Mercados españoles cerrados

Google inventa un bloqueador de anuncios para Chrome ¿está disparándose al pie?

El principal negocio de Google son los anuncios. Gracias a ellos consigue miles de millones de euros de facturación al año. Y los consigue porque tiene multitud de datos de los usuarios y es capaz de afinar mejor que nadie a la hora de presentar un anuncio en una determinada página. Por eso, su mayor enemigo deberían ser los bloqueadores de publicidad, esas herramientas que hacen desaparecer cualquier tipo de publicidad de los navegadores. Pero parece que no es así. Porque Google ha inventado su propio bloqueador de anuncios.

Goolge ha creado su propio bloqueador de publicidad (Google)

El ad bloquer para Chrome –está disponible desde hoy mismo con la última versión de este navegador diseñado por Google- no funcionará como el resto de bloqueadores de la competencia. Por ejemplo, no eliminará todas las publicidades de la página o los anuncios de YouTube, sino que solo eliminará aquellos que violen los principios de la Coalition for Better Ads.

¿Y cuáles son esos? Pues aquellos que ocupen toda la página, los que tengan un vídeo en auotplay con sonido o los que no paren de parpadear. Es decir, aquellos que son más molestos.

La idea de Google es que su filtro deje de ser necesario en unos años, ya que su mera presencia sirve para disuadir a aquellas empresas que utilicen este tipo de anuncios.  Las compañías que se anuncien de manera correcta no tienen que temer nada.

El ad bloquer estará disponible para la versión de escritorio de Chrome y también para la de dispositivos móviles. En la primera de ellas también se frenarán los anuncios tipo pop-up (aunque Chrome ya paraba este tipo de ventanas emergentes desde hace años) y también esos anuncios en los que aparece una cuenta atrás y que se quedan bloqueados en pantalla.

Pero Google ha puesto toda la carne en el asador en su versión para móviles. Así, por ejemplo, eliminará los anuncios que aparezcan antes de que la página se cargue por completo –una práctica molestamente habitual-, los anuncios con autoplay, los que ocupen toda la pantalla y los que hagan que la página tarde mucho en cargar.

Pero lo más curioso del sistema de Google para bloquear anuncios es que no es un proceso automático. Lo primero que hace Chrome al detectar una página con un anuncio así es avisar al propietario de ella de que está luciendo una publicidad inadecuada. Si el propietario no hace nada, la dirección pasará a una lista negra y a partir de ahí se bloquearán los anuncios.

Según Goolge, el 42% de las páginas web de Internet no cumplen los estándares de Coalition for Better Ads y son susceptibles de ser bloqueadas por la nueva herramienta. ¿Hará el ad bloquer que Internet sea un sitio mejor? O al menos, ¿más limpio?