Mercados españoles cerrados

Google y Amazon usan altavoces inteligentes para “vigilar”, según un inversor en alta tecnología

El inversor en tecnología John Borthwick no se anda con miramientos a la hora de decir lo que piensa sobre los altavoces inteligentes que le gustan a Google (GOOGGOOGL) y Amazon (AMZN). El fundador de la firma de capital de riesgo Betaworks y ex ejecutivo de Time Warner (T) y AOL (VZ) cree que la recopilación de información que realizan esos dispositivos equivale a una vigilancia en toda regla.

“Diría que estos nuevos altavoces y auriculares inteligentes que ya se encuentran en el mercado tienen dos o tres problemas”, le dijo Borthwick al editor en jefe de Yahoo Finanzas, Andy Serwer, durante una entrevista para su serie “Influencers”.

“El primero es, desde el punto de vista del consumidor o usuario, que estos dispositivos se están utilizando para tareas de vigilancia”, afirmó Borthwick.

John Borthwick hablando con Andy Serwer, de Yahoo Finanzas.

¿Qué se puede hacer? Aprobar algún tipo de regulación que proporcione más control a los usuarios sobre sus propios datos.

“Personalmente, creo que usted, como usuario y persona a la que le gusta la tecnología y quiere usarla, debe tener muchos más derechos sobre el uso de sus datos de los que tiene hoy”, afirmó Borthwick.

Los asistentes inteligentes se enfrentan a un ajuste de cuentas

Los comentarios del inversor de riesgo siguen la estela de las controversias que han surgido sobre los asistentes inteligentes, incluidos el Asistente de Google, Alexa de Amazon y Siri de Apple (AAPL), en los que cada compañía admitió que trabajadores humanos escuchaban las consultas de los usuarios como una estrategia para mejorar las capacidades de reconocimiento de voz de sus asistentes digitales.

“Se fueron a esos dispositivos y dijeron: ‘Danos datos cuando las personas actúen pasivamente sobre el dispositivo’. En otras palabras, me acerco a ese interruptor de la luz, lo apago y lo enciendo y ahora está brindando datos al altavoz inteligente”, explicó Borthwick.

Es importante tener en cuenta que los altavoces inteligentes de todas las grandes empresas solo se encienden cuando usas la palabra de activación adecuada. Para activar tu altavoz Echo, por ejemplo, debes decir “Alexa” y luego el comando correspondiente. Lo mismo ocurre con el Asistente de Google y Siri de Apple.

La controversia sobre los altavoces inteligentes y sus asistentes comenzó cuando Bloomberg reportó en abril que Amazon había utilizado un equipo global de empleados y contratistas para escuchar los comandos de voz que los usuarios usaban con Alexa para mejorar su reconocimiento de voz.

Una imagen de un altavoz inteligente Amazon Echo junto a un termómetro para el oído y algunas pastillas. Alexa, de Amazon, está lista para responder a las consultas de salud de las personas buscando en el sitio web oficial del NHS. (Foto de Andrew Matthews/PA Images vía Getty Images)

A esa información le siguió un informe similar de VRT, una cadena de noticias con sede en Bélgica, sobre los empleados de Google que escuchaban los comandos de voz de los usuarios de Google Assistant. Luego The Guardian publicó un tercer artículo sobre los empleados de Apple que escuchaban los comandos que los usuarios usaban con Siri. Facebook también se vio envuelto en la controversia cuando Bloomberg informó que los empleados escuchaban los comandos de voz de los usuarios a través de su aplicación Messenger.

Google y Apple se han disculpado. Google detuvo esa práctica y Apple anunció que excluirá automáticamente a los usuarios de la recopilación de muestras de voz. Los usuarios tendrán que decidir si desean proporcionar muestras de voz para mejorar el reconocimiento de voz de Siri.

Amazon, por su parte, ha permitido a los usuarios optar por no compartir sus muestras de voz con los empleados, mientras que Facebook dijo que ha puesto fin a esa práctica.

Primer plano del altavoz inteligente Google Home Mini con luces iluminadas en una casa inteligente en San Ramón, California, 26 de marzo de 2019. (Foto de Smith Collection/Gado/Getty Images)

El uso de muestras de voz ha ayudado a mejorar las funciones de reconocimiento de voz de los asistentes digitales, para que puedan comprender mejor lo que dicen los usuarios y el contexto en que lo dicen.

El problema es si los usuarios sabían que los empleados de estas compañías los estaban escuchando. También está el tema de las activaciones accidentales, que pueden hacer que los empleados escuchen conversaciones o fragmentos de conversaciones que de otro modo no estarían destinados a escuchar.

¿Cómo se pueden afrontar estos problemas en el futuro? Borthwick señala la posibilidad de aplicar alguna regulación tecnológica. Aunque no ofrece detalles específicos, afirma que los usuarios deben ser capaces de comprender cómo se usan sus datos y poder controlarlos.

“Creo que, en sentido general, se trata de dar a los usuarios mucho más poder sobre las decisiones que se toman. Creo que es una parte esencial de la solución”, dijo.

Daniel Howley