Mercados españoles cerrados

Esta bebida ofrece los beneficios del alcohol, pero sin resaca

Estado de euforia, eso es lo que promete esta bebida, Dream Light de Kin Euphorics.

La botella de vidrio de 500 ml, parecida a la botella de Bombucha de Health-Ade, contiene adaptógenos como hongos reishi, nootrópicos en forma de 0,25 mg de melatonina, L-teanina y L-triptófano, y variedades como pasiflora, roble, clavo, jengibre, canela y chile. La trifecta de ingredientes combinados realza el estado de ánimo.

“En realidad Kin fue diseñado para ofrecer sensaciones elevadas en un ambiente de bar”, dijo a On the Move de Yahoo Finance Jen Batchelor, cofundador y director ejecutivo de Kin Euphorics. “Es la primera bebida sin alcohol que realmente funciona. Sientes algo. La hemos diseñado para gente que quiera vivir una experiencia verdaderamente elevada en un bar sin las consecuencias negativas”.

El producto de Kin pertenece a la categoría de suplementos nutricionales y no está regulado por la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos. Pero de acuerdo a Batchelor, todos los ingredientes de Kin han “existido en el mercado durante años”, han sido testeados de forma individual y “se consideran seguros”.

Cortesía de Kin Euphorics

Dicho esto, se recomienda una dosis máxima de 56 gramos. Batchelor espera que Kin siga ganando cuota de mercado entre aquellos que busquen reducir o eliminar el consumo de alcohol. Según Kin, los efectos previstos son una mente tranquila, un cuerpo conectado y un espíritu en calma.

“El 25 % de las personas con las que hablamos no quieren beber alcohol al final de la noche pero quieren un poco de ayuda para desconectar”, comparte Batchelor. “Queríamos crear algo que realmente eleve el estado de ánimo y ayude a relajarse tras un largo día”.

A partir de ahora, los productos de Kin Euphorics están disponibles en internet desde los 50 estados de EE.UU. para cualquiera que tenga más de 18 años, así como en lugares selectos como Sel Rrose en Nueva York y Soho House West Hollywood en Los Ángeles.

Brooke DiPalma