Mercados españoles cerrados en 3 hrs 25 min

Se duplica el número de jóvenes que abandona los estudios para trabajar

Cada vez más jóvenes están decidiendo abandonar sus estudios para trabajar en sectores como el de la hostelería y empezar a ganar dinero cuanto antes. Foto: Getty Images.

Al cerrar el año pasado, las estadísticas indicaban que España era el país de la Unión Europea con la segunda mayor tasa de paro juvenil. Con un alarmante 35%, sólo Grecia nos superaba (43%). Pero no todo fue malas noticias. Desde el año pasado, el número de empleados entre 16 y 19 años ha subido un 16,3%, y la franja de 20 a 24 años, un 5%.

Son, efectivamente, las franjas de edad que están experimentando el mayor crecimiento en empleo, duplicando su cifra del 2014. Cada mes, se firman casi 80.000 contratos a adolescentes y más de 32.000 para los jóvenes de entre 20 y 24 años, unas cantidades que pronto rozarán las que había en la burbuja. En gran parte, se puede atribuir al exitoso sector del turismo, que genera uno de cada cuatro empleos en España desde el 2013.

Pero el tipo de labores que se llevan a cabo en la hostelería no suele requerir unas cualificaciones avanzadas. Es decir, no requiere una formación completa. En consecuencia, los jóvenes están encontrando más oportunidades de trabajo, pero para obtenerlas, están abandonando los estudios. Si consideramos los contratos a jóvenes, nos encontramos con porcentajes abrumadores: el 91,6% de los adolescentes de 16 y 19 años y 80% de los de la franja siguiente no tienen ningún tipo de formación terminada al firmar un contrato.

Sectores donde encuentran trabajo

Para la primera franja, los sectores con más contratos son la hostelería (29,4%), el comercio (14,8%), y la agricultura (13,5%). Para la segunda, la hostelería representa el 24,6%, el comercio 14,2% y, en tercer lugar, los cargos administrativos el 10,2%. Son empleos que no requieren estudios previos, en sectores importantes para la economía del país.

La motivación para los jóvenes no es ningún misterio. La posibilidad de estar ganando un sueldo pequeño en lugar de estar estudiando materias que no les interesan es muy atractiva. Muchos adolescentes se sienten desilusionados por el sistema educativo, hecho que se ve reflejado por la enorme tasa de abandono escolar prematuro: un 28,8% para los hombres y un 20,8% para las mujeres. Ambas cifras superan con creces la media europea de 14,5%. Todo esto sin contar los ‘ninis’, un 8,1% (la quinta tasa más alta en la UE) de jóvenes que ni estudian ni trabajan.

Y, a fin de cuentas, nada de esto es nuevo; se vio una tendencia muy similar entre los jóvenes con el boom del ladrillo. Y es justamente el hecho de que esto se repita que nos debería preocupar. Los adolescentes y jóvenes evidentemente no sienten que la educación sea la mejor inversión para su futuro. El tiempo es valioso y prefieren invertirlo en ganar dinero más que en adquirir conocimientos que, en gran parte, no les serán muy prácticos. Quizá se les podría incentivar a continuar sus estudios con una enseñanza que sea más aplicable al mercado laboral y a otras habilidades y conocimientos necesarios para la vida.

Artículos relacionados que te pueden interesar:

Laotracaradelamoneda

IDNet Noticias