Mercados españoles cerrados
  • IBEX 35

    9.502,00
    -46,90 (-0,49%)
     
  • Euro Stoxx 50

    4.207,16
    -5,43 (-0,13%)
     
  • Dólar/Euro

    1,0647
    -0,0015 (-0,14%)
     
  • Petróleo Brent

    93,56
    +0,26 (+0,28%)
     
  • Oro

    1.944,90
    +5,30 (+0,27%)
     
  • Bitcoin EUR

    24.916,53
    -84,22 (-0,34%)
     
  • CMC Crypto 200

    565,87
    -2,18 (-0,38%)
     
  • DAX

    15.557,29
    -14,57 (-0,09%)
     
  • FTSE 100

    7.683,91
    +5,29 (+0,07%)
     
  • S&P 500

    4.320,06
    -9,94 (-0,23%)
     
  • Dow Jones

    33.963,84
    -106,58 (-0,31%)
     
  • Nasdaq

    13.211,81
    -12,18 (-0,09%)
     
  • Petróleo WTI

    90,33
    +0,70 (+0,78%)
     
  • EUR/GBP

    0,8696
    +0,0026 (+0,30%)
     
  • Plata

    23,82
    +0,13 (+0,56%)
     
  • NIKKEI 225

    32.402,41
    -168,62 (-0,52%)
     

Las grandes estrellas del año en Bolsa, dispuestas a continuar la fiesta en 2023

Las grandes estrellas del año en Bolsa, dispuestas a continuar la fiesta en 2023
Las grandes estrellas del año en Bolsa, dispuestas a continuar la fiesta en 2023

En el IBEX 35, el gran protagonista del año ha sido sin ninguna duda el sector de la banca doméstica, favorecido por la senda de subidas de tipos en la que se ha embarcado el Banco Central Europeo (BCE) para combatir la espiral inflacionista. Cuando apenas quedan semanas para que termine el año, entre los mejores valores del selectivo en el ejercicio se han colado Caixabank, Bankinter y Banco Sabadell, con la petrolera Repsol intercalada también en las primeras posiciones. Más lejos se sitúan otros valores como Acciona Energías Renovables o ACS.

“La banca venía de un ciclo de tipos en el subsuelo, algo que, para su negocio, principalmente para la banca doméstica y europea, fue claramente deletéreo”, explica María Mira, analista fundamental de Estrategias de Inversión. “Posteriormente llegó el Covid, y además de las consecuencias globales de frenazo económico, para el sector banca también supuso la cancelación de dividendos y preocupación por su solvencia. Este fue el panorama que pesaba sobre el sector hasta que llegó el punto de inflexión en la política monetaria”.

Esa correlación “tan estrecha y positiva” entre tipos de interés y banca es la que ha impulsado las valoraciones en el mercado de casi todas las entidades en 2022. “El negocio de intermediación recupera con fuerza, el consumo sigue fuerte, los ahorros acumulados buscan rendimientos, la solvencia se mantiene en niveles aceptables y la mora, para sorpresa de casi todos, sigue muy controlada”, apunta Mira. Al mismo tiempo, “las rentabilidades que venían de mínimos están creciendo de forma destacable y esta nueva etapa está sentando bien a la banca en el mercado”.

Y tan bien. Las acciones de CaixaBank y Banco Sabadell han subido más de un 50% en 2022, y Bankinter no se ha quedado a la zaga. La gran duda es si habrá continuidad en este movimiento al alza durante 2023.

Continuidad durante 2023

“Yo apostaría por el sector bancario, siempre que no llegue la contracción económica y no se dispare la morosidad”, explica el analista independiente José Ramón Sánchez Galán. “Los bancos se beneficiarán de la subida de tipos que, sobre todo, se reflejará a partir de junio en las hipotecas concedidas y que dará alegrías especialmente a Banco Sabadell por contar con el mayor apalancamiento operativo”. La última incorporación al Ibex 35, Unicaja Banco, será el otro gran beneficiado por este punto.

También en opinión de Mira habrá continuidad en el rally, “en tanto en cuanto las mayores tasas de interés no socaven el crecimiento económico más allá de lo necesario para enfriar la inflación”. “Si la mora sigue controlada, si la solvencia se protege y los dividendos no se tocan desde el regulador, el sector seguirá teniendo viento de cola y el mercado así lo valorará”, apunta la analista fundamental. “Obviamente no será un camino de rosas, habrá que lidiar con el impuesto a la banca y controlar la contracción de la economía y escalada en costes”, pero “los múltiplos bursátiles muestran por el momento margen de mejora”.

“El riesgo está en que se quiebre la recuperación económica y aparezca la morosidad que, de momento, ha sido contenida por los programas de liquidez de los Gobiernos para impulsar la actividad tras la pandemia”, abunda Sánchez Galán. Unas medidas que han beneficiado especialmente a las pymes con los programas de financiación a través del ICO. En el caso de los particulares, un empeoramiento de la economía aumentaría el paro y debilitaría el crédito hipotecario, que es el único que crece, ya que el conjunto del crédito lleva 15 años de caída.

“También la inflación es en sí misma una amenaza para los propios bancos, que verán, como el resto de compañías, una elevación de sus costes después de los grandes esfuerzos realizados para controlarlos”, avisa el experto independiente. “Y un mal año de mercado supone reducir comisiones con valores liquidativos de sus fondos inferiores y con la desaparición de las comisiones de éxito que aplican sobre todo en su gestión de carteras, además de posibles minusvalías en sus carteras de renta fija”.

Pero como indica un reciente informe de Goldman Sachs, que resume en “crecimiento, crédito y costes” las incógnitas de la banca, parece haber motivos para el optimismo. La firma espera una subida del 33% para la banca europea en los próximos 12 meses, al calor del alza de tipos que se espera. “A lo largo de 2022 y 2023, el sector seguirá bien capitalizado, con la capacidad de sostener dividendos y aumentarlos a través de programas de recompra de acciones”, apunta Sánchez Galán. Una misión en la que los bancos españoles están haciendo esfuerzos al volver a los pagos en metálico, elevando el pay out y anunciando o realizando ya recompras de sus títulos para mejorar los ratios.

Repsol no ha agotado los catalizadores de su rally

El otro gran protagonista en Bolsa del año ha sido el sector de la energía, especialmente las petroleras, lo que en España se refleja en la subida de un 50% que acumuló Repsol. Y sus principales catalizadores siguen activos”, cree Mira, que cita “un dólar fuerte, precios de crudo al alza, un balance absolutamente robusto que le aporta una capacidad envidiable para afrontar inversiones y llevar a cabo su transición energética, además de una fuerte generación de flujos que da consistencia al dividendo”. “El 2023 arranca para este sector y para Repsol en particular con todo a favor, no veo por el momento agotados los catalizadores”, explica la analista fundamental.

“Con la guerra de Ucrania en marcha, la debilidad europea por la dependencia energética del suministro ruso ha jugado a favor de la práctica mayoría de las refinerías del Viejo Continente”, añade Sánchez Galán, que recuerda las fuertes subidas de Equinor, Shell o BP.

En ese sentido, Repsol “se sitúa como la más barata entre sus comparables según su PER (veces que el beneficio queda recogido en el precio de la acción) para los próximos 12 meses, según el consenso de mercado, que otorga a la petrolera española un multiplicador de 3,4 veces”.

También en Wall Street los valores más fuertes hasta el momento se mueven en el sector petróleo y energía. Occidental Petroleum, una de las grandes apuestas del magnate Warren Buffett, se disparó casi un 115% en 2022, mientras que EQT y Marathon Oil también registraron alzas impresionantes. “Las razones son similares”, explica Mira: “fuerte demanda, un producto que venden en dólares, fuerte generación de flujos, balances robustos, dividendos elevados, capacidad de inversión y crecimiento. Y aquí también se mantienen las buenas condiciones para 2023”.

Oportunidades fuera de la banca y la energía

En cuanto a posibles nuevos protagonistas para el próximo año, “sin duda hay sectores y compañías que han quedado rezagados y que tienen valoraciones muy atractivas, con negocios resilientes, balances sanos y muy buenas perspectivas”, destaca Mira. “La recuperación de la economía China con el esperado levantamiento de todas las restricciones Covid podría tirar del sector acero, con Acerinox y ArcelorMittal muy infravaloradas, con PERes inferiores a 4v, también Sacyr, ACS, que lo hicieron bien en 2022 pero todavía les queda recorrido, Laboratorios Rovi con buenos fundamentales y una penalización actual en mi opinión excesiva y Telefonica que ha mejorado también sus fundamentos y el mercado podría reaccionar al alza en 2023”.

Por su parte, Sánchez Galán recuerda que “el sector de las energías renovables se encuentra en un momento decisivo”. “La volatilidad sin precedentes del mercado del gas natural y las conmociones geopolíticas, anteriores incluso a la invasión de Ucrania, han hecho que los líderes mundiales se apresuren a diversificar la combinación energética de sus países y a reducir su dependencia del gas apostando por las renovables”.

En este contexto, “los países buscan estabilidad y seguridad energética, por lo que las renovables se podrían encontrar en un punto de inflexión y la inversión para desarrollar tecnologías e infraestructuras serán clave para expandir su peso en el mix energético”.

Suscríbete a Estrategias de Inversión y disfruta del área Premium.