medio de un corazón trazado con velas, un cartel dirigido a “Ave Maria Putin” en la verja decía: “Parece que tu viejo es difícil de ubicar y claramente imposible detenerlo, incluso para sus verdugos. Pero como todos sabemos, padres e hijas son otra historia” y “Te rogamos, Maria”.

Lo que al principio parecía un lugar improbable para una solicitud -y un personaje improbable al cual solicitar- cobró más sentido al comprender que el terreno había sido comprado recientemente por Jorrit Faassen, un holandés que estuvo casado y tuvo al menos un hijo con Maria Vladimirovna Vorontsova, como se conoce a la hija mayor de Putin. En los 15 años desde que se fue a vivir en secreto con Faassen en Holanda, en ocasiones Vorontsova se había convertido en objeto de la furia local contra su autoritario padre.

Las cosas se pusieron especialmente tensas en 2014, cuando separatistas apoyados por Rusia derribaron un jet de Malaysia Airlines que salió de Ámsterdam y sobrevolaba Ucrania, matando a 298 personas, de las cuales casi 200 eran neerlandesas. Los alcaldes holandeses exigieron que a Vorontsova se le deportara y con la guerra en Ucrania los cuestionamientos han aumentado.

Un medio de investigación neerlandés, Follow The Money, contactó a Faassen en Rusia recientemente. Con un fuerte acento de La Haya, dijo que la guerra en Ucrania era un inconveniente y negó haber sido esposo de Vorontsova. “No estaba cómodo”, dijo Harry Lensink, el editor que lo entrevistó.

Desde entonces, los reporteros tampoco han estado cómodos y se preocupan de que sus teléfonos estén intervenidos. Un reportero que colaboró con el artículo sobre Faassen recibió un aviso de que una persona que usaba un servidor en Moscú había intentado hackear su correo electrónico.

Mariya y Yekaterina, las dos hijas de Vladimir Putin junto a su exesposa Lyudmila.
Mariya y Yekaterina, las dos hijas de Vladimir Putin sancionadas por Estados Unidos

Todo ese enojo y ansiedad estaba muy alejado del jolgorio en una fiesta para celebrar a la pareja en 2008 en Wassenaar, acaso la zona más exclusiva y adinerada de los Países Bajos. “Era una fiesta de casamiento”, recordó Danny Pleizer, un cantante local de canciones folklóricas neerlandesas que actuó en la velada.

Dijo que los invitados cantaron con sus éxitos y estrechó la mano del novio, a quien conocía desde hacía años, así como la de la novia. No tenía idea que ella era la hija de Putin y se marchó después de su intervención.

Casi nadie en la boda sabía mucho de ella, aunque los amigos de Faassen, que se mudó a Moscú por negocios en 2006, ofrecieron pistas en sus discursos pendencieros. Bromeaban sobre su pasatiempo de tirarle los perros a chicas rusas adineradas en las discotecas de Moscú.

Los padres de Maria no acudieron a su fiesta de boda neerlandesa. Sin embargo, algunos rusos sí estuvieron presentes, como los hombres fornidos que miraban desde el bar, mientras una pariente de la novia -una joven que cantó una canción rusa tradicional y emotiva- bailaba enérgicamente al son del tango.

El primo del novio, Casper Faassen, ahora un reconocido artista holandés, dijo que la siguiente vez que vio a Maria, la esposa de su primo, fue para el cumpleaños de su tía en el suburbio cercano de Merenwijk. Se comunicaba con todos, incluso su marido, en buen inglés y hablaba poco neerlandés.

Ni Casper ni muchos otros en la familia conocían la verdadera identidad de la mujer que se hacía llamar Maria Vladimirovna Vorontsova y ahora Maria Faassen, pero que para su padre era Masha. Pero en 2010, un medio ruso, New Times, reportó que Jorrit, que por entonces era funcionario en una consultora rusa, recibió una paliza de los guardaespaldas de Matvey Urin, un importante banquero ruso que no sabía con quién trataba, luego de un incidente de tráfico en Moscú.

Poco después, Urin perdió sus licencias para operar bancos y los guardaespaldas acabaron en la cárcel. Los reporteros de chismes rusos especularon que el holandés era el yerno de Putin, aunque Jorrit siempre lo negó.

La pareja pasaba mucho tiempo en Moscú, donde hay documentos que lo mostraban como funcionario de Gazprombank. Casper dijo que su primo una vez le ofreció la posibilidad de contactos lucrativos y ventas en Rusia. Para entonces, los rumores del parentesco de Maria habían empezado a circular y el artista, que despreciaba a Putin por socavar la democracia y por las represiones violentas, declinó.

“Dije, ‘Gracias, pero no, gracias’”, comentó. Desde entonces se mantuvo alejado de la pareja.

Pero los habitantes locales les prestaban más atención. Una tarde reciente, cerca del rascacielos de lujo donde Jorrit compró los dos pisos superiores, un vecino ucraniano expresó asco de los antiguos ocupantes. Corien Zoetemelk, de 57 años, una vecina que vive en la calle contraria al penthouse, recordó ver a la pareja en varias ocasiones, incluso deslizándose por el canal bajo su edificio de departamentos.

“Los vi en su velero”, dijo. “Ella estaba embarazada”.

Putin junto a su mujer y a su hija María (segunda por la izquierda).  (Agencia AFP/)
Putin junto a su mujer y a su hija María (segunda por la izquierda). (Agencia AFP/)

Sergei Roldugin, un chelista extremadamente rico y amigo cercano de Putin que es padrino de Maria y ahora está en la lista de sanciones de Estados Unidos y la Unión Europea, una vez le dijo a un entrevistador que ella tuvo un hijo en 2012. En una entrevista de 2017 con Oliver Stone, Putin reconoció que se había convertido en abuelo.

Algunos locales están convencidos de que vieron al abuelo ruso de visita.

“Sí, vi a Putin”, dijo Patricia Kortekaas, de 62 años, integrante del Concejo Municipal de Voorschoten, afuera del supermercado al que supuestamente entró. Ella recordó haberlo visto escoltado por su seguridad, en el pasillo de café y té. “Parecía cauto”, dijo. “Pensé ‘¿Qué le pasa?’”. (La oficina de Putin ha negado las visitas).

En 2014, Maria se convirtió en una especialista en enanismo pediátrico. Su proyecto de caridad, Elfa-Endo, que ayuda a niños con problemas endocrinológicos, también recibió fondos del poderoso Alfa Bank -ahora sancionado-, lo que podría ser la razón por la cual el Departamento del Tesoro de Estados Unidos decidió castigarla por liderar “programas financiados por el Estado que han recibido miles de millones de dólares del Kremlin para la investigación genética y que Putin supervisa personalmente”.

Dichas sanciones podrían dañar a su nueva familia. Según un informe publicado en abril por el medio independiente ruso Meduza, para entonces ya se había divorciado de Jorrit y se había vuelto a casar con un hombre ruso que consiguió un trabajo en la empresa de gas Novatek. Gennady Timchenko, un poderoso oligarca que a menudo aparece como alguien que arregla las cosas en la familia de Putin, y también está en la lista de sanciones, desde hace poco forma parte del directorio de dicha empresa.

Maria no pudo ser contactada para ofrecer comentarios. Faassen no devolvió un pedido de comentario que se dejó con su padre, quien dijo “Váyanse”, en su casa, donde las ventanas, tradicionalmente descubiertas en la región de Holanda, están bloqueadas con papel periódico.

La hija “disciplinada”

Desde el principio, la historia personal de Putin parecía repleta de los elementos con los que se construyen los mitos. Utilizó una biografía oficial -publicada en 2001, cuando recién tomó el poder como un aparente demócrata de la nueva generación- para pulir su imagen de hombre de familia duro pero heroico. En ella, cuenta una anécdota de cómo salvó, desnudo, a su familia cuando un sauna defectuoso quemó la dacha familiar.

“Las niñas sufrieron más con el incidente”, dijo Putin, refiriéndose a sus dos hijas. “Habían traído todos sus tesoros de casa a la dacha, todos los juguetes y muñecas Barbie que habían acumulado durante sus vidas enteras. Masha luego me dijo que durante meses no pudo dormir. Habían perdido todo lo que les era conocido”.

Ahora, la conflagración de la guerra de Putin en Ucrania ha amenazado con robarles todo otra vez.

Eso también va para su segunda hija, Katya, quien, en palabras de Putin, “resultó ser la más disciplinada”.

“Cuando grité, ‘¡Todas fuera de la casa!’”, dice, “ella soltó su cuchara en la mesa y saltó fuera de la casa sin hacer preguntas”.

En efecto, Katya, quien vivió con el alias Katerina Vladimirovna Tikhonova, parece ser la que se ha apegado más al círculo de influencia de Putin. En febrero de 2013 supuestamente se casó con Kirill Shamalov, hijo de Nikolai Shamalov, estrecho colaborador de Putin y principal accionista del banco Rossiya. Igora, uno de los resorts de esquí preferidos de Putin, fue el idílico escenario invernal en el que los nombres de Kirill y Katerina se escribieron en la nieve.

En 2020, Meduza y otro medio ruso independiente, Important Stories, obtuvieron invitaciones de boda que Shamalov envió por correo electrónico a Maria, Jorrit y su hijo en Holanda. Se decía que la boda iba a incluir patinaje artístico sobre hielo en interiores, una exhibición de iluminación láser y una falsa aldea rusa con actuaciones variadas.

La hija menor de Putin, Katerina Tikhonova, baila rock and roll acrobático.
La hija menor de Putin, Katerina Tikhonova, baila rock and roll acrobático

Katerina misma era una experimentada intérprete apasionada por la danza acrobática de rock and roll. En 2013 ella y su pareja de baile, Ivan Klimov, que la lanzó por el aire vestida de leotardo y tenis blancos, actuaron en la competencia Boogie-Woogie World Masters de rock acrobático.

“Todos sabían que era la hija de Putin”, dijo Edilio Pagano, que a menudo era juez en los eventos en los que competía Katerina, pero dijo que nunca sintió la presión de darle puntajes más altos.

Dijo que Katerina “no era, digamos, una atleta genial, pero realmente le importaba y acudía a todas las competiciones”. Nunca hablaba de su linaje, dijo, pero era una mujer “muy reservada, muy bondadosa, sonriente y bien educada” que se comunicaba sobre todo en inglés.

Cerca de 2014, Pagano trabajó con ella en el comité ejecutivo de la Confederación Mundial de Rock ‘N’ Roll, con sede en Suiza, en la que ella fungía como vicepresidenta de expansión y marketing. Casi nunca iba a las juntas, dijo, pero cuando lo hacía, siempre la acompañaban dos guardaespaldas.

El presidente Vladimir Putin, con atletas rusos en el Kremlin. (Mikhail Klimentyev, Sputnik, Kremlin Pool Photo via AP) (Mikhail Klimentyev/)
El presidente Vladimir Putin, con atletas rusos en el Kremlin. (Mikhail Klimentyev, Sputnik, Kremlin Pool Photo via AP) (Mikhail Klimentyev/)

Para entonces estaba ocupada con asuntos más importantes. En 2015, la agencia rusa de noticias RBC informó que había viajado a Suiza no para una competencia de danza, sino para asistir a la “sesión rusa” del foro de Davos con Shamalov.

Putin deslizó en una entrevista televisiva de 2011 que Katerina se había licenciado en Estudios Orientales en la Universidad de San Petersburgo. Pero al mostrarse cautelosamente en 2015, fue como autora de un libro de texto de matemáticas y media decena de artículos científicos, entre ellos uno sobre viajes espaciales y la reacción del cuerpo a la gravedad cero. Su coautor, el rector de la Universidad Estatal de Moscú, Viktor Sadovnichy, no respondió a un pedido de comentarios

Pero era más que académica. Katerina lideraba Innopraktika, un instituto de investigación para apoyar y patrocinar a científicos jóvenes financiado en parte por la empresa petrolera estatal Rosneft. El directorio de Innopraktika, investigó Reuters, contaba con un grupo de confidentes de Putin y exfuncionarios de la KGB, entre ellos algunos de los que vivían en el mismo complejo de viviendas en Dresden, Alemania, cuando la familia Putin estuvo destacada ahí en los años 80. Y para 2014 ella ayudaba a supervisar la expansión de 1700 millones de dólares de la Universidad Estatal de Moscú, como enlace con el sector empresarial, con el título de vicerrectora.

Un edificio del museo de arte privado Voorlinden en Wassenaar, Países Bajos, donde, en 2008, tuvo lugar una fiesta de bodas de Maria Vladimirovna Vorontsova, como se conoce a la hija mayor de Vladimir Putin, y Jorrit Faassen, su exmarido, el 1 de abril de 2022. (Dmitry Kostyukov/The New York Times) (DMITRY KOSTYUKOV/)
Un edificio del museo de arte privado Voorlinden en Wassenaar, Países Bajos, donde, en 2008, tuvo lugar una fiesta de bodas de Maria Vladimirovna Vorontsova, como se conoce a la hija mayor de Vladimir Putin, y Jorrit Faassen, su exmarido, el 1 de abril de 2022. (Dmitry Kostyukov/The New York Times) (DMITRY KOSTYUKOV/)

Mientras ella avanzaba profesionalmente, también crecía la riqueza de su esposo. Kirill Shamalov adquirió de Timchenko, el oligarca vinculado a Putin, una participación aproximada de 3000 millones de dólares en la principal empresa petrolera y petroquímica de Rusia y se convirtió en uno de sus principales accionistas. La pareja también compró de Timchenko, por una cifra no divulgada, una villa junto al mar en Biarritz, Francia. (En marzo, activistas rusos irrumpieron en la propiedad en un intento por ponerla a disposición de los refugiados ucranianos).

En 2018, Katerina apareció en un programa de televisión ruso en donde se la identificó como “Directora de Innopraktika y subdirectora del Instituto del Estudio Matemático de Sistemas Complejos en la Universidad Estatal de Moscú”. En el segmento hablaba frente a un gráfico de computadora de una cabeza conectada a electrodos. (El Departamento del Tesoro de Estados Unidos le impuso sanciones por ser “una ejecutiva de tecnología cuyo trabajo” apoya al gobierno ruso “y a la industria de defensa”).

Ese año, Bloomberg reportó que la pareja se había divorciado y que compartían casi 2000 millones de dólares en activos. Estados Unidos le puso sanciones a él y lo identificó como “antiguo esposo” de Katerina. Su verdadero amor parecía seguir siendo la danza. En 2019 se unió al consejo de la Federación Mundial de Danza Deportiva de Rusia.

Pero Miriam Kerpan IIzak, presidenta de la Confederación Mundial de Rock’ N’ Roll, dijo que ya no estaba asociada con el grupo. “No tengo ningún contacto con ella”, dijo, y agregó: “Ya no está activa”.

Las otras mujeres de la vida de Putin

La guerra de Putin también ha obligado a otras personas vinculados a él a retirarse de sus actividades públicas favoritas.

Elizaveta Vladimirovna Krivonogikh, cuyo patronímico indica que es hija de un Vladimir, es una joven de 19 años que aprovechaba su posible vínculo con Putin para ganar decenas de miles de seguidores en su cuenta de Instagram, repleta de fotos de ella escondiendo el rostro de manera pícara. En entrevistas, Luiza, como se la conoce, reconoció que se parecía mucho a Putin y dijo que si el presidente alguna vez estuviera frente a ella, ella le preguntaría “¿Por qué?”. Pero la guerra atrajo atención negativa hacia ella y su cuenta desapareció súbitamente.

Luiza es la hija de Svetlana Krivonogik, una exempleada de la limpieza de 47 años de San Petersburgo quien, a través de una supuesta relación con Putin, se convirtió en baronesa de los bienes raíces, integrante del directorio del banco personal de Putin, Bank Rossiya, y una de las principales accionistas en el resort de esquí Igora, donde se casó Katerina, la segunda hija de Putin.

El edificio de departamentos donde Svetlana Krivonogikh -quien se cree que tuvo una relación con el presidente Vladimir Putin- y su hija pudieron haber vivido en Montecarlo, Mónaco. (Dmitry Kostyukov/The New York Times) (DMITRY KOSTYUKOV/)
El edificio de departamentos donde Svetlana Krivonogikh -quien se cree que tuvo una relación con el presidente Vladimir Putin- y su hija pudieron haber vivido en Montecarlo, Mónaco. (Dmitry Kostyukov/The New York Times) (DMITRY KOSTYUKOV/)

En 2021, la divulgación de los Pandora Papers -millones de documentos filtrados de empresas financieras en paraísos fiscales- y una investigación previa de Proekt, que luego fue prohibido en Rusia, mostraba que su fortuna estimada bordeaba los 100 millones de euros, o 105 millones de dólares, e incluía un departamento en Mónaco con valor de 3,75 millones de dólares.

Maria Pevchikh, jefa de investigaciones de la Fundación Anticorrupción, una organización sin fines de lucro fundada por el político de oposición ruso Alexei Navalny, tenía la certeza de que Putin había engendrado hijos con sus amantes y que vivían con lujo en el extranjero.

El 22 de abril, la supuesta amante actual de Putin y, según algunas versiones, su nueva esposa, Kabaeva, acudió a su Festival Alina, un evento patriótico anual de gimnasia en Moscú. Como miembro consejero del National Media Group que controla el poderoso oligarca Yuri Kovalchuk, reunió apoyo para la invasión a Ucrania frente a los anuncios de “Z” que simbolizan la guerra de Putin.

Una vista de Mónaco, donde Svetlana Krivonogikh, quien se cree que tuvo una relación con el presidente Vladimir Putin, vivía con su hija Elizaveta Vladimirovna Krivonogikh, el 12 de abril de 2022. (Dmitry Kostyukov/The New York Times) (DMITRY KOSTYUKOV/)
Una vista de Mónaco, donde Svetlana Krivonogikh, quien se cree que tuvo una relación con el presidente Vladimir Putin, vivía con su hija Elizaveta Vladimirovna Krivonogikh, el 12 de abril de 2022. (Dmitry Kostyukov/The New York Times) (DMITRY KOSTYUKOV/)

Los medios suizos e internacionales a menudo reportan como un hecho que Kabaeva, que vivía en Suiza, tuvo al hijo de Putin en la clínica Sant’Anna, cerca de Lugano, en 2015, cuando él desapareció durante ocho días. (“No corresponde con la realidad”, dijo en aquel momento Peskov, el vocero del Kremlin).

La clínica de Lugano no quiso emitir un comentario. El reporte de un diario de 2019 que afirmaba que Kabaeva había dado a luz a mellizos desapareció de internet.

Jan Daalder y Harry Lensink, de Follow the Money, un medio de noticias de investigación holandés, en su oficina en Amsterdam, el 1 de abril de 2022. A medida que las naciones occidentales imponen sanciones a las personas cercanas a Vladimir Putin, incluidos los miembros de la familia, el estricto secreto que rodea su vida privada está siendo pinchado.(Dmitry Kostyukov/The New York Times) (DMITRY KOSTYUKOV/)
Jan Daalder y Harry Lensink, de Follow the Money, un medio de noticias de investigación holandés, en su oficina en Amsterdam, el 1 de abril de 2022. A medida que las naciones occidentales imponen sanciones a las personas cercanas a Vladimir Putin, incluidos los miembros de la familia, el estricto secreto que rodea su vida privada está siendo pinchado.(Dmitry Kostyukov/The New York Times) (DMITRY KOSTYUKOV/)

Jason Horowitz

The New York Times

Traducción de Jaime Arrambide

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Miles de rusos que huyen de Putin lo hacen a la prorrusa Serbia

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente