Mercados españoles abiertos en 1 hr 44 mins
  • S&P 500

    4.026,12
    -1,14 (-0,03%)
     
  • Nasdaq

    11.226,36
    -58,94 (-0,52%)
     
  • NIKKEI 225

    28.129,28
    -153,75 (-0,54%)
     
  • Dólar/Euro

    1,0361
    -0,0044 (-0,42%)
     
  • Petróleo Brent

    81,26
    -2,37 (-2,83%)
     
  • BTC-EUR

    15.611,38
    -503,58 (-3,12%)
     
  • CMC Crypto 200

    378,79
    -3,86 (-1,01%)
     
  • Oro

    1.749,50
    -4,50 (-0,26%)
     
  • HANG SENG

    17.196,27
    -377,31 (-2,15%)
     
  • Petróleo WTI

    74,03
    -2,25 (-2,95%)
     
  • EUR/GBP

    0,8590
    -0,0005 (-0,06%)
     
  • Plata

    21,20
    -0,23 (-1,05%)
     
  • IBEX 35

    8.416,60
    +28,50 (+0,34%)
     
  • FTSE 100

    7.486,67
    +20,07 (+0,27%)
     

El peor hábito de los españoles: cenar tarde

Descubre las consecuencias de comer a altas horas de la noche

image

(Foto: Getty Images)

La mayoría apenas desayunamos, como mucho un café rápido o un zumo de tetrabric; a lo peor, cogemos una lata de refresco. A media mañana devoramos un pincho de tortilla y para comer un menú, cuanto más abundante pues mejor, ¿verdad?

Pero de lo que más disfrutamos es del momento sillón-ball. Llegar a casa después de un duro día de trabajo y, cumplidas religiosamente las tareas domésticas y demás obligaciones familiares, tirarnos en plancha al sofá y ponernos morados (de lo que sea) mientras le damos al mando de la tele.

Por mucho que disimules, pocos son los que se comen una zanahoria mientras ven su serie favorita. Admitirlo es el primer paso para cambiar y, en verdad, esta es la radiografía del españolito medio (por encima de los 30, soltero o casado) y claro, así nos va, que estamos cayendo en picado en cuanto a hábitos saludables.

Lo demás tiene un pase (desayunar poco y comer mal) pero lo de la cena son palabras mayores. Y es que en España estamos acostumbrados a las ingestas tardías; solemos cenar después de las 22 horas.

Esta costumbre ‘typical spanish’, la de cenar tarde, podría tener consecuencias muy negativas para nuestra salud.

Lo dice un estudio publicado en eLife: comer a horas intempestivas e irregulares altera el hipocampo del cerebro, área responsable de la memoria y el aprendizaje.

image

La investigación realizada con ratones demostró que ingerir alimentos a partir de las doce de la noche mermaba su capacidad ya que, después de un sueño reparador, tenían dificultades para recordar el objeto que se les había enseñado horas antes.

Sin embargo, estas lagunas mentales desaparecían si los ratones eran alimentados en un horario normal.

Por tanto, según publica ScienceDaily, comer tarde podría alterar o dañar la memoria.

image

Esto es así porque tal y como explican los investigadores, un horario de comida irregular reduce la actividad del hipocampo.

Además, desincroniza el funcionamiento con el núcleo del hipotálamo, algo de gran importancia para nuestro sistema circadiano, vinculado a los ciclos de luz y oscuridad naturales.

Por otro lado, 'Circulation: Journal of the American Heart Association’ demostraba hace escasos meses que los varones que cenan tarde acumulan hasta un 55% más de posibilidades de padecer una enfermedad cardíaca. Es decir, que es más probable que sufras un ataque al corazón.

“Nuestro grupo de estudio ha pasado décadas estudiando los efectos de la calidad y la composición de la dieta, y ahora esta nueva información también sugiere que los hábitos alimentarios pueden ser importantes para reducir el riesgo de enfermedad coronaria”, afirma Eric Rimm, Sc.D., autor principal y profesor asociado de Epidemiología y Nutrición de la Escuela de Salud Pública y profesor asociado de Medicina en la Harvard Medical School de Harvard.