Mercados españoles cerrados

Este truco aumenta en un 42 % tus posibilidades de alcanzar un objetivo

Molly Benjamin, Betsy Westcott y Shivani Gopal (Imágenes proporcionadas).

Shivani Gopal recuerda el momento en el que se dio cuenta de lo importante que era ser independiente económicamente y de cuántas mujeres no lo habían logrado. 

Atrapada en un matrimonio infeliz, la fundadora de The Remarkable Woman estaba sentada en el bus con una amiga, llorando desconsolada por su situación.

Era desolador y Gopal estaba destrozada, pero había una cosa que jugaba a su favor: Gopal tenía independencia económica. 

Librarse de su matrimonio podría ser difícil desde el punto de vista cultural y emocional, pero desde el punto de vista económico no tenía problemas. 

Hoy Gopal dice que su independencia económica se deriva de la educación que recibió y de haberse centrado en sus objetivos económicos. Su primer objetivo económico fue comprar una parrilla para su familia y luego fue a comprar una propiedad; siempre ha expresado sus objetivos en voz alta.

Si no tienes propósitos claros, francamente no sabes hacia dónde vas”, explicó Gopal a la jefa de edición de Yahoo Finance, Sarah O’Carroll, durante el seminario web de Women’s Money Movement celebrado el martes.

“Caminas sin rumbo y no lo digo para que suene duro: digo que tenemos que ser responsables en relación a dónde queremos llegar en la vida y, en parte, implica pensar en ello de forma constructiva”.

Cómo fijarse objetivos económicos y cómo alcanzarlos

¡Escríbelos! (Imagen: Getty).

Hay varios pasos, pero el primero es tener claro lo que se quiere y anotarlo.

“La investigación muestra que hay un 42 % de probabilidades de lograr los objetivos si se escriben con regularidad”, explicó la cofundadora de Ladies Finance Club, Molly Benjamin, en el mismo seminario web.

Luego, divídelos en objetivos a corto plazo, a medio plazo y a largo plazo. 

“Llamamos objetivos a corto plazo a cualquier cosa que oscile entre uno y tres años, objetivos medios a entre cuatro y seis años y a largo plazo cuando son más de siete años”, continuó Benjamin. 

Por ejemplo, el objetivo de vivir el próximo año en el extranjero durante seis meses es un objetivo a corto plazo, comprar una vivienda sería un objetivo a medio plazo y ahorrar para tener una cómoda jubilación sería un objetivo a largo plazo. 

Sin embargo, es importante que los objetivos sean realistas

La cofundadora de Benjamin y veterana del sector financiero, Betsy Westcott, dijo que es una buena idea que mantengas tus objetivos siguiendo el criterio SMART (acrónimo en inglés para específicos, medibles, alcanzables, realistas y de duración determinada). 

“Soy una gran admiradora del sitio web MoneySmart de la Comisión Australiana de Valores e Inversiones (ASIC, por sus siglas en inglés)”, dijo Westcott. 

“Tienen una calculadora llamada Money Goals que hace todos los cálculos matemáticos por ti”.

¿Quieres comprar una casa? Esta estrategia podría ser la clave del éxito (Imagen: Getty).

Lo único que necesitas es introducir la cantidad que deseas ahorrar, el plazo para alcanzar ese objetivo y la tasa de rendimiento de tus inversiones o intereses.

“Eso te dirá cuánto dinero tienes que reservar aparte. Por ejemplo, cada semana se tienen que guardar 250 dólares”.

La siguiente pregunta es si te lo puedes permitir. Si la respuesta es no, entonces puedes hacer algunas cosas: cambiar el marco temporal, encontrar un modo de ganar más dinero o de ahorrar más dinero, o cambiar los objetivos por completo. 

¿Cómo invierto para lograr mis objetivos?

¡Es una ganadora! Chica emocionada con su portátil en un fondo amarillo.

Benjamin tiene una regla general: si tu objetivo es a corto plazo ‒por tanto, alcanzable en tres años‒, lo lograrás ahorrando en efectivo.

Si te va a llevar más tiempo, entonces es cuando tienes que buscar una inversión.

Invertir para un objetivo a corto plazo puede ser arriesgado, dado que las estrategias de inversión que ofrecen retornos altos van acompañados de un alto nivel de riesgo. 

Pero si vas a invertir para lograr un objetivo a largo plazo, entonces podrás superar cualquier obstáculo que se te presente en el mercado de valores.

Sin embargo, aún sigues teniendo que decidir con qué nivel de riesgo te sientes cómoda.

“Básicamente, cuanto más altos sean los riesgos, más larga tendrá que ser la línea temporal de tu inversión”, dijo Benjamin. 

Westcott dijo que las personas que invierten por primera vez deberían pensar en hacerlo en fondos cotizados y fondos indexados más amplios, en lugar de comprar directamente acciones individuales. 

“Mucha gente piensa: ‘voy a meterme de lleno, voy a comprar directamente las acciones’”, pero eso a veces puede tener sus dificultades, porque te lo estás jugando todo a una sola carta y eso, de por sí, ya genera un riesgo”, dijo Westcott.

En lugar de eso, están los fondos cotizados, que ofrecen exposición a un sector o índice concreto, o los fondos indexados, que ofrecen una entrada más diversificada en la inversión y riesgos menores.

Y no se pierde nada pidiendo asesoramiento, ya sea a un asesor o a una plataforma de internet. 

“Hoy en día existen robots-asesores, es decir, plataformas o programas que usan un algoritmo para ayudarte a comprender tu situación y tus objetivos, y recomendarte en qué debes invertir tu dinero con el fin de alcanzar tus objetivos”.

Este asesoramiento te ayudará a decidir si quieres invertir más en acciones, bonos o disponer del dinero en efectivo en base a tu línea temporal y tu nivel de tolerancia al riesgo. 

Para Benjamin, es clave evitar verse abrumada. 

“Fijamos nuestros objetivos y luego nos damos cuenta de que hay aspectos prácticos sobre cómo comprar un fondo cotizado o acciones que no conocemos”, dijo Benjamin.

Las inversoras son más propensas a hacer menos operaciones pero que sean mejores inversiones, ya que tienden a investigar más que sus colegas masculinos, agregó. 

“Señoras, si pueden comprar por internet, también pueden comprar acciones”.

Los retoques finales para invertir

Resérvate un momento para comprobar tus objetivos (Imágenes: Getty).

Si bien puede resultar tentador comprobar la cartera de inversiones todos los días, Westcott advirtió de los problemas inherentes de esto.

“Si se trata de una inversión en bolsa, te volverás loca”.

En lugar de eso, reserva una fecha cada mes para revisar tus finanzas y tu estrategia de inversión, para ver cómo estás haciendo el seguimiento.

Pero, según Benjamin, hay otra cosa central que deberías monitorear de cerca: tus gastos.

Es difícil invertir cuando no tienes un flujo estable de dinero en efectivo, así que es importante ver hacia dónde está yendo tu dinero. 

Benjamin dijo que hacer pausas de 24 horas antes de realizar una compra impulsiva, o incluso escribir tus objetivos en un papel y llevarlos en tu billetera junto a tu tarjeta de crédito, son cosas que pueden marcar una gran diferencia.

Noticias relacionadas


Lucy Dean